Yo te acepto pero…

He conocido muchas historias de chicos y chicas que después de batallar consigo mismos finalmente aceptaron su homosexualidad ya que descubrieron que si, efectivamente se sentían felices. No es necesario tanta explicación, quizá ni siquiera recurrir a la ciencia o culpar al demonio para explicar que te sientes feliz amando a una persona de tu mismo sexo. Desde luego para muchos no es común, pero no porque no venga pasando desde hace siglos atrás.

La homosexualidad siempre ha estado presente en todas las culturas, solo que unas la tomaron como parte natural de si y otras la consideraron abominable e hicieron lo posible por exterminarla o en caso de no poder, terminaron por ocultarla.

En la actualidad, más concretamente dentro de la cultura en la que crecí, estamos en un proceso (lento) en el que la sociedad trata de aceptar o entender que la homosexualidad es una decisión netamente individual y que no es para nada un trastorno peligroso, que no influye en tus habilidades, en tu profesionalidad ni en tu relación con otras personas, sino que es solamente parte de tu vida íntima.

Varios testimonios de jóvenes (Chicas y chicos) que cuentan lo que ocurrio después de que decidieron contarle a amigos o familiares el hecho de que eran homosexuales, me llevo a hacer este ensayo que llamo : Yo te acepto pero.."

El título de este ensayo no es para nada una casualidad, las personas cercanas a ti primero dicen aceptarte y luego después vienen los peros. Primero siempre guardan la esperanza de que la homosexualidad se te pase como una gripe. De segundo está el hecho de que no quieren que los avergüences por lo tanto te piden que no lo hagas público chantajeándote con el hecho de que "no es el momento", y Tercero, que piensan que ser homosexual te hace propenso a ser pedófilo o en casos más graves: violador.

Algunos casos en los que dentro de familias ocurrieron violaciones a niños por parte de personas heterosexuales, los familiares miraron para otro lado e incluso fueron capaces de perdonar al violador y abrirle los brazos de regreso al círculo familiar, pero cuando uno de los integrantes confeso el hecho de que era homosexual le prohibieron la cercanía con los niños, según ellos por temor a que les pudiera hacer algún daño o que les sirviera de influencia. Con esto me refiero a que para las personas el hecho de que un hombre (o mujer) heterosexual abuse de un menor es algo entendible e incluso perdonable, porque son instinto "naturales", pero el hecho de que ames a alguien de tu mismo sexo es algo tan "antinatural" que te hace peligroso y se te considera de mente tan torcida como para ser propenso a volverte un(a) violador(a).

La religión es una de las principales protagonistas del rechazo y maltrato hacia los homosexuales, pues la biblia dice claramente que son una "Abominación" y que se trata de un demonio que posee a la persona, por lo tanto lleva a entender que es algo "curable", de lo cuál te puedes deshacer, es de ahí que salen estos centros de rehabilitación donde te diagnostican la homosexualidad como un trastorno y te hacen participe de terapias llenas de torturas y abusos. La ironía es que la religión predica el amor y la comprensión, pero con los homosexuales es lo menos que emplean.

No podemos ignorar el hecho de que hemos avanzado, hace años atrás si eras homosexual era impensable que lo hicieras público, pero por más que ya las personas cuenten con la libertad de hacer pública su orientación sexual y que los demás digan aceptarlas, no demuestra para nada que tengamos la guerra ganada. Un "yo te acepto" no viene sin miles de peros atrás, siempre vendrá seguido de un "pero no te acerques a mi hijo" , "pero no andes haciendo shows" , "pero no traigas a tu novia a casa", "pero no lo menciones en reuniones familiares", etc.

Peros que son tan dolorosos como los golpes físicos, y que te demuestran que para ellos no dejas de ser marginal y por lo tanto no mereces su confianza y respeto.

Las personas son buenas para mirar para otro lado frente al machismo, al abuso sexual, al maltrato hacia las mujeres, la contaminación ambiental, pero ante la homosexualidad se muestran desconfiados, intransigentes y te dicen : Yo te acepto pero…

.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 421 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas