Aquí se acabó el pan de a piquito. Se es, o no se es.

PDVSA, una cuestión de Bolas

Me hago totalmente responsable de esta nota aclaratoria. En Aporrea hemos estado recibiendo una serie de denuncias provenientes de las diferentes filiales de PDVSA. Si son ciertas o no, le toca al Estado hacer una investigación y verificarlas para solucionar los conflictos, dudas y posibles actos de injusticia que allí se puedan estar cometiendo. La idea de esta aclaratoria, es que el estado se haga eco de esas denuncias y evite cualquier tipo de manipulación, distorsión o infiltración de los sectores golpistas. La lucha por recuperar PDVSA de las manos de la conspiración fue titánica y trajo como consecuencia, no solo el daño estructural de una industria vital para el estado venezolano (¡Que fue de proporciones que rayaron en la quiebra!), si no la presión a que se vieron sometidos todos aquellos que asumieron posiciones de combate para defenderla, apostando a la victoria y, ¿por qué no?, rezando para que los reaccionarios no profundizaran sus trincheras y les reventaran sus empleos.

Ahora, si tan cierto es que el Estado está obligado a investigar cada una de estas denuncias, porque fueron muchas las cosas que se pusieron en juego durante los meses de Diciembre y Enero, y que es su deber ofrecer resultados satisfactorios a todos los trabajadores que se jugaron el empleo durante el paro y al país mismo, que es el propietario natural de esta empresa; también es cierto que esta vaina es una cuestión de bolas ó cojones, ¡como quieran!, de aquellos que tienen el deber de denunciar cualquier acto irregular dentro de PDVSA. No por que esté en juego un puesto; más bien por que está en juego la nación.

Me preocupa que quienes conformamos un frente muy amplio y variado en defensa del proceso revolucionario, fuera y dentro de PDVSA, aún mantengamos una actitud de grupo subversivo e ilegal que teme a las represalias del Estado ¿Qué vaina es esa? Estamos luchando contra un ataque fascista sin precedentes en la historia venezolana. Han demostrado ser un enemigo de amplios recursos y tienen el apoyo imperial que les convierte en una plaga destructiva que no le importa devastar el país. En consecuencia, nuestra respuesta no puede ser timorata y debe ajustarse a la verdad. Cuando se hace una denuncia, real o no, esta debe ser tomada en cuenta de inmediato por que somos el poder y por que por primera vez el pueblo tiene en las manos el poder de enrumbar su historia. Callar u ocultarse detrás de los intereses personales o esgrimir una denuncia que se pierde en discusiones grupales, es tan criminal como permitir que los fascistas vuelvan a hacerse fuertes en la industria petrolera. Si es cierto que los golpistas están ingresando nuevamente a PDVSA y, encima, se dan el tupé de vejar, humillar, botar o jubilar forzosamente a quienes se partieron el culo recuperándola, el peo es por partida doble y debe ser enfrentado con decisión y moral revolucionaria. Aquí se acabó el pan de a piquito. Se es o no. No basta con forzar declaraciones públicas de los directivos de PDVSA y asumir que todo está bien, mientras el piso se estremece lleno de rumores y nos alimentamos con la tesis de no hacer el papel de un disidente. Hacer una denuncia no me convierte en un reaccionario. Soy un reaccionario, si permito que me arrebaten lo que me costó sangre, sudor y lágrimas. Creo en Alí Rodríguez Araque y su papel dentro de la industria; pero también creo en los anillos que encierran al poder. Alí Rodríguez puede ser un vergatario en materia petrolera, pero no es Dios para saber que está ocurriendo en San Tomé, en Anaco, en Puerto La Cruz, en Maracaibo o en Yagua. Pueden estarse infiltrando los golpistas, mientras recibe una información contraria a los hechos. Eso es posible y le obliga a ser cauteloso; le obliga a investigar y le obliga a resolver de inmediato un problema que afecta a todo el pueblo, más que a un sector de trabajadores que luchan por liberar a PDVSA de un atajo de sátrapas y vagabundos.

Este país no aguanta otro paro petrolero y es criminal para la nación, permitir que los golpistas reconquisten el terreno que hemos recuperado con tanto esfuerzo.



msilvaga@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3135 veces.



Mario Silva García

Comunicador social. Ex-miembro y caricaturista de Aporrea.org. Revolucionó el periodismo de opinión y denuncia contra la derecha con la publicación de su columna "La Hojilla" en Aporrea a partir de 2004, para luego llevarla a mayores audiencias y con nuevo empuje, a través de VTV con "La Hojilla en TV".

 mariosilvagarcia1959@gmail.com      @LaHojillaenTV

Visite el perfil de Mario Silva García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mario Silva García

Mario Silva García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas