Peso y contrapeso

El peso y el contrapeso, es tanto como el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano. Son caos límite contradictorios caliginosos de la forma ser y noser de la literatura védica sánscrita upanishad de la modernidad ilustrada originaria conceptual einsteiniana, en el lienzo pictórico del blanquinegro del yin y del yang, y el contradictorio caliginoso cóncavo convexo 69 cojedeño. El peso tiene tanto al contrapeso como no lo tiene y viceversa. El Derecho Usual Ordinario Romano tiene tanto al Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano como no lo tiene y viceversa. Esto es, verdad aristotélica profunda, esto es, verdad socrática abismal en el medio, en la diagonal slash contrarrecíproca del cuadrángulo rectángulo socrático, en que tócanse los extremos, exceso y defecto, teorema directo y teorema indirecto. En el forzoso medio aristotélico profundo necesario del exceso y del defecto de la Gran Moral Aristotélica. Se ha de recordar que en la Gran Moral Estagirita, escondióse, el principio del tercio incluso del filósofo de Estagira, el contrapeso al principio del tercio excluso escolástico de bachillerato de Aristóteles, aquel arrumbado y arrinconado por mas y más de 30 siglos, y, el otro el excluso, es el principio que apropiárase el capitalismo imperial neoliberal, de la gobernanza capitalista georgebushiana, del estás conmigo o estás con mi enemigo, con la voladura de las Torres Gemelas Neoyorquinas, el 11/09/2001, y la invasión a Venezuela y a Irak, y luego, de endenantes y de seguidas el decreto de la constituida amenaza extraordinaria inusual, de Barak Obama del 2015, contra Venezuela, y endespués, las medidas coercitivas criminales arbitrarias unilaterales de Donald Trump, apoyado en Barak Obama: Sanciones, magnicidio al presidente Maduro, los drones cabrones cagones, el saboteo, guarimbas, las invasiones, golpes, amenazas, agresiones, acosos, asedios, ayudas humanitarias falsas, paramilitares, coronavirus trochero bachaquero, bloqueo, cercos, persecuciones a Venezuela, en lo político, en lo económico en lo social en lo moral, en lo diplomático, en lo ecológico, y, que en el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, se asentara y se acentuara, con el rojo rubicundo de la Casa Blanca, en conjunción con el Departamento de Estado, la CIA, y todos los países satélites, entre los de Latinoamérica, los de la Unión Europea, acullá, y, acá, los venezolanos prestatarios pedigüeños de las medidas coercitivas unilaterales criminales. Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, que puso en desajuste el equilibrio dinámico dialéctico difuso, entre el exceso y el defecto, o sea, que los extremos no estuviéranse tocando en el medio aristotélico abismal, ni en la diagonal slash contrarrecíproca del cuadrángulo rectángulo socrático, la optimalidad ortogonal pitagórica del teorema directo y del teorema indirecto, esto es, que una de las partes, uno de los aspectos prevaleciera, lo que limitara la posibilidad de la otra parte, y, no estuviérase hablando de tanto es el peso como el contrapeso, helo ahí los conflictos políticos económicos sociales morales diplomáticos ecológicos, y, pare de contar las torrenciales circunstancias bélicas constantes.
Con digresión y sin digresión, el peso y el contrapeso, el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, han de tener la estabilidad dinámica dialéctica difusa diplomática, equilibrada rara avis, entre los casos límite contradictorios caliginosos. Rara avis, asina asín ansí así, que no de otra suerte que como el raro y espléndido pájaro picogrueso pechirrosa candelo tricolor, ver la página web de la Iguana TV, https://www.laiguana.tv/articulos/815185-pajaro-mitad-hembra-mitad-macho/, del 8 de octubre de 2020. Rara avis, tanto como en el poema La Verdad de José Antonio Ramos Sucre, la verdad golondrina andarina peregrina ramossucreiana abisal. Rara avis, que es la verdad cortazariana profunda. Rara avis, como tengo dicho, es la estabilidad dinámica dialéctica difusa dialógica diplomática diabética, pues, mas y más moscas se casan con miel que con vinagre, en que la nueva ONU después del coronavirus ha de recuperar, tanto como lo plateara el Papa Francisco, con su rara avis, la justicia social espiritual dialógica solidaria papal, véase la página web de Aporrea del domingo 04/10/2020, https://www.aporrea.org/actualidad/n359340.html. Rara avis, que es la estabilidad dinámica dialéctica difusa diplomática, de tejido fino diplomático del Derecho Público Internacional, entre el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, tanto como entre el peso y el contrapeso.

Con digresión y sin digresión, el peso y el contrapeso, la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, casos límite contradictorios caliginosos, del fino teodolito jurídico diplomático, en que el presidente Maduro, sitúase, ante tantos peñonazos y coñazos, y, exagerados densos tableteos, entre la paz y la guerra, en que el presidente Maduro, campeón mundial del diálogo, mantiénese en sus trece en equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, entre el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, entre la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, entre el peso y el contrapeso, y, que hacer una Ley que parezca extraordinaria dentro de lo ordinario, y, que parezca ordinaria para lo extraordinario, cabe, solo y sólo, aun y aún, en una mente de alto vuelo avanzada cáscara amarga progresista, y, esa mente es la del presidente, con ocho años de pasantía, nada en vano, por la diplomacía avanzada venezolana del presidente Hugo Chávez, que no de la bohemía de la salsa latinoamericana.

Con digresión y sin digresión, el presidente Maduro, sitúase, ante tantos peñonazos, y, bastantes exagerados coñazos, y, a mas y a más, de densos rústicos ruidos tableteos de metralleta, de acá y de acullá, entre la paz y la guerra, en que el presidente Maduro, rara avis, raro y espléndido pájaro picogrueso pechirrosa candelo tricolor, campeón mundial del diálogo, mantiénese en sus trece en exquisito equilibrio estable dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, ente el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, entre la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, entre el peso y el contrapeso, entre la tesis y la antítesis, de Buda, Heráclito, Bolívar, Hegel Marx, Engel, Lenin, Mao, Hồ Chí Minh, Fidel y Chávez, entre el dicho y el hecho, entre el hecho y el Derecho. El presidente Maduro, sitúase en trecho estrecho arrecho, en la diagonal slash contrarrecíproca del cuadrángulo rectángulo socrático, y, en la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, de los casos límite contradictorios caliginosos, a saber, el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano, la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, el peso y el contrapeso, el exceso y el defecto, la tesis y la antítesis, el hecho y el Derecho, cuya figura gráfica ejemplar gratificante, ha de ser la cohabitación juntural flexible bambuiana, a mas y más del yin y del yang y del abracadabrante 69 cojedeño, de las dos pareadas pirámides paradójicas kelsenianas, que se besan por las bases, como los panes en el horno, por la diagonal slash contrarrecíproca socrática, que no es más que la hipotenusa del triángulo rectángulo pitagórico, que no es sino la optimalidad ortogonal pitagórica, del equilibrio estable dinámico dialéctico difuso diplomático dialógico diabético, el medio aristotélico profundo del exceso y del defecto de la Gran Moral Aristotélica. El medio aristotélico abismal, que es la verdad cortazariana profunda, la verdad peregrina andarina golondrina ramossucreiana, rara avis, asina asín ansí así, que no de otra suerte que como el raro y espléndido pájaro picogrueso pechirrosa candelo tricolor, que como la cantarina paraulata llanera cojedeña, que en sin cesar afán, canta estética macaria bella entre la nube con agua y la nube sin agua, en que han de estar todas las nuevas síntesis conceptualizadas superiores einsteiniana, o sea, entre la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, entre el Derecho Usual Ordinario Romano Bolivariano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano Monroeiano, y, en el medio aristotélico profundo, el artículo 2 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, que es del respeto de los derechos humanos la ética y el pluralismo político, contra la Ley del Bloqueo del Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano Monroeiano, que es de la violación de los derechos humanos. Entre todos, como tengo dicho, sitúase el presidente Maduro, entre todos los casos límite contradictorios caliginosos del ser del noser, de la enciclopedia védica upanishad sánscrita de la moderna ilustración originaria einsteiniana, asina asín ansí así, ha de estar entre el Derecho Usual Ordinario Romano Bolivariano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano Monroeiano, entre la Ley del Antibloqueo y la Ley del Bloqueo, entre el peso y el contrapeso.
Si el peso y el contrapeso, es tanto como el Derecho Usual Ordinario Romano Bolivariano del respeto de los derechos humanos y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano Monroeiano, violador de los derechos humanos, de los crímenes de lesa humanidad, de las medidas coercitivas criminales arbitrarias unilaterales, las sanciones, el saboteo, las amenazas, las agresiones, el bloqueo, el cerco, las persecuciones a Venezuela, en lo político, en lo económico, en lo social. Entonces sea dicho que la Ley Antibloqueo justifícase, con el Quijote (II, 41): “Pues se dice comúnmente que en la tardanza va el peligro, y que cuando te dieran la vaquilla acudas con la soguilla.” Y el Quijote (II, 47): “Tiempo vendrá en que seamos, si ahora no somos.” Ergo vergo sea dicho que el presidente Maduro, con la Ley Antibloqueo, sitúase a la altura estadista avanzada cáscara amarga, en el medio aristotélico abismal, del exeso y del defecto de la Gran Moral Aristotélica. Ergo vergo sea dicho que el presidente Maduro sitúase, con la Ley Antibloqueo, en medio de la diplomacia mundial en la verdad cortazariana profunda, en la verdad andarina peregrina ramossucreiana abisal golondrina socrática. Ergo vergo sea dicho que el presidente Maduro sitúase, en equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético, entre las Leyes Antibloqueo y Bloqueo. Ergo vergo sea dicho que el presidente Maduro, corre la mejor suerte, que no de otro sino destino que como el raro y espléndido pájaro picogrueso pechirrosa candelo tricolor, tanto como la cantarina paraulata llanera cojedeña, que sin cesar afán, canta estética macaria bella entre la nube con agua y la nube sin agua, asina asín ansí así como la verdad socrática abismal andarina peregrina ramossucreiana golondrina abisal.









Esta nota ha sido leída aproximadamente 462 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor