Amaranta ¿Consejera de Carola?

"La crítica convertida en sistema

es la negación del conocimiento

y de la verdadera estimación de las cosas"

Henri-Frédéric Amiel

El jueves, 11/10/2018 en esta página web publiqué un artículo, el cual titulé * (APORREA, TIENE SU AMARANTA) El motivo me vino por la forma tan repetitiva, como esta amante de la escritura hace uso del portal para cuestionar, atacar, y ahora trata de hacer el papel de orientadora de la muy leída Carola Chávez, quien desmenuzo a través de un artículo–a su estilo– la reacción del sifrinaje opositor, al conocer unas declaraciones de la ministra del Poder Popular para el Servicio Penitenciario de Venezuela, Iris Varela, quien por cierto está cumpliendo con una noble tarea: tratar de humanizar las cárceles de Venezuela.

La inquieta Amaranta, sabe el gusto de los comensales, y por eso trata de presentar el menú al instante, con el aroma de la comida humeante, por una razón muy sencilla: sabe que todo en la vida se puede inducir–para mal o para bien– así, como ha hecho el imperialismo con todo su poder mediático envenenándole la mente a millones de personas en el mundo, haciéndoles creer el "sueño" americano.

Negar con argumentos opuestos al estudio del ser humano, la posibilidad de regenerar a mujeres y hombres, que se han desviado del camino correcto por diferentes motivos; es enterrar, y lapidar para terminar, ahogando la esperanza de millares de seres, que viven las injusticias y rigores en medio de las inclemencias del tiempo en un sistema, donde muchas veces la ley la ejercen en las propias calles. Con la llegada del Comandante Chávez al poder, se empezó a tratar de cambiar la mentalidad de los privados de libertad, siempre pensando en la palabra humanidad; es decir, poner todo al servicio del ser humano para que se integre a la sociedad, prestando la mayor utilidad posible.

La verdadera razón de los análisis de Amaranta, algunos bastante enredados, como la oposición venezolana; es, que la profesora, trata por todos los medios de estar bien, cuando por casualidad se le ocurre ver hacia la derecha, o las veces que fija la mirada hacia la izquierda, coincidiendo muchas veces con el desquiciado de Donald Trump, y Elliot Abrams, quien parece un águila en picada al tener la presa en la mirada.

Una de las más nobles y encomiables tareas del ser humano, es ayudar a sus semejantes. Es cierto, que las cárceles venezolanas por años han significado una especie de coliseo romano, cuando fueron utilizados para peleas de animales, muertes de prisioneros por animales, y peleas de gladiadores que significaban el paso al más allá; pero nadie puede negar la posibilidad de transformar esos recintos en escuelas para el bien, como se está tratando en estos momentos; si no se puede en medio de un proceso, como el que estamos viviendo, menos puede el que lo engendró: el capitalismo salvaje.

¿Quién debe coger mínimo? Cada quien está en su libre albedrío de experimentar las sensaciones que le plazca, pero nadie puede negar, que estamos en guerra, y las herramientas utilizadas en esta confrontación o guerra de cuarta generación son muy variadas, y todas las ha puesto en práctica el imperialismo en Venezuela, haciendo énfasis en la parte mediática–la propaganda– y en esto se ha conseguido con colaboradores, quienes niegan todo a cambio de dólares o de nada. Negar que, los privados de libertad no albergar nada de amor por la patria –patriotismo– por el hecho de estar presos, es como decir, que han perdido el amor por sus familiares. No dudo que Iris Varela, en medio de la euforia e impotencia antes tantos vende patria pidiendo a gritos una invasión, haya salido con una de las de ella –la fosforita– y Carola Chávez, la siguió para darle razonamiento político, como una mujer leal; nunca traidora a sus principios revolucionarios.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1281 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: