Crítica constructiva

Política y nietos

Por haberme dedicado desde muy joven a conversar con los adultos mayores, que entonces llamábamos cariñosamente "los viejos", tomé por costumbre a través de los años conversar con muchachas y muchachos a quienes oía y oigo casualmente, o deliberadamente indago su interés en materia política, habida cuenta que es un aspecto muy poco tratado por la juventud, y menos se interesan por ser militantes y activistas.

Sin inscribirme en organizaciones partidistas hasta comienzo de la década del dos mil, simpaticé y admiro desde 1960 el socialismo mundial, he lamentado no concursar de joven para formar parte del Partido Comunista de Venezuela, considerando la preparación de quienes ingresaban, y no era fácil. No lo realicé por avatares de locutor y periodista, así han ido transcurriendo años de observación completa a la historia de nuestra política desde 1958, he acudido a todos los procesos electorales desde el 7 de Diciembre de 1958.

Recientemente, conocí un joven universitario nieto de quien fue Gobernador de Aragua, Miguel González Escobar, que sustituyó con anuencia del Presidente Herrera Campíns, a José Casanova Godoy quien enfermó y murió en el cargo. El amigo Cheo González nieto de González Escobar, admira a su abuelo y lo expresa orgulloso al hablar de política y debatir la actualidad.

Con la ecuanimidad que mantienen personas de ideología contraria, en este caso casi medio siglo de diferencia en la edad, me ha parecido interesante escucharlo y felicitarlo con la recomendación de estudiar la política nacional e internacional, ya que estamos siendo víctimas de una pandemia y no únicamente la del Covid 19, sino cierta locura sembrada internacionalmente contra Venezuela, mediante redes sociales, que deliberadamente nos empapan en una emergencia emocional.

El joven y unos de sus amigos, al menos oyen con paciencia unos minutos y no pretendo ser sabihondo repelente o sobrado, debo entenderlos y sugerir sin faltarles el respeto a su poca experiencia, en el derecho de libre albedrío que vivimos a plenitud en comparación con otras naciones, donde mora la subordinación a corporaciones de la información sesgada. Esa "democracia comunicacional", induce a prosternarnos a la geopolítica de una nación dominante.

Les indico que desde los 19 años he defendido por encima de todo la soberanía de los territorios liberados hace doscientos años por nuestros próceres de la gesta independentista americana, y que sí se puede dialogar. Otro aspecto es el de no obligar a que el hijo sea de la misma tendencia política de la familia. Les indiqué que hasta la reforma política de 1989, los gobernadores de los estados venezolanos eran designados por el Presidente de la República.

Junto a mi familia vine a Aragua en 1982, precisamente cuando el jefe regional del poder ejecutivo era José Casanova Godoy. Presencié que luego del interinato de González Escobar al acceder al poder presidencial el médico social demócrata Jaime Lusinchi, designó Gobernador al General retirado José Rafael Galíndez que ejerció hasta 1986, luego el civil Antonio Aranguren igualmente militante adeco, gobernador hasta 1988. El último de los designados por el Presidente antes de ir a elección directa para mandatarios regionales, fue de 1988 a 1989 Rafael Rodríguez Mérida, obedeciendo al Presidente Carlos Andrés Pérez.

Considero que confunde a la juventud venezolana hablarle unos meses de elecciones ya, vamos a decidir, vamos a contarnos, y luego propalar abstención, el voto mayoritario vence más que las descalificaciones al árbitro electoral. Venezuela en Diciembre 2015 le llevó la contraria al Presidente y el gobierno nacional, no entiendo cuál es el miedo a que la gente escoja sus parlamentarios nacionales al Poder Legislativo voto a voto el seis de Diciembre 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 617 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: