Crítica ácida

La misma escuela, poder y contratos

Muy pocos militantes de AD que deberían conocerse como adeístas, saben por qué les dicen adecos, y los copeyanos ignoran el origen de las siglas COPEI que significan Comité Organizado Para Electores Independientes. Ambos partidos coparon la escena nacional desde sus respectivas fundaciones en 1941 y 1946, y se enriquecieron al regresar sus líderes Rómulo Betancourt y Rafael Caldera, a raíz del 23 de Enero de 1958.

De retorno a su Venezuela, el guatirense y el yaracuyano Betancourt y Caldera, junto a un excelente orador margariteño, fundador de Unión Republicana Democrática URD, Jóvito Villalba, olvidado temprano, cumplieron lo prometido a los gringos en Nueva York, allí y cual perritos falderos, habían acordado entregarse y entregarnos al poder supranacional extranjero, sin importarles nuestra soberanía.

La condición principal gringa era y en efecto se cumplió, excluir del gobierno a los comunistas, férreos luchadores contra la dictadura del General Marcos Pérez Jiménez de 1948 a 1958. Hubo el retorno de los amarillos urredistas, y blancos y verdes iniciaron la contratocracia, los negocios de empresarios millonarios extranjeros con el Estado venezolano, y figuras de ambos partidos fueron atraídos a hacerse millonarios con dinero de la república, toda una escuela de corrupción, naturalmente en democracia representativa disimuladora.

En Julio 2020 se especula sobre un presunto acuerdo Venezuela-EE UU en medio de notables contradicciones en las dos últimas décadas, el 13 de Julio vino Bill Richardson, ex gobernador de Nuevo México, un estado petrolero de los USA. Es poco conocido el personaje y su vinculación con el sector energético, miembro de la junta asesora de "Genie Energy" junto al ex vicepresidente Dick Cheney, el magnate de medios Rupert Murdoch, el ex jefe de la CIA, James Woolsey y el banquero Jacob Rothschild.

De esa clase de personajes gringos, nos visitó el multimillonario Nelson Rockefeller en los inicios de la democracia representativa, provocando el arrobamiento de adecos y copeyanos, por la técnica de contratación capitalista salvaje a favor de Washington y contra nuestra patria, el cuento era siempre el mismo, "Venezuela democracia modelo de Latinoamérica", en la práctica real elecciones chimbas en las que el pueblo más necesitado nunca fue realmente favorecido, y nos endeudamos con el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial, etc.

Ratifico lo deseable y correcto, que para no adecopeyanizarnos la revolución bolivariana del socialismo siglo XXI deseche la costumbre de funcionarios que aseguraban su situación económica personal o familiar, incurriendo en corrupción, como lo advirtió tantas veces el ejemplar Hugo Chávez. Urgente investigar si la muerte del Comandante fue planificada por "angelitos" homicidas políticos de la mal llamada democracia económica perfecta, en EE UU y gobiernos de la Europa cómplice.

Estamos en un momento crucial para la democracia auténtica, y Venezuela representa al mundo que develó en este Siglo XXI, lo fatal que para el mundo representa la falsedad del sistema supremacista, racista y clasista que nos promociona EE UU, utilizando el poder comunicacional y amenazándonos con el poder de fuego de su belicismo asesino, que irrespeta toda regla moral civilizada, vidiotizando a la población mundial.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 496 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: