¿Será que Amaranta Rojas es el seudónimo de un antichavista?

Quisiera estar equivocado, pero son tantas las evidencias que he recogido hasta el presente que es imposible no creer que ella como tal, es el seudónimo utilizado por una persona que desde el 12/06/14 se metió en Aporrea de la forma más inocente a jugar el escondite, y aquí estoy yo si no me han visto y comenzó a recrear a quienes en lo adelante fueron sus lectores y vaya lectores de esa cataplasma de errores nada curativos que aparecían en cada uno de sus artículos y, sin preocupación de evadirlos con su castellano bien tupido a lo criollo que la llevó después a crear sus conucos virtuales en Tacarigua de Margarita con animales pensantes que, hasta una burra y un carrao educó de sabelotodos en política como en lo económico, social y en lo general, que la persona que se hacía pasar por ella disfrutaba y hacía disfrutar a su público lector a su manera.

¿Existe Amaranta tal como persona comunicativa? No. Existió una Amaranta en el pasado que pudo ser familia de quien la ha venido utilizando en Aporrea como su seudónimo para expresarse.

Amaranta es una marioneta que ha venido siendo dirigida por hilos invisibles dentro del acontecer venezolano, pero más en lo político que, nunca se metió en problemas y jamás tuvo la habilidad de escribir un artículo pensado por ella que, demostrara su inteligencia creadora de mujer provinciana, sino que cogía los mangos de su provecho, bajitos, de lo que otros pensaban y decían y, en su lenguaje adeco se prestaba a críticas bien solapadas de lo que le viniese en ganas y como le viniese a su entender y proceder, siempre tratando de desnaturalizar al otro con su lenguaje oriental bien escarbado y con unos argumentos que en el papel tapizados de tantos errores que oscurecían algunos sentimientos con sus burlas y creencias que más de 20 de ellos llegué a conseguir en varios artículos pasados, y más de una vez se lo hice saber, pero quizás en parte era la táctica de la persona que los escribía de que otros corrijan.

He venido -desde mucho tiempo atrás- dudando de la actuación de la tal Amaranta, que por lo general hacía ver que venía mucho a Margarita y no se dejaba ver y visitaba a Juangriego, donde decía tener una hija y unos nietos, como en Tacarigua donde se mataba a palos de ron con Emigdio Malaver (Millo) y hasta hacían sancochos imaginarios, pero ayer, Emigdio me sacó de la duda al confirmarme que no la conocía, ni Roberto su hermano tampoco, aunque eso para ella era cierto, siendo mentira, pero como la verdad siempre sale a flote, ya que la mentira tiene patas cortas y, tarde o temprano cojea.

Quien dude de mi proceder o de mi intención de obtener la verdad verdadera de descubrir tal falsedad de hechos, debería solicitar su número de cédula de identidad y cambio de foto en Aporrea por una actualizada.

Sé el nombre y los apellidos de la persona que en Aporrea le publican como Amaranta Rojas, pero no es de mi incumbencia sacarlo a la luz pública pues, no me mueve ningún motivo en particular, sino que demuestre su seriedad y su responsabilidad las personas que allí escriben y en este caso doña Amaranta y, que sea la persona que se vale de ese seudónimo que él mismo, debería echarnos su cuento y pedirle disculpas a quien tenga que pedírselas y sobre todo a sus lectores, a quienes utilizó para su fin y cuál su interés, no sé que hay de por medio y, también Aporrea debe tomar las acciones respectivas... , sobre el impostor, porque creo que en Aporrea no se aceptan seudónimos, a no ser que haya una conveniencia táctica entre ellos.

Si de Aporrea quieren oír en privado mis argumentos y cómo llegué a tal descubrimiento, pudiéramos hablar después de publicar este artículo.

Les aseguro que la persona que escribe en Aporrea con el seudónimo de Amaranta Rojas o Roja es de un pueblo oriental, de eso no tengo ninguna duda y que es antichavista tampoco y, muy cercano a los adecos y si Amaranta (existe) y vive en San José de Guanipa, entonces que asome su identidad y dirección.

La palabra coga en vez de coja, me abrió la senda hacia ese entuerto de Amaranta como seudónimo con el personaje que la creó que también escribe en Aporrea y muchas otras cuestiones dentro de su lenguaje escrito y, lo cierto es que abusó de nuestra confianza con bien mala intención de dejar pasar tanto tiempo y jugar con la paciencia de los lectores de Aporrea. Y "Al bien hacer jamás le falta premio", dijo don Quijote, y el mal hacer ¿qué?

Con el seudónimo de Amaranta nos confundió con una alternativa, vaya usted a saber, cuál era.

Me acuerdo y no sé por qué de la canción de Billos, Epa Isidoro, buena vaina que nos echaste.

Doy como pista que la persona que tiene a Amaranta como seudónimo es oriental y tiene muchos años escribiendo en Aporrea y buscaba la fama que lo bañaría de gloria publicitaria con ella por delante y no sé que otro provecho sacaba al ponerla a criticar siempre a los personeros del gobierno y al que osará escribir o hablar de socialismo y revolución, esa fue siempre su ofensiva a combatir y, quizás querían cambiar el mundo no a lo Sancho, sino a lo Amaranta que hasta llegó a escribir que el proyecto de Chávez estaba en pico de zamuro.

Bueno, allá ellos o ellas, cada quien por su causa. Adivina adivinador: ella o él, pero, "que un sí sea un sí, y que un no sea un no", por lo que no descuido mi parresía.

Y Para Aporrea: Take is easy.

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1520 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: