Reflexiones ingenuas "la gotica de petróleo o no es culpable el ciego…"

"La libertad es siempre la libertad

de los que piensan de otra manera"

Rosa Luxemburgo

Con la aparición del petróleo en Venezuela y su utilización como la fuente primordial de la producción aparece una nueva forma de administrar la riqueza del país y con ello, nuevas formas políticas para su ejecución. Aparece el modelo rentístico petrolero y comienza a asomarse el modelo de democracia representativa, modelo que se consolida con el Pacto de Punto Fijo en 1958, según el cual los espacios de poder serían repartidos por los partidos políticos, a excepción del PCV, quien fue excluido del mismo por razones obvias.

Este pacto, este acuerdo o modelo puntofijista o democracia representativa agotó su vigencia histórica y el Cte. Chávez basó su campaña electoral, después del golpe de estado, en la promesa de sustitución del modelo por una nueva estructura social, económica y política, llamada Democracia, Participativa y Protagónica con una plataforma basada en un Estado de Derecho y de Justicia Social.

No obstante, el Comandante Eterno, consolida una alianza con algunos partidos políticos, denominado Polo Patriótico, para garantizar, por una parte, la victoria en el proceso electoral de 1998 y posteriormente el triunfo del SI en el Referendo Consultivo en el año de 1999.

Estas alianzas se convirtieron en una praxis común ya que los partidos del Polo Patriótico solicitaban sus cuotas de poder (cargos, curules, etc.) en las negociaciones, tanto de alto nivel, como medio y local, para la conformación de propuestas a lo largo de la geografía del país, reproduciendo, de un modo u otro, el modelo puntofijista y el rentístico según el cual la renta petrolera era distribuida a las organizaciones políticas para los gastos operativos, electorales y de funcionamiento.

El Polo Patriótico fue experimentando ajustes, deserciones, adhesiones y al final se configuró una plataforma que se mantuvo a lo largo del Gobierno del Cte. Chávez y continuó con el Presidente Maduro, en su primer mandato.

Uno de los principales problemas que generó esa praxis de gobierno consistió en el apoyo automático a los ocupantes de cargos de elección, dirección, planificación y ejecución. Se produjo un fenómeno denominado, erróneamente, disciplina partidista y se acallaban los errores, omisiones, irregularidades, corruptelas. El mismo comandante tenía que formular las críticas a Ministros, Gobernadores, Alcaldes y funcionarios ineptos.

Nos convertimos en cómplices silentes, so pena de sanciones, expulsión u otro tipo de castigo a quien se atreviera a denunciar a algún funcionario de alto, mediano e inferior rango, lo que convirtió la administración pública en una guarida de lobos en donde se producía cualquier tipo de irregularidad, sin ningún tipo de control ni sanción. Le entregamos el garrote al ciego…

Con el reajuste de los grupos internos del gobierno comienzan a conformarse nuevos círculos de poder político, económico, social y comienza un proceso de competencia interna por el control de las empresas del estado, ministerios, fundaciones, etc., y hoy, bajo un "falaz" argumento se decreta la formación de un Nuevo Bloque Histórico de Poder que permita el reajuste de la economía a través de la incorporación de la derecha a las instancias gubernamentales.

Para tales efectos se hace necesario el control de los partidos y agrupaciones que conforma el Polo Patriótico a fin de lograr un "nuevo pacto social" a nivel del Parlamento en donde convivan tirios y troyanos, para redactar una nueva Constitución en la que se elimine todo aquello que "huela" a protagonismo, participación y control popular.

Asumo con responsabilidad mis planteamientos; entendiendo que puedan generar molestia, malestar, escozor, pero si hay inconformidad con los mismos mejor, ya que generaría una discusión a lo interno que creo sería útil para revisar nuestros errores.

Considero que debe darse un debate profundo acerca de la moral socialista y la ética humanística, revolucionaria, solidaria, para corregir muchas de nuestras debilidades conceptuales, prácticas y éticas a fin de rescatar el proceso Revolucionario Socialista Bolivariano, sueño de nuestro comandante eterno Hugo Rafael Chávez Frías.

Para luego es tarde.

#IrreductiblesSiempreSumisosNunca

 


 



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 432 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: