Agujero negro y civilización alienígena

Hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, es hablar de materia y movimiento, es hablar de perturbación de la difuminación continua espectral entre espacio y tiempo, es hablar de los casos límite contradictorios caliginosos, espacio y tiempo. Es hablar de la civilización moderna avanzada cáscara amarga alienígena ilustrada originaria del ser y del noser, es hablar del lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, es hablar del contradictorio borroso 69 cojedeño. Hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, es hablar de la nueva orientación conceptual einsteiniana. Es hablar del nivel superior conceptualizado. Es hablar del punto crucial decisivo, fábrica de luz ilustradora, que no cegadora, del golpe feroz cesarvallejoiano, hacia el nivel superior conceptualizado. Hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, es hablar del producto sintético hegeliano-marxista, de los casos límite contradictorios, la tesis y la antítesis. Es hablar de la civilización moderna avanzada cáscara amarga alienígena. Hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, es decir tajante, que nunca hubo, mas y más, principio que ahora, asina asín así, como dijera Walt Whitman. "He oído lo que hablaban los habladores, la fábula del principio y del fin, /Pero yo no hablo ni del principio ni del fin. /Nunca hubo más principio que ahora, /Ni más juventud ni vejez que ahora, /Ni habrá más perfección que ahora, /Ni más infierno ni cielo que ahora. /Impulso, impulso, impulso, /siempre el impulso, generador del mundo. /De la penumbra surgen iguales elementos contrarios,…,"

Al hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, el poeta dícenos que él ha oído hablar lo que hablaban los habladores, de la fábula límbica antagónica ambigua alegre, del principio y del fin, del ser y del noser, del agujero negro y de la estrella neutrónica, del universo en expansión y del universo en contracción, de la partícula y de la onda, del exceso y del defecto, del tercio excluso y del tercio incluso, y, que entre estos casos límite contradictorios caliginosos, ha de estar lo que el poeta Whitman, ha llamado la sombría penumbra impulsiva, contentivo del centro universal unificado reflexivo teilhardiano, de la teoría holística unificada einsteiniana, de la verdad cortazariana profunda, del tercio incluso aristotélico abismal, de la indeterminación védica abisal. Sombría penumbra whitmaniana, en que existe el equilibrio dinámico dialéctico difuso. Sombría penumbra whitmaniana, impulsiva generadora del mundo y no mundo, del yo y del no yo, del consciente y del inconsciente, velocidad de la luz y no velocidad dela luz, esfera fija y esfera en movimiento, esfera en reposo y fluyente río, Parménides y Heráclito. Sombría penumbra whitmaniana, impulsiva generadora de la que surgen iguales elementos contrarios, que no es otra cosa que los casos límbico contradictorios caliginosos del yin y del yang, del ser y de noser, del contradictorio borroso 69 cojedeño, de la modernidad ilustrada originario, a donde nos remitiera Einstein, y la nueva orientación conceptual, esto es el constante ritornelo ludovicosilvaiano, el movimiento real histórico sinusoidal, la eterna noria notoria, entre algo nuevo ante el sol ludovicosilvaiano y el nada nuevo bajo el sol eclesiástico, tanto como el universo en expansión y el universo en contracción, tanto como el agujero negro y la estrella neutrónica, tanto como velocidad de la luz y la no velocidad de la luz, tanto como la onda y la partícula. Tanto como materia y movimiento, tanto como la perturbación del continuo espacio-tiempo. Tanto como la difuminación continua espectral. Tanto como el trecho estrecho arrecho, tanto como la brecha mecha estrecha, tanto como la brecha estrecha arrecha. Tanto como entre la tierra y el cielo, tanto como entre el suelo y el cielo. Tanto como entre el agujero negro y la estrella neutrónica. Tanto como hablar de agujero negro y de civilización alienígena. En que no ha habido, por Dios Santo, y que más nunca hubo ni habrá más principio que ahora. En el aquí y en el ahora, la avanzada cáscara amarga, la visionaria civilización alienígena, en que un agujero negro, que no chiquito obscuro antonioherreraiano, ano sancarleño, puede engendrar energía pestífera, digna del emperador Claudio Cesar, el del Decreto Imperial de echarse un borrascoso peo bien sonoro, delante de él en suculenta comilona sin jubileo ni condenatoria, a lo que había de tener suficientes ovarios y escrotos, tanto como los cojones del Comandante Chávez y los ovarios de la militar y heroína de la guerra de independencia de Venezuela, Juana La Avanzadora, la hija de Guadalupe, en que conjúganse los agujeros negros de Claudio Cesar y de la civilización alienígena avanzada avanzadora, que no amansadora, de la Cáscara Amarga.

Esta lata perorata paraulata, de la desgracia, que no gracia, a las cinco en punto de la tarde, entre David y Goliat, que no entre Pinto y Valdemoro, entre agujero negro y la civilización alienígena, deviene por lo expresado en la página web de Rusia Today, del 28 de junio de 2020, https://actualidad.rt.com/actualidad/358093-cientificos-antigua-teoria-alienigena-agujero-negro-energia: "Científicos confirman una antigua teoría sobre cómo una civilización alienígena podría usar un agujero negro para generar energía. La teoría fue planteada por un físico británico hace más de 50 años, pero consideraba que el desafío de ingeniería era tan grande que solo una civilización muy avanzada podría llevar a cabo esta tarea. Un equipo de científicos de la Universidad de Glasgow (Escocia) ha realizado un experimento con el que ha confirmado una antigua teoría sobre cómo una civilización alienígena podría usar un agujero negro para generar energía. A través de un comunicado, la institución explicó que en 1969, el físico británico Roger Penrose sugirió que la energía podría generarse bajando un objeto a la ergoesfera (la región exterior) de un agujero negro, donde el cuerpo tendría que moverse más rápido que la velocidad de la luz para permanecer inmóvil. Penrose predijo que el objeto podría adquirir una energía negativa en esta área inusual del espacio. Para ello, era necesario que al soltar el cuerpo se divida en dos partes para que una mitad caiga en el agujero negro mientras la otra es recuperada. Así, la acción de retroceso serviría para medir la pérdida de energía negativa y la mitad recuperada ganaría energía extraída de la rotación del agujero negro. Sin embargo, el físico explicó que el desafío de ingeniería era tan grande que solo una civilización muy avanzada, tal vez alienígena, podría llevar a cabo esta tarea. Propuesta de experimento en la Tierra. Dos años más tarde, el físico soviético Yakov Zeldovich consideró que la teoría podría ser probada con un experimento más práctico en la Tierra. Su idea planteaba ondas de luz 'retorcidas', que golpeen la superficie de un cilindro de metal en rotación y que terminarían siendo reflejadas con energía adicional extraída de la rotación del cilindro. Registran por primera vez el destello de luz emitido por la colisión de dos agujeros negros. Sin embargo, la propuesta de Zeldovich requería de un cilindro de metal que pueda rotar al menos mil millones de veces por segundo, una característica todavía imposible para los límites actuales de la ingeniería humana. No obstante, los investigadores de Glasgow "finalmente han encontrado una forma de demostrar experimentalmente el efecto que propusieron Penrose y Zeldovich al 'retorcer' el sonido en lugar de la luz, una fuente de frecuencia mucho más baja y, por lo tanto, mucho más práctica para demostrar en el laboratorio", reza el texto del comunicado."

Una civilización muy avanzada alienígena, ha de estar entre la inteligencia y la voluntad, entre la inteligencia y la libertad, entre la inteligencia y la responsabilidad, entre la inteligencia y la sociabilidad, entre la inteligencia y la sensibilidad, y, de ésta diría Gerber Marcuse: "La sensibilidad es una de la primera facultades que debe cambiar cualitativamente en el hombre, en todo el hombre y en todos los hombres, en la sociedad, para poder impulsar la transformación revolucionaria en el resto de las facultades potenciales, entendimiento, voluntad y memoria, en el individuo y en toda la sociedad, para alcanzar y asumir la utopía concreta, la teoría de la sensibilidad subversiva" A lo que hay que revolucionar la inteligencia, el entendimiento, la memoria, la voluntad, la libertad, la responsabilidad, la sociabilidad y la sensibilidad, y como diría el filósofo cojedeño, Roque Roco Pollo Ronco, el de matar dos piedras con un solo y sólo pájaro: "Hay que revolucionar la fe", en una fe paradójica absurda alanrichardsoniana, de certeza y de incertidumbre, de esperanza y de desesperanza, de convicción y de no convicción, de lo visible y de lo invisible, con centro universal unificado reflexivo teilhardiano, punto crucial decisivo iluminador ilustrativo del impulso de tendencia a trascendencia, entre una teología cristiana perversa, la de que lo presente es lo peor, y, una teología cristiana liberadora, la de que lo presente es lo mejor, para una civilización avanzada alienígena. Y, para ella, desarrollar esos valores, pero que nadie los nombra, de la dignidad humana, y, del respeto, y, como dice en alta ironía cervantina contradictoria caliginosa caletre, de ofensiva y de defensiva, Luis Brito García: "No puedes esperar que, yo, respete tu ignorancia, si tú, irrespetas mi imaginación, mi inteligencia y mi entendimiento, si tú, irrespetas a mi animado y anidado agudo magín." Los valores y su compañía, de los aspectos límbico antagónicos ambiguos alegres, de la ofensiva y de la defensiva, del ser y del noser, asina asín así, una civilización avanzada alienígena aquí en la tierra, en que más nunca hubo ni habrá más principio que ahora, entre lo que fue y lo que será, entre algo nuevo ante el sol ludovicosilvaiano y nada nuevo bajo el sol eclesiástico, en el equilibrio dinámico dialéctico difuso dialógico diplomático diabético ONUiano.

Si hablar del agujero negro y de la civilización alienígena, es hablar de materia y movimiento, es hablar de perturbación de la difuminación continua espectral entre espacio y tiempo. Entonces sea dicho que es hablar de los casos límite contradictorios caliginosos, espacio y tiempo, como contenidos que contiene el continente de continentes, ser y noser. Ergo vergo sea dicho que el ser y el noser, casos límite contradictorios caliginosos, tiene la grafía del lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, tanto como el universo en expansión y el universo en contracción, en similaricadencia tautológica repetitiva platónica del contradictorio borroso 69 cojedeño. Ergo vergo sea dicho que una sociedad, una civilización avanzada progresista alienígena cáscara amarga, está en la tierra, y, no en otras latitudes cosmogónicas. Ergo vergo sea dicho que una sociedad alienígena avanzada, ha de tener todos las facultades maestras del hombre y de la mujer. Ergo vergo sea dicho que una civilización alienígena ha de ubicar en dónde está el agujero negro y en dónde está la estrella neutrónica. Ergo vergo sea dicho que una sociedad alienígena ha de plantarse en sus trece, en el tercio incluso aristotélico profundo, entre el tercio excluso y el tercio incluso, entre el exceso y el defecto, en el medio, por la calle de en medio de La Gran Moral Aristotélica, que ocultara el tercio incluso, por mas y más de tres mil años. Ergo vergo sea dicho que el Siglo XXI, de la civilización alienígena, ha de ser del desarrollo de la Lógica Aristotélica Elemental, mas y más con el tercio incluso, contrapeso al tercio excluso. Ergo vergo sea dicho que el tercio excluso toco su fin el 11/09/2001 con la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, para dar paso a la sociedad alienígena. Ergo vergo sea dicho que con una sociedad alienígena, no habrá mas y más pandemias, y, mucho menos de coronavirus. Ergo vergo sea dicho que con una civilización alienígena habrá una paz octaviana sostenida, como que si fuera la de Octavio Augusto, entre la guerra y la paz, entre el amor y el odio. Ergo vergo sea dicho que ¡VIVAN LOS CASOS LÍMITE CONTRADICTORIOS CALIGINOSOS! ¡QUÉ VIVA LA SOCIEDAD ALIENÍGENA!


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 638 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor