ENCOVI 2019-2020: temerario fraude ucabista

"…cuando muchos no tienen dignidad ni decoro,

unos pocos tienen la dignidad y el decoro de muchos"

José Martí

Recién nos enteramos que el pasado martes 7 de julio, la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), en una presentación telemática, hizo del conocimiento público un informe que lleva por nombre "La pobreza en sus múltiples dimensiones" , sustentado en datos recabados en la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida 2019-2020 (ENCOVI) en Venezuela, coordinada por el instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES) de la referida universidad, iniciativa que esta Institución viene desarrollando cada año a partir del 2014.

En esta oportunidad, según se indica en el portal el ucabista.com, que nos sirve de fuente primaria para la redacción del presente escrito, la ENCOVI fue "levantada entre noviembre de 2019 y marzo de 2020, con una cobertura ampliada de la muestra a 16.920 hogares a nivel nacional (con excepción de Amazonas y Delta Amacuro). No obstante, la consulta sobre 13 temas solo pudo completarse en 9.932 casos, porque el campo debió suspenderse a mediados de marzo a causa de la cuarentena. En esta edición participaron 130 encuestadores que trabajaron en campo y se sustituyeron los cuestionarios en papel, empleándose "un sistema informático utilizado por los organismos multilaterales para levantamiento y análisis de data".

Los ponentes del informe fueron los profesores Luis Pedro España y Anitza Freitez, director del Proyecto Pobreza y directora del IIES, respectivamente. Estando la apertura del evento a cargo del rector de la UCAB, el sacerdote jesuita Francisco José Virtuoso quien resaltó el esfuerzo que representa la ejecución de esta encuesta. El acto fue seguido por algunos representantes del cuerpo diplomático.

Clamando cambio

Sí, sin dudas un gran esfuerzo que ha debido tener un alto costo dinerario y contar, indudablemente, con financiamiento de instituciones extranjeras. Este, también, sería un dato importante para el análisis, posterior, conocer qué organizaciones extranjeras costearon tan ambicioso y manipulador proyecto de investigación.

El reverendo Virtuoso se manifestó alarmado sobre los resultados que arroja la encuesta que revelan "la destrucción acumulada en la calidad de vida de los últimos cinco años" y clamó al cielo por los cambios que, según su apreciación, deben ser inminentes, llamando a las universidades, academias, sociedad civil y toda la ciudadanía a "convertir este drama en exigencia de cambio…".

Lamentablemente, por razones de espacio y de tiempo, no podemos abordar con detalles los temas que comprende el informe, haremos referencia al de la pobreza, los ingresos y la migración, porque son los que nos parece más de bulto manipulados aunque, de entrada, nos luce pertinente, tener presente y alertar que la institución matriz promotora de la encuesta, es decir, la UCAB, al menos en la voz y acción de sus máximas autoridades siempre ha mantenido, desde el inicio del gobierno bolivariano, una postura ideológica claramente adversa al proceso político liderado e impulsado por el comandante Hugo Chávez Frías.

Basta con recordar la acciones de su ex-rector Luis Ugalde en los sucesos que prohijaron el golpe de estado de abril de 2002, cuando en marzo de ese año apareció levantándole los brazos a los golpistas Pedro Carmona Estanga y Carlos Ortega, en un acto en el que también se clamaba, ya tempranamente, por un cambio en la conducción del país.

Conducta política ideológica que dicha Institución ha perpetuado en el tiempo y que ahora, a nuestro entender, se manifiesta en esta oportunidad, una vez más, con motivo de la presentación del informe sobre la ENCOVI. Clamor de cambio, pero, para retrotraer al país a la esfera de la hegemonía imperialista estadounidense; triste y condenable propósito.

El informe en guarismos

De entrada, el informe es tajante: "Venezuela es el país más pobre y el segundo más desigual de América Latina…ha superado a Haití, históricamente considerado el más pobre de la región" y sus niveles de pobreza se "comparan con los países más pobres del mundo" como es el caso de Nigeria, Chad, Congo y Zimbawe.

Según los datos aportados por la actualizada Encuesta Nacional de Condiciones de Vida, resaltados por el profesor España en su exposición, la pobreza de ingresos afecta a 96% de los hogares venezolanos y la pobreza multidimensional (abarca indicadores como educación, estándar de vida, empleo, servicios públicos y vivienda) afecta al 64,8% de los 6,5 millones de hogares.

De igual forma, señala el informe que "entre 2013 y 2019 se produjo una caída del 70% del Producto Interno Bruto (PIB) de Venezuela, que la inflación entre marzo de 2019 y marzo de este año fue de 3.365%, que el ingreso promedio diario es de 0,72 dólares y que el 79,3% de los venezolanos no tiene como cubrir la canasta de alimentos.

De acuerdo con estos guarismos y atendiendo al criterio de ingresos que maneja el Banco Mundial, calificando en pobreza a las personas con menos de 5.5 dólares diarios y en pobreza extrema a los de menos de 1,90 dólares, entonces Venezuela tiene casi el 100% de su población en pobreza general y 76% de sus habitantes sobreviven en pobreza extrema.

Fue enfático Luis Pedro España al aseverar que "nunca había existido en Venezuela este nivel de pobreza" y que "la gran responsable del escandaloso aumento de la pobreza ha sido la destrucción de la economía venezolana", responsabilidad que, por mampuesto, se lo endosa al gobierno bolivariano. Apuntando a su vez que "la única posibilidad de empezar a remontar la curva es con crecimiento económico y generación de empleo…Tenemos problemas en la educación, tenemos retos alimentarios importantes y una población vulnerable que no estamos atendiendo porque solo reciben bonos y cajas CLAP".

La demógrafa Anitza Freitez, copresentadora del informe, sostuvo que dado el altísimo porcentaje de venezolanos que no disponen de los ingresos necesarios para cubrir la canasta alimentaria, el 68% de la población está en pobreza biológica, al no consumir el mínimo de 2000 kilocalorías diarias internacionalmente indicado.

En otro orden, el informe señala, que el último censo (2011) proyectaba para 2020 una población de 32,6 millones de habitantes, pero en la actualidad se calcula en 28 millones por la migración de unos cinco millones, en su mayoría jóvenes de 15 a 29 años, lo cual conlleva a un envejecimiento de la población y al cercenamiento de la posibilidad de contar con la mayor cantidad posible de población en edad joven y productiva para el desarrollo del país, según lo planteado por la doctora Freitez. Pero, sorprendentemente, el informe afirma que las "mejoras" (entre comillas) en la vivienda fueron "un efecto colateral de la migración internacional".

A manera de reflexión conclusiva, los ponentes plantearon que los números muestran como sigue el proceso de degradación de las condiciones de vida de los venezolanos y que hay que impulsar propuestas como la de organizar "transferencia directa y masiva de efectivo a la población que permita subsanar el cuadro de la pobreza extrema". Concretamente, España, argumentó que bastaría con la transferencia de dos dólares diarios por habitante lo cual requeriría unos 5000 mil millones de dólares al año, pero eso "solo lo podría hacer un Estado económicamente poderoso, que no es el caso de Venezuela".

Por su parte, Freitez, reiterando la incidencia de la emigración, sostuvo que producto de la pandemia, esta reducirá su intensidad pero luego se reanimará "mientras los potenciales migrantes perciban que su sobrevivencia no está garantizada en Venezuela y que los países vecinos puedan sortear mejor esta crisis".

Ilustrado e impecable pero envenenado

Nos encontramos ante un informe que, como todo lo que expide la UCAB, está revestido de una vistosa ilustración propia de una institución tan dada a la excelencia, lástima que, desde nuestro enfoque, puesta al servicio de intereses antinacionales.

La idea, por supuesto, no es poner en duda, los datos que se reflejan en el comentado informe que son expresión de los resultados que genera ENCOVI 2019-2020, diseñada técnicamente de manera impecable según lo señalado en la ficha técnica que aparece al pie del informe.

Venezuela, está ante una severa crisis económica, política y social que nadie con el más común de los sentidos puede negar. Tirios y troyanos así lo asumen y entendemos que ningún vocero oficial desconoce.

El problema está en que la encuesta retrata la calamitosa situación de la sociedad venezolana del presente, que era su cometido, pero el informe expuesto por los doctores España y Freitez, en aras de un elemental criterio de objetividad, ha podido considerar los datos de la encuesta en el marco del contexto histórico del cual proviene el más reciente presente venezolano.

Evidentemente, tal ausencia en el análisis no es producto de deficiencia conceptual de los ponentes sino consecuencia del sesgo ideológico que satura toda la producción académica ucabista, particularmente la atinente al área social. Es un informe impregnado de ese veneno que ha venido encegueciendo a los intelectuales de la derecha venezolana, trastocando sus capacidades teóricas y metodológicas.

Hay que estar al tanto que sus más connotados voceros aspiraban ser quienes dirigieran las políticas sociales emanadas del gobierno de Pedro Carmona Estanga y con tal móvil se le presentaron a éste en Miraflores, lamentablemente para ellos, y para bien del país, ese gobierno apenas se mantuvo por espacio de pocas horas.

A manera de réplica

Dato cierto de la realidad nacional es que Venezuela a finales de la década de los años noventa del siglo pasado, luego de cuarenta años de gobiernos surgidos a partir del pacto de élites conocido como el puntofijismo y, particularmente, en la etapa final de ese período, a consecuencia de los ajustes estructurales basados en las recetas neoliberales impuestas por el mal llamado Consenso de Washington , se encontraba en un grado tal de postración moral, deterioro político-institucional y crisis económico-social, que, traducido en elevadísimos niveles de pobreza, desempleo y desigualdad, es lo que sirve de sustrato para que irrumpa Hugo Chávez en el escenario político nacional con una propuesta alternativa, construyendo un consenso social con el que logra impulsar un nuevo proyecto de país, definido como la Revolución Bolivariana, ampliando luego su horizonte con el planteamiento estratégico del socialismo del siglo XXI.

Por supuesto, no es el caso ahondar, en esta oportunidad, sobre el alcance y caracterización del proyecto chavista, pero lo que sí es inobjetable es que el gobierno de Chávez se direcciona en saldar la deuda social que históricamente se venía arrastrando, haciendo tal esfuerzo (Misiones y Grandes Misiones Sociales) que en medio de las múltiples dificultades generadas por el imperialismo y la burguesía local que lo adversa, (incluidas la implacable guerra económica, el cerco mediático, la subversión del orden constitucional y el acoso político internacional), logra situar a Venezuela, para el 2013, como uno de los países con menos desigualdad de América Latina y la región caribeña.

Para corroborar esta afirmación, simplemente hay que consultar los informes de la UNICEF, FAO, CEPAL, organismos todos de la ONU, para nada influenciables por el chavismo, en los que se puede constatar los alcances de nuestro país en el combate a la pobreza, al analfabetismo, la desnutrición, los avances en educación, salud, protección social, legislación laboral, vivienda, etc. Todo ello suficientemente testimoniados por organismos internacionales, pero, sobre todo, por el reconocimiento del gran destinatario de todo el esfuerzo realizado, el pueblo venezolano, en cuyo amplios sectores la Revolución Bolivariana está sembrada de manera irrenunciable en el alma popular.

Junto con el empeño para dignificar al pueblo venezolano, el gobierno chavista también centró su atención en impulsar la integración latinoamericana-caribeña, objetivo estratégico que está en la médula del pensamiento bolivariano y en las antípodas de los intereses imperialistas estadounidense, que desde siempre ha considerado a esta región latinoamericana-caribeña como su patio trasero y zona de dominio natural e indiscutible.

Si a todo ello, le incorporamos el elemento fundamental de las ingentes riquezas existentes en el suelo, subsuelo y mares nacionales, ampliamente apetecibles para el capitalismo depredador norteño, tendremos la ecuación planteada que al despejarla nos permite claramente entender la fijación que tienen los gobiernos estadounidenses de perturbar el desarrollo y derrocamiento de la Revolución Bolivariana.

Pero la sagacidad de los intelectuales orgánicos de la derecha venezolana se opaca a la hora de interpretar el actual momento venezolano. Es el caso de lo que observamos en el informe sobre la ENCOVI 2019-2020, en el que se hace total abstracción de los condicionantes que influyen en la presente crisis nacional, algo que está tan de bulto en nuestra realidad político- social.

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha estado sometido al más brutal acoso por parte de sus adversarios externos y de la mercenaria oposición interna, no le han dado cuartel de tal forma que el ataque ya de por sí despiadado cuando Chávez, ahora con Maduro, se ha potenciado ampliamente, desplegando una guerra no convencional en todas sus formas: económica, financiera, monetaria, política, psicológica, comunicacional, diplomática, militar, etc. con la finalidad de debilitar y limitar en extremo la capacidad de acción y de respuesta del gobierno a las necesidades y requerimientos más elementales del pueblo venezolano.

El imperialismo prevalido del inmenso poder que todavía ostenta y contando con los gobiernos subalternos que le hacen comparsa ha llegado incluso al ridículo del nombramiento de un presidente de pacotilla de forma unilateral violentando los más elementales principios del derecho internacional y del ordenamiento constitucional venezolano.

No se aviene el decadente imperio--con su actual administración encabezada por Donald Trump, dando cada vez muestras más que evidentes de incompetencia para lidiar con la propia crisis interna que, como inconmensurable e imparable bola de nieve se avalancha sobre el pueblo estadounidense--en aceptar que un país como Venezuela, con un pueblo decidido a defender su soberanía a toda costa, conciba y consolide un modelo económico, social y político alternativo al capitalista.

Pero lo que resulta inconcebible es que frente a evidencias tan elocuentes y tangibles del boicot y situación de guerra no convencional pero ciertamente real a la que está sometido nuestro país, haya estudiosos de la realidad social que se desentiendan de los efectos perversos que tal agresión produce en la vida social de los venezolanos y venezolanas y que le atribuyan al gobierno bolivariano la responsabilidad de las calamidades que hoy padece nuestro pueblo.

Optan por adoptar algo así como una posición equidistante con relación a los causales de los problemas presentes, revistiendo tal postura con un "aire" de suficiencia y seriedad académica.

Colofón

Pero es tal el grado de sumisión al imperio, de deshonestidad intelectual y de odio al chavismo de estos intelectuales que son capaces de hacer abstracción de hechos tan grotescos y contundentes como el que a continuación exponemos y que son claro reflejo de la postración intelectual y del antifaz ideológico que los enmascara.

El señor Eliott Abrams , designado por el presidente Donald Trump como su "enviado especial para restaurar la democracia en Venezuela" declaró en una comparecencia ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, lo siguiente:

"Esto de atacar al chavismo es sencillamente para nosotros una guerra de sobrevivencia y la imposición de una razón que debe prevalecer sobre las demás, porque de otro modo estaremos admitiendo y dando campo para que se nos destruya. ¿Imagínense, señores representantes, por un segundo que nosotros dejáramos gobernar a los chavistas sin ponerles trabas, sin hacerles la guerra, permitiéndoles hacer sus proyectos sociales sin tomar en cuenta nuestras empresas y socios, siendo que nuestros valores han sido los suyos por casi dos siglos? Imagínense que le sigamos permitiendo tener toda clase de relaciones extrañas con todo ese mundo adverso a Estados Unidos, llenando a su pueblo de conceptos e ideas que van todos contra nuestros valores…

Y continúo Abrams "Nosotros, que somos los campeones de la democracia en el mundo, siempre hemos probado que el socialismo ha sido un fracaso en todos los lugares en donde ha tratado de imponerse y por lo tanto no podemos permitir que en Venezuela eso sea la excepción. ¿Entonces vamos acaso a permitir que en Venezuela sea exitoso el socialismo, señores representantes? ¿Pueden ustedes creer lo que eso provocaría en toda la región de América Latina?

Para terminar, recalcando: "¿Ustedes pueden imaginarse lo que representa construir tres millones de viviendas sin la participación de la empresa privada? ¿Cuál sería el destino de nuestro modelo si no intervenimos allí en los proyectos de salud o educación, en la formación de sus militares y en la adquisición de los elementos para su defensa?

Este dechado de intenciones no lo inventó ningún actor aliado o simpatizante del chavismo, no, lo expresó libremente y sin tapujos un conspicuo vocero de la política que el imperialismo tiene trazada y viene desarrollando hacia nuestro país, contando con la anuencia y complicidad militante de la mercenaria y antipatriótica oposición. Como señala el axioma jurídico "a confesión de parte, relevo de pruebas".

Pues bien, puede una institución que se interese por estudiar la realidad social del país hacer una investigación sobre la pobreza en Venezuela en las actuales circunstancias y no ponderar en la causalidad de la misma el factor interviniente del largo brazo imperialista perturbando y dislocando el desenvolvimiento de la sociedad y economía venezolana.

Por ello, simplemente sostenemos que el temerario informe sobre la ENCOVI 2019-2020 es, por decir, lo menos, un nuevo fraude ucabista.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 696 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: