Acotaciones necesarias

La Ley Orgánica de las Ciudades Comunales adolece de organicidad, armonía y claridad (IV)

CONSIDERACIÓN PREVIA

La apropiación del Espacio, medio productivo generador de la Materia (producción propiamente dicha, circulación, distribución y consumo), es particularmente importante para el modo de producción capitalista, cuando el producto que lo realiza es requerido por las clases dominantes de las clases dominadas (clases sin acceso al excedente) en un Espacio definido: agricultura en sus campos, artesanía en sus talleres, servicios personales en su habitación. Aquellas proporcionan a las últimas las condiciones para la reproducción de la Energía (habitación, trabajo, gratificación) que quieren utilizarle.

La reproducción de la Energía demanda entre otras condiciones, el Espacio: para comer, para descansar, para su reproducción actual; para procrear, para su reproducción futura. Ese espacio es la habitación. Aparecen, entonces, los hombres Sin Espacio, quienes obtuvieron sólo la Materia estrictamente necesaria para la reproducción de su Energía y fueron privados del Espacio para la conservación y reproducción de su Energía.

Por esta razón, nos permitimos redimir la plena vigencia del Estado Comunal: una responsabilidad que es indelegable e intransferible. Porque partimos del principio de que el sistema de Ciudades Comunales está determinada histórica, cultural, política y socialmente: no hay espacio urbano neutro ni atemporal.

ACOTACIONES NECESARIAS

En el título I, disposiciones generales, artículo 4 de la Ley Orgánica de las Ciudades Comunales [i], define la Ciudad Comunal como:

Artículo 4. Es una instancia constituida por iniciativa popular, mediante la (1) "agregación de Comunas" en un ámbito territorial determinado a partir de las (2) "dinámicas funcionales y geohistóricas", con (3) "intereses y valores comunes", donde se ejercen los principios de soberanía y participación protagónica como expresión del Poder Popular, en concordancia con el Plan de Desarrollo Económico y Social de la Nación.

A tales efectos se asumen en la Ciudad Comunal los procesos progresivos concretos, políticos, económicos, sociales, culturales y espaciales que fomenten políticas especiales de estímulo y soporte en cuanto a matriz de decisiones, competencias y recursos que podrían tener estas formas organizativas dentro de la (4) "Estado venezolano" y sus distintas escalas de gobierno, vistas de forma integral y sistémica. (Subrayado nuestro).

La primera (1), tiene que ver con la definición de Ciudad Comunal como "agregación de Comunas" , éste enunciado concibe el Espacio como una instancia geográfica, al negar la sociedad, es decir, el ser humano, que está en permanente cambio y sólo se entiende con su perspectiva histórica y en su manifestación espacial.

El enunciado asume la imbricación entre población, territorio y geografía, confiriéndole el nominativo urbano de "agregación de Comunas", dentro de las actuales ciudades especulativas o capitalistas, el papel de "unidad política primaria" para la ordenación nacional del territorio, lo cual es ambiguo y contradictorio, pues la esencia del Espacio es social.

Con ese marco teórico, el enunciado de "agregación de Comunas" , se presta a una variedad de acepciones, en tanto que "instancia constituida por iniciativa popular", conduciría a la perpetuación de la actual configuración de las ciudades especulativas o capitalistas como "instancias territoriales y políticas" , porque la estructura social que la genera no solucionaría las necesidades espaciales de crecientes cantidades de seres humanos.

Ese enunciado, asi planteado, de "agregación de Comunas" , dentro de las actuales ciudades especulativas o capitalistas, facilitaría la pérdida de su valor de uso y se convertirían en un valor de cambio que realizaría su plusvalía acoplándose al mecanismo productivo capitalista.

La segunda (2), tiene que ver con un ámbito territorial determinado a partir de las "dinámicas funcionales y geohistóricas", estos procesos, planteada a partir de "dinámicas funcionales" es un enfoque que terminaría por adquirir tan solo una expresión en el ámbito territorial, por lo que debería realizarse mediante las relaciones entre Funciones-Formas, porque lo que le da vida a la "propuesta geohistórica" [ii] son todos los Procesos Sociales representativos de una sociedad, el ser humano, es decir, su configuración espacial, su principio activo, en un momento histórico dado y para cada caso particular, pues cada sistema temporal coincide con un periodo histórico y, también, en la concepción del Espacio como una construcción social.

Bajo este principio epistemológico, nos permitimos transcribir una cita" [ii]: "Sin las Formas, la sociedad, por intermedio de las Funciones y Procesos Sociales, no se realizaría". De ahí que el Espacio contenga las demás instancias. Está también contenido en ellas, en la medida que los procesos específicos, económicos, institucionales, ideológicos, incluyen el Espacio.

Como las formas geográficas contienen fracciones de lo social, no son solamente Formas, sino Formas-Contenido. Puede decirse que la Forma, en su cualidad de Forma-Contenido está siendo permanentemente alterada y el Contenido adquiere una nueva dimensión al encajarse en la Forma. De allí, que la cualidad de Forma-Contenido definan dos objetivos fundamentales:

- En primer lugar, cada territorio tiene un papel propio en el proceso productivo. Este, como es sabido, está formado de producción propiamente dicha, circulación, distribución y consumo. Y como los circuitos productivos se dan en el Espacio de manera desagregada, aunque no desarticulada, la importancia que tiene cada uno de aquellos procesos, en cada momento histórico y para cada caso particular, ayuda a comprender la organización del Espacio. Por consiguiente, serán las variables "Función", "Forma" y "Proceso Social" las que van a determinar los niveles estructurales organizadores del Espacio [ii].

- En segundo lugar, porque la acción, propia de la Función, está en armonía con la Forma que la contiene; así, el proceso histórico sólo adquiere plena significación cuando se materializan por el impulso o desarrollo de las fuerzas productivas y por consiguiente, el conjunto de las relaciones sociales que se estableció dio lugar a la división del trabajo y, en consecuencia, al intercambio de productos signado por la desigualdad del mismo (iii), se rompe el equilibrio entre las relaciones ser humano con su semejante y ser humano con la naturaleza (Espacio), se produce la acumulación de la Materia en grupos sociales minoritarios y la apropiación del Espacio del resto de los hombres. La naturaleza es convertida en un recurso económico y, en esa misma medida, el ser humano es transformado en un recurso productivo, en un recurso humano, es decir, la naturaleza y el ser humano son transformados en mercancías cuya principal cualidad es la de poseer valor de cambio.

La tercera (3), tiene que ver con el "intereses y valores comunes", no se habla de Cultura entendida como problema ético en toda su dimensión y profundidad [iv]. Tan solo pongamos unos ejemplos con el propósito de analizarlos, partiendo de hechos que ya están presentes en el proceso venezolano:

- Hasta ahora no tiene un rumbo definido con respecto a su vinculación con la naturaleza. Un sujeto pueblo que sólo puede constituirse como tal dentro de los ecosistemas de los cuales forma parte, como ocurre en toda sociedad capitalista.

- No se ha dado suficiente importancia al cambio personal y la relación entre éste y los cambios colectivos. Tampoco se le ha dado suficiente importancia al papel que tiene el cambio en los dirigentes.

- La lucha contra la Democracia Burguesa, tiende a llevarse por delante a la Democracia Directa, como tal, es decir, a la libre expresión de la mayoría de la población más allá de la visión restringida de los círculos dirigentes.

- La unidad se construye con menos democracia y menos lucha común.

- La organización de la producción ha sido difícil encontrar una solución que rompa con un determinado patrón de bienestar, que es un patrón de consumo y de producción determinado por el capitalismo: sus valores.

La cuarta (4), tiene que ver con el "estructura del "Estado venezolano", nos preguntamos, ¿A qué Estado se estará refiriendo? La institucionalidad del Estado tradicional no parece estar en cuestionamiento, se mantiene tal y como lo conocemos. Lo novedoso es que aparece la Comuna y la Ciudad Comunal, pero disminuida, actuando en todo ámbito de desenvolvimiento y desarrollo de la sociedad, a través de sus diversas y disimiles formas de organización.

Por otro lado, no existe una unidad de criterios entre formas urbanas y formas políticas. Se define Comunidad de manera equivocada porque el estar asentado en un lugar no otorga, por el mismo, organicidad. La ambigüedad, la contradicción aumenta cuando se define el Estado Comunal. Si la célula fundamental de conformación del Estado Comunal es la Comuna, entonces, ¿Por qué esa dualidad entre Estado Venezolano y Estado Comunal? Lo establecido se complica más, con la definición de Comuna y con el de Ciudad Comunal.

REFERENCIAS

[i] Proyecto de Ley de las Ciudades Comunales (Marzo 2021) Asamblea Nacional. Poder Legislativo. República Bolivariana de Venezuela. Versión para el "Proceso de Consulta Pública".

[ii] SANTOS, Milton (1979). Espaço e Sociedade, Petrópolis, Vozes. Disponible: http://www.ub.edu/geocrit/geo65.htm. [Luis Urteaga, Trad.]. [Consultado: Martes, 11 de abril 2021].

------------------------ (2000). La naturaleza del espacio. Barcelona: Ariel.

[iii] MARX, Karl. (1986). El Capital. Tomo I. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales.

--------------------- (1993). Manuscritos, Altaya, Barcelona.

[iv] MARÍN-LISTA, Servando E. (2013). La ciudad comunal: La lucha de clases por el espacio. Cumaná, (Venezuela): Marín-Lista / Editoriales Radoca c.a.

------------------------------------ (2010) Desde la comunidad: La arquitectura de multitudes. Caracas, (Venezuela): Marín-Lista / Gráficas Lauki.

¡Que se abran cien flores y florezcan cien escuelas de pensamiento ¡



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1560 veces.



Servando Marín Lista

Arquitecto- Es autor del libro "Desde la Comunidad": la arquitectura de multitudes (junio, 2010) dirigido a la formulación de propuestas de planificación del desarrollo estratégico para captar el objetivo esencial y específico de clarificar el compromiso y la responsabilidad de la explosión del Poder Popular con la problemática total de la ciudad, mediante todas las escalas de sus propias acciones para marchar rumbo al nuevo sistema de Ciudades Comunales, los Distritos Motores de Desarrollo y los Territorios Federales. Y autor, también, del libro "La Ciudad Comunal, la lucha de clases por el espacio" (nov, 2013) donde plantea una interpretación de los fenómenos urbanos, que constituye una herramienta sobre lo que ?desde afuera? de la estructura urbana, el poder económico y el poder político, conforman la lucha de clases por el espacio y avanza en el señalamiento de la necesaria ruptura con los valores, instituciones, relaciones de poder y las raíces más profundas de la sociedad capitalista.

 tetralectica77@gmail.com      @chevan2

Visite el perfil de Servando Marín Lista para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: