El olvidado precursor de los derechos civiles en América fue Juan Germán Roscio Nieves

El 27 de mayo de 1763, nace en San Francisco de Tiznados, Estado Guárico, el Prócer Civil Juan Germán Roscio Nieves, Precursor de la defensa de los derechos civiles en América, redactor del acta del 19 de abril, co redactor del Acta de la Independencia y de la 1ª Constitución Nacional de Venezuela. Autor del libro "El Juicio de Libertad sobre el Deportismo".

Juan Germán Roscio Nieves, fue abogado, periodista, escritor y político venezolano, primer canciller y miembro del Triunvirato Presidencial durante la Primera República de Venezuela, inspirador y redactor del Acta de Proclamación de la Independencia (19 de abril de 1810), del Acta de la Independencia (5 de julio de 1811), del Reglamento Electoral para la elección del Primer Congreso; de la Primera Constitución de Venezuela y Nuestra América, directivo del Congreso de Angostura de 1819 y vicepresidente de (Gran) Colombia, cargos ejercidos a cabalidad y resultados trascendentales.

Roscio Nieves es uno de los más importantes ideólogos de la independencia de Venezuela y principal protagonista de los acontecimientos ocurridos en Caracas el 19 de abril de 1810 al incorporarse como «diputado del Pueblo» al Cabildo que se celebró ese día. Como miembro de la Junta Conservadora de los Derechos de Fernando VII, ocupó la Secretaría de Relaciones Exteriores, de Defensa, Fomento, y secretario de Gobierno de la misma. Durante este tiempo, sostuvo una incansable labor propagandística a favor de la emancipación, la cual desarrolló a través de la prensa, correspondencia epistolar y en sus declaraciones y discursos expresados en el Congreso Constituyente instalado el 2 de marzo de 1811, al cual asistió como diputado de la villa de Calabozo. Además fue el principal redactor del Acta de la Declaración de Independencia de Venezuela, firmada el 5 de julio de 1811. Participó asimismo en la elaboración de la Constitución de Venezuela de 1811, sancionada el 21 de diciembre de 18112​.

Su preocupación por la publicación de la Gazeta de Caracas fue notable. A partir de octubre de 1810 intervino de manera decisiva en su edición para lo cual se apoyo en Andrés Bello. Desde ese momento, el periódico adquiere un mayor tinte político a favor de la emancipación. En agosto de 1810 funda, por decreto, la histórica Sociedad Patriótica en la cual participaría luego Francisco de Miranda y daría Simón Bolívar su célebre primer discurso de «Acaso 300 años de calma no bastan».

En marzo de 1812, fue electo miembro del Poder Ejecutivo Plural —triunvirato— en calidad de suplente. En ejercicio de su papel de miembro del ejecutivo le tocara la misión de imponer a Miranda el título de generalísimo y dictador de Venezuela. Sin embargo, después del triunfo del jefe realista Domingo de Monteverde y la pérdida de la Primera República a mediados del mismo año, Roscio fue remitido preso a España, a las cárceles de Cádiz. Antes fue capturado, humillado y torturado públicamente en Plaza Capuchinos de Caracas. A empujones y amarrado lo hicieron atravesar la montaña hasta llevarlo al Puerto de La Guaira.

Luego fue trasladado encadenado a Ceuta con siete compañeros de presidio —referidos por Monteverde como los «ocho ilustres monstruos»— incluyendo a José Cortés de Madariaga, Juan Pablo Ayala, Juan Paz del Castillo, Francisco Isnardi, José Mires, Manuel Ruiz y Juan Baraona. Con tres de ellos se fugó en 1814 hasta encontrar refugio en Gibraltar, aunque al llegar allí, el gobernador británico George Don los entregó de nuevo a las autoridades españolas. No obstante, el príncipe regente de Inglaterra, luego de una brillante carta enviada por Roscio a través de su amigo Thomas Richard, intercedió por la libertad de los cuatro presos ante el rey Fernando VII, quien se vio forzado a concedérsela.​ De allí llegó a Jamaica, donde trabajo por la causa rebelde y se contactó con Bolívar.

A los meses pasa Estados Unidos, donde conspira contra España. Publica su obra escrita en sus tres años de presidio, El Triunfo de la libertad sobre el despotismo, en Filadelfia en 1817, libro que enfrenta la transculturización que por siglos imponía la iglesia católica en América, una secuencia de su obra "El Catecismo de Nirgua" que en 1812 escribió para hacer frente a la propaganda de la iglesia de que el terremoto era un castigo de Dios. Roscio fue el primer comunicador internacional de la independeica durante la priemera república.

En 1818, se encontraba en Angostura apoyando a Simón Bolívar en la reconstitución de la República de Venezuela y en la creación de Colombia. Durante este lapso se desempeñó como director general de rentas, directivo del Congreso de Angostura, vicepresidente del Departamento de Venezuela y vicepresidente de Colombia. Ocupaba este último cargo cuando murió, en vísperas de celebrarse el Congreso de Cúcuta, del cual sería presidente.

Roscio introdujo en Venezuela el papel moneda. Fue miembro fundador del Correo del Orinoco y su segundo director. Es el precursor de la creación de la Biblioteca Nacional, para la cual donó 1000 libros de su colección privada. Para 1818, era un hombre de entera confianza de Simón Bolívar, quien desde 1819, lo mantuvo como segundo en la conducción de la República, dandole a la República un cariz cívico - militar.

Derecho civiles de los afrodescendientes:

En 1797, Roscio Nieves gana a la poderosa Corona Española el Primer Juicio por los Derechos Civiles en América. Defendió los dertechos de la mujer afro Inés María Páez, que se había atrevido, en plena misa dominical, a arrodillarse en una alfombra, privilegio reservado solo a las mantuanas. Inés María fue la Rosa Parks de la época, y Juan Germán, el Luther King, de esos tiempos, Aunque, para ser justos, es al contrario. En aquel entoces, ambos se exponían a perder, de verdad, la cabeza por cuestionar la autoridad del Rey de España,

Roscio Nieves, murió en Cúcuta, allí iba a ejercer como presidente del Congreso Constituyente de Cucuta, su deceso fue el 10 de marzo de 1821 a las 3 a. m.

Homenajes:

En los años 1950, se publicaron sus obras completas. El 28 de junio de 2011, la Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, a solicitud de un numeroso grupo de guariqueños, resolvió trasladar los restos mortales de Juan Germán Roscio Nieves desde Cúcuta, Colombia, al Panteón Nacional, en Caracas, Venezuela, el altar más alto de los próceres venezolanos.

En el 2013 se celebraron los 250 años de su nacimiento, en la entrada del Municipio Roscio —San Juan de Los Morros— se coloca una estatua en su honor.​ la Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela crea una comisión para celebrar este aniversario,​ la cual coordinó el autor de este artículo se realizó una Jornada en la Casa Amarilla,​ sede de la Cancillería de Venezuela y una sesión en el Consejo Legislativo del Estado Guárico (La AN no realizó acto alguno, olvidando que Roscio fue el principal propulsor de la creación del primer congreso nacional en Venezuela.

A propuesta de este servidor, el Municipio Juan German Roscio pasó a llamarse Juan German Roscio Nieves a fin de honrar a la madre del prócer, Paula María Nieves. A causa de dificultades en identificar su tumba, el proceso de traslado de sus restos al Panteón de Caracas ha sido retrasado.

No obstante, Venezuela sigue en deuda con el Primer Prócer y Pensandor Civil de Nuesra América. En Guárico, y Bolívar (dónde vivió por años), falta mayor difusión de su obra y visualización de su imagen. En las escuelas del país, no se habla de su gesta; en las instituciones que fundó (salvó la Biblioteca Nacional que le dedicó una sala) apenas se le menciona (en la cancillería nada lleva su nombre, ni siquiera hay una pintura de su rostro, tampoco en el Banco Central de Venezuela, ni en la Vicepresidencia, Min Defensa, CNE, TSJ, AN); en el Panteón Nacional, insólitamente no está elevada su memoria. No hay parques ni plazas públicas o teatros en la capital de la República que lleven su excelso nombre. Un hombre que entregó su vida y bienes a la causa de la Independencia, único en fugarse de las terribles carceles españolas en Ceuta (África), redactor de los grandes documentos de la arquitectura institucional de la república, el hombre fuente y principal ideólogo del Movimiento 19 de abril de 1810, el cual se proclamó y diseñó la Independencia de Venezuela; que ocupó los cargos más importantes de la Junta Suprema de Venezuela: Canciller, Defensa, Economía y Secretario.

La deuda de honor con este titán de la libertad, en pleno Revolución Bolivariana, cada día es mayor y es una carencia fundamental en la eseñanza integral de nuestra historia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 571 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: