Chávez no vive, el socialismo ha sido secuestrado

La operación en contra del intento socialista ha sido altamente eficaz, dirigida por gente con mucha destreza en la maldad, en la manipulación, por una cúpula sin escrúpulos capaz de cualquier canallada, desde mentir hasta desprestigiar a los líderes que pongan en peligro su felonía.

Asimilaron la imagen de Chávez a sus planes, deformaron su mensaje de tal manera que lo incorporaron a las filas del capitalismo que él tanto atacó; cabalgando en la imagen distorsionada de Chávez, desmantelaron su obra, en nombre del Comandante lo asesinan todos los días. Esa era la única manera de derrotar al Chavismo, volviendo su fuerza, su prestigio contra él, sólo el "chavismo" podía derrotar al Chavismo. Con consignas cortas, ocultan la vileza, la consigna "Chávez Vive" cubre la farsa, la gente embobada siente y piensa que el madurismo es dirigido por Chávez que está en algún lugar tutelando al gobierno traidor. De esta simple manera, transformaron a Chávez en el más eficaz enemigo de Chávez.

La verdad es que Chávez no vive, al contrario, todos los días asesinan su legado, liquidan su pensamiento. La única manera que Chávez viva, es que la masa hoy engañada, rescate su pensamiento, lo haga práctica, que desmontemos todo este engaño, que regresemos al Socialismo. Es tan grande la traición al pensamiento del Comandante, que ahora el regreso a la lógica de la cuarta república, las elecciones burguesas que ellos llaman "elecciones libres, creíbles" es la reivindicación mayor, un triunfo, cuando en realidad es la culminación de la traición, del regreso franco al capitalismo que ya sucede en lo económico.

Estamos en una fase de acomodo político del capitalismo, ya el Socialismo, el pensamiento de Chávez, fue derrotado. La dificultad que encuentran los traidores es que la expresión política del capitalismo que ellos cultivaron son las elecciones burguesas, donde el fraude no es evidente, que ellos, los capitalistas, controlan sin que la masa caiga en cuenta, y piense que son libres, cuando en realidad es una dictadura disfrazada. Y ese engaño requiere la rotación de las fuerzas capitalistas en el gobierno, es allí donde está la tranca, la dificultad del madurismo.

El madurismo en el camino de la restauración del capitalismo desgastó el prestigio que había heredado de Chávez, hoy no gana ni una elección de junta de condominio. La fuerza espiritual del Chavismo no lo acompaña, la dilapidaron, en consecuencia, no pueden cumplir la regla de oro de la democracia burguesa, la alternabilidad en el poder: "hoy yo, mañana tú", "salgo del gobierno, pero volveré", "hoy demócratas, mañana republicanos", "hoy copeyanos, mañana adecos"… y así, con esa magia, la gente tranquila creyendo que cambian para que todo quede dentro del capitalismo.

En estas condiciones es difícil que el madurismo pase por el ojo de la aguja de la democracia burguesa, temen dejar al gobierno, con ellos es remoto que el tránsito a la democracia capitalista se complete en sana paz. Es muy probable que los capitalistas recurran a la fuerza para eyectar al madurismo, puede ser que sea una solución desde adentro, tal como sucedió con carlos andrés, puede ser un golpe de palacio, o quizá un golpe cruento desde afuera. Y ese nuevo gobierno convoque en un periodo corto a elecciones burguesas con observación internacional y la anuencia de todos los sectores aceptados y la inhabilitación de los sectores incómodos. De esta manera se completa el ciclo, quizá en ese momento nos daremos cuenta de que Chávez no vive, que murió junto a su sueño. Y en ese momento, unidas la lucha por el Socialismo y el amor a Chávez tendrán sentido.

¡CHÁVEZ VIVE EN EL SOCIALISMO!

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1929 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor