Carola Chávez, coge mínimo

Sociológicamente hablando, la ruta que lleva a un niño a sentir que la violencia es su camino, es un fenómeno o situación que está empapado de una gran cantidad de factores. La sociedad toda lo bombardea con violencia al haberle negado casi todo. En el barrio se respira violencia y es muy probable, que en el hogar la situación más frecuente haya sido la violencia y no el afecto. Es un problema muy difícil, el mundo del delincuente y no creo que alcance (tan fácil) para tener paralelamente al lado de las FAB, un ejercito de delincuentes con lazos afectivos hacia una patria que muy tempranamente los excluyó. La cárcel en cualquier sitio del mundo, no es un sitio (lamentablemente) para devolverle la humanidad que le robamos a una persona desde que fue niño. Una cárcel y menos una venezolana, carece de espacio para crecer y enmendar a una persona que ha vivido su vida con el condimento de la violencia. Desearía que las cárceles fueran lugares para humanizar.

II

Al terminar de leer, un artículo de Carola Chávez que me llegó muy casualmente a mi teléfono, comencé a recibir un bombardeo de preguntas:¿Cómo será la historia de vida de un delincuente? ¿Cuáles son los momentos más agradable de su historia familiar y de su historia comunal? ¿Cómo creció? ¿Creció? ¿Tiene en la cárcel un tratamiento que le sume humanidad? ¿Cuál es su patria? ¿Dónde están depositados sus afectos?

Son tantas preguntas que uno puede hacerse y son muy escasas las respuestas que logra darse. Las cárceles por muy humanas que nos las presenten, no lo son. Desearía que fueran centro para humanizar a esos niños que fueron haciéndose delincuentes. Un hospital, por ubicar un espacio donde nadie quiere estar, no ha tenido en Venezuela nada de humano o no tiene mucho de humano. Ahí, uno suele ver caras llenas de amarguras donde a veces no es fácil tropezarse con un trato humano. No creo que una cárcel en Venezuela sea mejor y más humana que un hospital o que una escuela y sabemos, cómo son nuestras escuelas y nuestros hospitales.

III

Es altamente cuestionable, que gente (para mala suerte de uno), que nació en algún pueblo o ciudad de Venezuela, ande por ahí libremente pidiendo una invasión gringa para matarnos. Es cierto que una guerra no tiene afectos por la vida. Son porquerías de personas, esas que viven esperando y ligando por más sanciones para que a Venezuela se le niegue el derecho a gestionar antes otros países insumos básicos para la salud y para una industria altamente dependiente. No deben ser calificadas como venezolanas, seres que sientan satisfacción porque algún banco se tome lo que es parte del patrimonio de los venezolanos. Eso no tiene ninguna explicación y merece una rotunda condena. Absoluta condena.

Aunque es verdad, que existen seres que nacieron aquí que se gozan cualquiera situación que nos perjudique a los venezolanos, no es verdad, que "no hubo indignación cuando Vanessa Neumann, toda spanglish, toda ciudadana gringa, salió defendiendo el derecho de Isabel II, Reina de los piratas, de "guardar" nuestro oro para una mejor ocasión, porque el oro, tan fino, tan brillante, tan preciado, no se debe usar para salvar a gente en la pandemia, y más si la gente a salvar es negra, se viste hurribli y seguramente es chavista. El oro es para hacer otras cosas, como la corona invaluable que lleva la Reina, que no se sabe cuántas vidas costó, pero mira cómo brilla". Esto no es verdad, pero si un juego para la manipulación que es una acción, poco ética, que nos conduce por una vereda muy angosta y que permite justificar barbaridades que consideramos como buenas, frente a otras barbaridades que calificamos como malas y lo son. Decir o afirmar, que "no hubo indignación cuando Vanessa Neumann" se gozó que un banco nos robara nuestro oro. La oposición pudo alegrarse, pero decir que "no hubo indignación" es manipular" para pasar o justificar otras cosas. (Subrayado es mio) https://mazo4f.com/chavistamente-moral-de-papel-toilet

IV

Preocupa y es indignarte, el sentimiento de odio que un sector militante de la oposición anima permanentemente hacia muchas figuras vinculadas con el gobierno. Preocupa, las agresiones constantes que recibe Iris Varela y las que ha recibido. Recuerdo y me molesta, ese rodillazo que un ex diputado y ex gobernador del Táchira (César Pérez Vivas) le propino una vez a Iris Varela en el palacio legislativo. No por eso, voy a sentirme contento y tener como una salida genial, la idea de Iris de formar un ejercito con reclusos para defendernos de una invasión. No comparto esa idea, porque de plano niego que pueden ser buenos patriotas. No es por eso. No comparto esta "genial" idea o tesis porque es una manera de seguirlos llenado de violencia. Si los reclusos están dispuesto a formar un ejércitos para salvarnos, qué hacen presos, por qué continúan presos o en las cárceles. Si ya saben y entienden que hay algo noble porque lo cual luchar, qué hacen depositados en las cárceles. No entiendo esta "genial" idea.

Yo creo Carola, que las ideas no son buenas porque la diga una persona con la cual tengo una afinidad política y nos son malas, porque la idea del otro venga de un sector político con el cual tengo profundas diferencias. Claro, no es fácil (es imposible) encontrar del lado opositor un buen sentimiento hacia Venezuela y una buena idea por Venezuela, pero hay cosas que debemos ver con cuidado, cogiendo mínimo. Evitemos que una gracia, se nos convierta en una morisqueta.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3049 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: