El coronavirus, la naturaleza, el planeta, están haciendo lo que el ser humano nunca se atrevió hacer ...

Ángela Merkel Canciller de Alemania con doctorado en Física y Ciencias, que hoy está viviendo una aislamiento y cuarentena obligatoria por causa del virus pandémico, ha declarado al mundo (en todo su derecho por sus estudios de toda su vida):

"Que la pandemia que hoy padece la humanidad posiblemente durará de 1 año a 2 años" ...

Siempre pensé, desde mi juventud hoy distante, que existía una sola manera de acabar la explotación desmedida y esclavizante del hombre por el hombre ...

Eran aquellos años que los sueños corrían tras nosotros, donde no teníamos escape, nos atrapaban con ese embrujo mágico donde era imposible escaparnos ...

¡Y era hermoso soñar!

Eran tiempos (y hoy también lo es) en que los niños solo jugaban con otros niños, donde los abuelos a manera de socorrerlos llegaban a su encuentro, por esa extraña cuenta regresiva de los ancianos de regresar a su niñez ...

Porque los padres no tenían tiempo para estar con sus hijos, porque el llamado "trabajo" se los impedía, sin comprender que sobre sus espaldas cargaban esos carteles invisibles que decían "ESCLAVOS" ...

Y esos mágicos sueños, que me robaban los otros que nos hacen dormir, me repetían en esas largas madrugadas de insomnio, que solo había una manera de quitar esas pancartas que cargaban sobre las espaldas nuestros padres ...................

¿Será que nunca pensaron?

Qué pasaría si el mayordomo se marcha, si la mucama dice un día "basta", si el jardinero se ausenta, si el obrero dejaba de ir a las grandes fábricas, al igual que los empleados de oficinas, industrias, bancos, etc., etc., ...

Qué pasaría si el piloto de su avión se hastía y se va, tal vez dirán: "Yo mismo lo vuelo" ...

Pero si no hay gasolina y nadie que la produzca o la venda, ese avión jamás levantará vuelo ...

De que le servirá las riquezas producto de la explotación de otros, si nada podrán comprar ...

¡Era la única manera de acabar la esclavitud milenaria!

Si el hombre, el padre de familia, decir un día: ¡Basta!

Tomar a sus hijos de las manos e irse para el campo a convivir con la naturaleza y los animales, para comprender que existe otra manera de vivir ...

 

 

 

¡Y vaya que es hermosa!

 

 

 

A cosechar su propio conuco, alimentarse de sus propias cosechas, con tiempo de sobre para abrazar a sus hijos y amar a su amada compañera ...

¿Pero qué paso?

¡Nunca lo hicimos!

Y los grandes capitales acumularon y acumulan riquezas que nunca podrían gastar, pero su avaricia no tenía ni tiene límites ...

Nos atraparon milenariamente con distracciones infinitas (las que enumere en mi mamarracho anterior) ...

Hoy la propia vida o el destino (como les gusta llamarlos muchos) lo está haciendo por nosotros.

Somos testigos del silencio infinito de todos ellos (en lo concerniente a ayudas necesarias para toda la humanidad) ...

Solo somos testigos de atletas que han dado un paso al frente (futbolistas, basquetbolistas y beisbolistas) han donado hacia sus semejantes las ayudas que tanto se necesitan hoy en tiempos de pandemia ...

Están haciendo todo lo contrario:

Convenciendo a nuestros gobernantes, que la cuarentena es un error, lo que conlleva a que se demore la misma, cuando la humanidad sabe que es el arma más eficiente para dar la batalla al "corona" ...

En Colombia está sucediendo, en EEUU del mismo modo (donde gobernadores mandan pa´ la ñoña a Trump y activan la cuarentena por cuenta propia), en Uruguay también retardan la medida, a pesar de que todos sabemos lo que está pasando en Italia y España por tomar tardíamente dicha medida ...

Siempre nos mintieron y nos enseñaron a mentir ...

Quieren un tonto ejemplo:

En Navidad nos hablaban y nos hablan de San Nicolás, Santa Claus, del Niño Jesús, de los Tres Reyes Magos, que traían un sinfín de regalos para nuestros niños ...

¿No hubiera sido mejor decirles que los regalos eran producto del esfuerzo de sus padres, para conmemorar y festejar un nuevo aniversario de la llegada del hijo de Dios? .............................

Saben algo: Si logramos vencer al corona ...

 

 

¡Nada será igual!

 

 

No deseo terminar este mamarracho sin antes hacer un pequeño relato a manera de confección:

(...) También mi persona forma parte de esos seres humanos esclavizados o auto esclavizados ...

Aún recuerdo el día que una compañera del Sur de mis raíces y mis amores, me dijo en un correo electrónico al yo narradle mis vivencias diarias: "Perdone compañero, pero usted no ha vivido" ...

Prácticamente en mi vida no ha existido días de descanso, he sacrificado mi vida por mis hijos, soñaba que fueran profesionales, trabaje y aun hoy trabajo de sol a sol, de lunes a lunes, mi persona no sabe para qué son los sábados y domingos, con más de 60 largos años, continuo sin descanso como si pensara que tengo 30 lejanos años ...

 

 

 

¡Y lo logre! Mis dos hijos que esta amada tierra me regalo, son profesionales, una abogada y el otro ingeniero ....................

 

 

 

Solidario y humanista como el que más ...

Será por ello, que cuando leí y leo una emotiva frase de nuestro Eduardo Galeano, ese extraño nudo se deposita en mi garganta sin quererse marchar ...

Aquí se las dejo:

"Tengo las manos vacías, de tanto dar sin tener, pero estas manos son mías" ...

(perdón por tanta estupidez junta, tal vez el culpable no sea mi persona de tantas tonterías juntas, sino esta larga cuarentena) ...

 

 

 

































 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1431 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas