¿Acaso Rafael Ramírez es un fugitivo en apuros en Italia?

¡Mamma mía! Il signore exministro Rafael Ramírez en Italia. El Cristo viajero de Pampatar lo proteja y la bendición del obispo de Trujillo que se lo encomienda a dios siempre que reza sea su guía de la buenaventura.

La Patria grande de sus comodidades sufre. Los grandes patriotas no tienen patria, nacen para morir donde los coja la noche y Rafael Ramírez no se queda atrás pues, su paciencia es perseverar su inocencia y hasta que las leyes no lo declaren culpable, culpable no será y como chavista parece que es un dolor de cabeza para el gobierno de Maduro que no es su gobierno como un peregrino bien lejos como está en cualquier rinconcito de Italia: inflamado de tristeza masticando el tiempo que no le alcanza para exclamar que es un líder sin rabo de paja hasta que no lo venda el gallo de la media noche, o se lo tiren a los tigres en el coliseo romano de los alborotos con angustias juntas.

Y lo peor para Rafael Ramírez es que, Chávez vive y sobre él no ha dicho esta boca es mía. Diferente al Psuv que lo tiene jugando banco sin poder correr las bases de las emociones de ser libre que, como turista pobre -muy pobre- no puede darse la dolce vita con una Italia atrapada por el coronavirus que lo lleva a migrar hoy aquí y mañana allá y, así sus días a la defensiva son la rutina que lo mantienen sin pensar en el futuro, aunque su tocayo el arcángel Rafael vela por él sin cerrar un ojo.

Sus días son tan largos como las noches y los macarrones como los fetuccini con bastante queso parmesano a la boloñesa le dan sabor a su vida cuando atragantado se halla y piensa en su sopa continental que en Venezuela enratonado de poder le daban otro sabor a su vida, pero como los tiempos pasan y, quien se preste a defender la democracia de los pobres tiene que correr con las consecuencias como las corre Rafael Ramírez actualmente pobre y desamparado con un palpitar que nunca lo dejara de ser el ministro que fue en las buenas y en la malas que, en las malas los tienen fuera de Venezuela en una Italia que lo mantiene vivo sin que el mazo de Diosdado no deje de verlo de reojo.

Quizás el papa también lo bendiga desde lejos que algo es algo cuando, las incomodidades se juntan que el que sufre algún día gozará no importa que sea en el cielo, donde el que no aspira llegar allá, muere rezagado y, Rafael Ramírez goza de una causa justa que por ello nadie lo crucificará, ¡no señor!, ni abajo ni arriba que eso sería el infierno y él no es pecador. Jamás ha disfrutado de lo ajeno, ni en las tinieblas ni mucho menos en Pdvsa a la que mantuvo a la altura sin tocar lo que es de otro, así que con lo de él no se metan.

Dicen que pícaro es el que muere callado, por eso Rafael Ramírez no calla, ni nadie lo callará y sacarlo de Italia le corresponde al imperio romano que no existe, y sino existe ese imperio él es libre que como buen administrador solo un ciego no lo puede ver.

¡Señoras y señores! Es oportuno decir que Rafael Ramírez como un italiano más de Italia no lo saca nadie que él nació para hacer patria, acaso lo dudan. No le queda otra alternativa.

Goza Rafael Ramírez que la vida es corta y nunca se sabe y todos al hoyo tal cual vinimos y, hacer el papel de san Quintín te queda grande y tú lo sabes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1932 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: