Alerta a tiempo Por Copiar Veneno

Mi admiración por el pensamiento de los camaradas del Partido Comunista de Venezuela ha sido es y será de una sincera responsabilidad personal, salvo casos en los que encuentre la certidumbre de conductas alejadas de la unión de la izquierda. Sin haber militado en el PCV me han dicho comunista desde los 19 años cuando abracé el socialismo SIN MILITANCIA, he respondido que lamentablemente no me inscribí de joven y los años me cayeron implacablemente. A pesar de haber perdido trabajos entre 1959 y 1999 bajo el bipartidismo disimulócrata, a los “ñángaras” como les llamaban los represores asesinos de la era blanquiverde o verdiblanca, los entrevisté en emisoras de radio a riesgo de la censura cobarde de la democracia representativa, experta en desgobiernos ineficaces impopulares. 

Interesante para la historia siglo XXI de la política latinoamericana con Venezuela en el ojo del huracán, las innumerables descalificaciones falaces a las que debemos enfrentar con el mismo cuidado que lo hacemos frente a la pandemia coronavirus. Los infiltrados en la izquierda venezolana, pagados o mal ilusionados, ignaros por desinformados y descuidados, obedecen a medios de información cada vez con peor credibilidad y reconocidos palangristas de la sinrazón periodística, que casi sin darnos tiempo a pensar, se complace en actuar según lo programado de intenciones sembradas, arregladas e impuestas con experiencia innoble en el engaño que encabeza el feroz capitalismo mundial voraz y homicida. 

No somos la Chile de Allende, Grenada de Maurice Bishop ni la Nicaragua revolucionaria de Ortega en 1979, no hay la experiencia peronista argentina ni una EVITA como líder femenina moderna, agrada saber sí, que dejamos el lioso y enmarañado trato temeroso hacia la Cuba rebelde, soberana, revolucionaria y antiimperialista a lo José Martí con las tesis de Simón Bolívar. Al momento de esta ácida opinión, van 22 años y tres meses de administraciones presidenciales declaradas socialistas con principios del marxismo leninismo, y sin violar la ley desnudando al capitalismo salvaje disfrazado de democracias bipartidistas, en pueblos que resultan víctimas de la hipocritocracia eleccionaria o no, pero rendida ante los USA.  

Cuando menos debería privar la prudencia en las advertencias a Maduro usando frases desmoñadas contra quien ha sido más atacado que el propio gigante Chávez, aplicárselas con ligereza a un jefe de estado que estuvo a punto de morir en ataque con drones urdido por traidores nuestros y por jefes de estado colombianos, hoy castigados y asustados ante la rebelión popular. Afirmar que los obreros no son favorecidos por el presidente procedente del transporte, da la impresión de un pcv –por copiar veneno- y hacerle el trabajo a la derecha atacando a quien a cada rato le ponen zancadillas endógenas y exógenas. No soy asalariado, solo pensionado justamente por el Seguro Social y creo tener la razón al solicitar a los amigos del emblemático PCV, que cuidemos lo que decimos para que los socios nos cuiden, parodiando los lemas y la conducta del exitoso combate nacional a la pandemia siglo XXI. 

A última hora finalizando esta opinión me entero que la izquierda rebelde gana elecciones en Chile, estimo que a esas nuevas y anunciadas situaciones por estas venas de la América hispano parlante, camina la espada de Bolívar, entretanto el orbe observa  un parecido homicida entre el escuadrón antidisturbios colombiano –esmad- para asesinar manifestantes, y la ultra derecha israelí con  masacres que alcanzan el nivel de crímenes de guerra y contra la humanidad, demoliendo torres residenciales, atacando fábricas e instalaciones económicas, centros de salud, instalaciones de medios de comunicación, apuntando tierras agrícolas, guerra abierta de aniquilación contra la franja de gaza, utilizando todo tipo de armas avanzadas incluidas bombas de fósforo.  Cuánta razón en las declaraciones de Chávez y Maduro sobre denuncias desde Venezuela, que fueron tergiversadas, manipuladas y hasta ocultadas por medios del periodismo al servicio de la corporatocracia capitalista mundial. 

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 458 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: