Fin universal y fin individual

El fin universal y el fin individual, uno de los casos límite contradictorios caliginosos complementarios, de los mas y más de ocho millones que hay en la sombría ciudad desnuda difusa teleológica. Ciudad de la penumbra sombría metafísica, que ha de tener como introito y broche, al medio aristotélico profundo, del exceso y del defecto, del tercio excluso y del tercio incluso, tanto como el fin universal y el fin individual, penumbra sombría metafísica de la que surgen iguales finalidades contrarias. Sí, ahí, en el trecho estrecho arrecho entre el dicho y el hecho. En el trecho estrecho arrecho, en que nútrense todos los aspectos límbico antagónicos absurdos, entre el teorema directo y el teorema indirecto en la diagonal slash contrarrecíproca del cuadrángulo rectángulo socrático de la reducción al absurdo. Sí, ahí, en el trecho estrecho arrecho entre el dicho y el hecho, entre lo consciente y lo inconsciente, en que han de estar los mejores resultados obtenidos del torbellino de ideas de la dinámica de grupos de Cirigliano y Villaverde, en que no ha de haber preponderancia de aspectos, o sea, ha de haber un equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre la finalidad universal y la finalidad individual, esto es, la sucesiva armonía simultánea contradictoria heraclitoiana, entre el dicho y el hecho, en que nútrense Hegel y Marx, y lo dijera el mismísimo Hegel: "No hay tesis de Heráclito que yo no haya incorporado en la Ciencia de la Lógica."

Con digresión y sin digresión, con el convencimiento y convencido en que el análisis está limitado por los cuatro horizontes de la dialéctica, en que todo fluye, todo cambia, todo pugna, eterna noria notoria del movimiento real histórico sinusoidal espiralino ludovicosilvaiano, muy difícil de aprender y aprehender por la mente y consciencia humana, entre el dicho y el hecho, los hechos en entera ejecución, o sea, los acontecimientos en pleno desarrollo, y que, vis inertiae, la mente y la consciencia, atributos frontero antagónicos ambiguos, que sí, la humanidad partidaria USA, usa imponiéndose, USA, tiende a reificar y a cosificar, con su mejor arma: "O estás conmigo o estás con mi enemigo". En no reconocer ni identificar, por la falta de la combinatoria, a los casos límite contradictorios caliginosos complementarios, lo consciente y lo inconsciente, continente del magnífico torbellino ideal, en que necesariamente, forzosamente, inevitablemente ha de aparecer el medio aristotélico profundo, oculto por mas y más de 30 siglos por la mano humana humanista humanitaria de Aristóteles, lo que supo aprovechar el capitalismo salvaje hasta la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas de la Virgen de la Coromoto Venezolana, cuando el imperio USA, usara al tercio excluso estagirita para sus santas agitadas de golpes de estados bloqueos sanciones criminales de lesa humanidad.

Con digresión y sin digresión, recóbrase su vía y vida natural, el tercio incluso aristotélico, al través del medio entre el exceso y el defecto de la Gran Moral Aristotélica y del Tratado Lógico Organon Aristotélico. O sea, que con el fin universal y el fin individual, atributos límbico antagónicos ambiguos, ha de existir siempre un equilibrio entre los aspectos contradictorios, no habrá preponderancias, ha de haber la complementariedad, la pugna, la lucha de contrarios, la unidad en la diversidad, el combate, la victoria, sin el rompimiento del equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre el fin universal y el fin individual. Y, el fantasma de Heráclito hegeliano marxista engeliano recorriendo el mundo, mas y más en el medio en que tócanse los extremos.

Con digresión y sin digresión, esta lata perorata paraulata llanera cojedeña, deviene, entre nube de agua y nube sin agua, la verdad ramossucreiana profunda golondrina andarina peregrina cantarina proporcionalidad complementaria bohriana medio fin socrático, tanto como el teorema directo y el teorema indirecto del cuadrángulo rectángulo en la diagonal contrarrecíproca slash socrática, hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, optimalidad ortogonal pitagórica, de los mejores resultados obtenidos de la tormenta de ideas de la dinámica de grupos de Cirigliano y Villaverde, los mejores resultados obtenidos en el trecho estrecho arrecho entre el dicho y el hecho, tiénese dicho, del dicho y del hecho, que deviene de un escrito de Arturo Uslar Pietri. La inhumana utopía. El Nacional. 22/11/1992: "Quien finalmente derrotó la fallida promesa marxista fue la naturaleza humana contra los que pretendían cambiarla y modificarla para lograr un hombre nuevo. Ideológicamente, si ha habido una victoria que anotar, no hay que atribuírsela a ninguna escuela de pensamiento o movimiento político contemporáneo, sino a la valides permanente de lo que sobre la condición humana, dijeron los presocráticos griegos, y, entre ellos, Heráclito: "Todo cambia, todo pugna, todo está en perpetuo proceso de transformación. No es posible atravesar dos veces el mismo río". La verdad es que en el más literal de los sentidos era el ideal de una sociedad inhumana de la que no hay evidencia en toda la Historia."

Con digresión y sin digresión, ya lo dijera Hegel: "No hay tesis de Heráclito que yo no haya incorporado en mi Ciencia de la Lógica." Y, el mismo Buda, lo dijera: "Vivimos en un mundo plagado de contradicciones", y, su contemporáneo occidental, Heráclito, margullido en un tambor de mierda comunal mermelada literal, hasta la nuca, para la cura de su hiperhidroxia, dijera: "Vivimos en un mundo plagado de sucesiones armónicas simultaneas contradictorias, en que todo fluye como un río, en que el agua que corre bajo el puente no es la misma, todo cambia, entre el descendemos y el no descendemos".

Con digresión y sin digresión, entre parejas de contrarios, entre palabras pareadas paradójicas luisalbertomachadoianas, entre el descendemos y el no descendemos entre el fin universal y el fin individual, de las transformaciones de lo cuantitativo y lo cualitativo, en un movimiento real histórico sinusoidal espiralino. En una lucha y unidad de contrarios, Buda y Heráclito, padres de las contradicciones, base y raíz de todo movimiento de toda manifestación vital, y, que una contradicción lo implica todo, con una contradicción puédese demostrar, argumentar y razonar todo lo que se quiera, y, que todo lo que se quiera decir, trae consigo saber decir lo que se quiera, helo ahí, lo de Bertrand Russell y del nuestro Andrés Bello, la naturaleza humana, la ilustración humana, es la liberación de la condición humana, la ilustración es la liberación del hombre de la culpable incapacidad, la ilustración humana es la doctrina de las condiciones de la liberación, por la ilustración se debe aventurar la vida, la ilustración es la felicidad de la vida, la liberación del hombre de la culpable incapacidad apoyada en las contradicciones heraclitoianas y en las contradicciones budista, la ilustración de un hombre nuevo de la escuela heraclitoiana y budista, en que apoyárase no solo y sólo, Hegel Marx Engels, sino, Cervantes, Andrés Bello, Enmanuel Kant, Simón Bolívar, Fidel y Chávez. La ilustración de un hombre nuevo del bien común, de un tambor de mierda escatológica común, entre el fin universal y el fin individual, sin preponderancia de ningún atributo. Y, en caso de alguna superioridad, ha de expresarse Bertrand Russell: "En cualquier esquema ordenado que le disponga un patrón a la vida de los seres humanos hay que inyectar cierta dosis de anarquía." Y, esto copiáraselo y conspirase Isaihah Berlin, y, que Uslar Pietri citara, cuando dijera, Berlin, palabras más y palabras menos: "En una sociedad en la que los mismos fines son universalmente aceptados no puede haber problemas sino de medios solubles por métodos tecnológicos. Esta es la sociedad en la cual la vida interior del hombre, la imaginación moral, espiritual y estética no tiene sentido".

Con digresión y sin digresión, la sociedad en la cual la vida interior del hombre, la imaginación moral, espiritual y estética no tiene sentido, esto, es la negación de la definición de la filosofía hesseiana profunda entre la ciencia y la estética ética religiosa, el entendimiento estético ético espiritual, la filosofía de las cuatro "E" de Johan Hessen, contemporáneo de Berlin, de Russell. Hessen, con la teoría del conocimiento profunda, entre lo divino y lo humano, en que ha de estar la ilustración heraclitoiana budista profunda, y margulla usted en el tambor endenantes dicho, y, endespués, ha de salir salpicado de boñiga sapiente sabrosa ilustrativa escatológica.

Si no existe el rompimiento del equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre el fin universal y el fin individual. Entonces sea dicho que se ha de tener una sociedad en una lucha y unidad de contrarios budista heraclitoiana hegeliana marxista engeliana. Ergo vergo sea dicho que es una sociedad ilustrada entre los casos límite contradictorio caliginosos complementarios del fin universal y del fin individual es sociedad avanzada cáscara amarga. Ergo vergo sea dicho que en esa sociedad progresista desarrollada cáscara amarga armónica, ha de existir un equilibrio dinámico dialéctico difuso entre el fin universal y el fin individual. Ergo vergo sea dicho que la vida interior del hombre, la imaginación moral, espiritual y estética berliniana, tiene sentido entre el fin universal y el fin individual en la eterna noria notoria ludovicosilvaiana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 339 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor