No subestimes al coronavirus

La letalidad del nuevo coronavirus Covid-19 en Italia comenzó con valores parecidos a los reportados por China y ha llegado a alcanzar hasta un 7% según datos oficiales. La población mundial ronda los 7.000.000.000 de habitantes (siete mil millones). Si toda la población se infectara y la letalidad es la que hasta ahora ha mostrado en Italia, el número de muertos sería de cerca de 490.000.000 de personas (cuatrocientos noventa millones). En Alemania Angela Merkel anunció a sus ciudadanos que entre el 70 y 80% de ellos se infectarán con este virus, un porcentaje muy alto para un país con un buen sistema de salud. Alemania está preparando una vacuna. Si los cálculos de Alemania se pueden aplicar a los demás países y se infecta el 70% de los habitantes del planeta (4.900.000.000) y no se desarrolla una cura que además sirva para las mutaciones que sufre el virus y que le puede permitir una alta variabilidad patogénica y de adaptabilidad, el número de muertos sería de cerca de 343.000.000 (trecientos cuarenta y tres millones) muchos más que los 600.000 muertos ocasionados por algunas gripes. Esa letalidad o número de muertos que ocasiona en una población no solo tiene que ver con la probabilidad de sobrevivir de un paciente, la cual puede ser alta, pero si la propagación de la infección es rápida y alcanza gran número de personas y en poco tiempo, como ocurre con el coronavirus Covid-19, la capacidad de ocasionar gran número de muertos en una población es o puede ser también alta, en especial cuando el número de pacientes colapsa la capacidad de respuesta del país. Al contrario, un agente infeccioso que puede ocasionar una alta probabilidad de muerte en los infectados pero que su propagación en la población es lenta y ocasiona menor número de casos, seguramente que no ocasionará mayor número de muertes en una población. Pocos casos no colapsan hospitales. Es por eso que quienes comparan al Covit-19 de manera simple con otras enfermedades conocidas pueden cometer errores importantes y hacer que baje la guardia en la población de riesgo. Ésto último, por cierto, pareciera ser un objetivo político y económico implementado actualmente a través de la manipulación de la información sobre el nuevo coronavirus.

Una vez que aparecieron las primeras noticias sobre la epidemia en China, comenzaron toda clase de comentarios por las redes y noticieros en agencias internacionales, unas orientadas a disminuir la importancia y hasta ridiculizar la epidemia (no me refiero con "ridiculizar" al humor con que se trata cualquier noticia de interés y que generalmente es positivo), otras para exagerar y principalmente para afirmar de una vez, que se trataba de un virus manipulado para el bioterrorismo o la guerra biológica, y en este caso se acusaba tanto a China como a Estados Unidos de la autoría. Incluso aparentes especialistas en genética de virus argumentan que se trata de una manipulación con secuencias genéticas de diferentes clases de virus y organismos patógenos y que estaba dirigido contra personas con genética asiática, indígena americana y africana, algo que está desmintiendo la situación en Italia. Esta información podría estar destinada a tapar las graves insuficiencias de los sistemas sanitarios en muchos países, pero las actitudes de Trump parecen darle veracidad al coronavirus como arma biológica.

Por las redes también se aseguraba que la enfermedad (a pesar de que aún no sabían como era) causaba menos muertos que la gripe o no más que ella. Se recibían mensajes por whatsapp para tratarla fácilmente y a nombre de instituciones internacionales consideradas serias como la UNICEF. Se referían al virus como a una célula viva y se aseguraba que se mataba con agua tibia o caliente porque no soportaba más de 27-29 grados centígrados, en verano el virus simplemente debería desaparecer. Los virus no son células, no se consideran seres vivos porque no realizan ninguna función propia de los seres vivos que no sea poseer material genético (ADN o ARN) dentro de una cápsula de proteínas y polisacáridos que tienen afinidad bioquímica por la membrana de algún tipo de células, a las cuales se adhieren y así de manera "pasiva" el material genético penetra en ellas. Cuando las células infectadas cumplen sus funciones vitales reproducen ese material y lo leen produciendo las proteínas y otras biomoléculas de la cápsula. Con ello, dentro de la célula se ensamblan nuevos virus que terminan saliendo al exterior cuando la célula se rompe (lisis) y así pueden infectar más células. Un virus como el de la gripe o el covid-19 se daña fácilmente al secarse el medio húmedo que necesita para que sus biomoléculas sean funcionales. No se puede decir exactamente que muere, pero es válido en el lenguaje no técnico porque es más ilustrativo que dar una explicación bioquímica de como se "daña" al deshidratarse el medio donde se encuentra, es como decir que "la lavadora se murió". En un ambiente seco y clima "caliente" las microgotas que se expulsan con la tos pueden secarse muy rápidamente, pero es falso que el virus "muera" a 27-29 grados centígrados como se afirma insistentemente en las redes para proponer tomar con frecuencia agua caliente para eliminarlo fácilmente de la garganta. Por otro lado, si la garganta ya duele, tiene células infectadas y en ese caso, para "lavar el virus" habría que quitar las células. El cuerpo humano está como sabemos a casi 37 grados y generalmente ante una infección así aumenta su temperatura que puede llegar a más de 40 y sin embargo eso no daña al Covid-19. En un ambiente húmedo, el virus debe durar más tiempo sobre una superficie que en un ambiente seco.

Se afirmó o afirma que la vacuna prácticamente ya existe con diferentes autorías, y si no, un tratamiento milagroso tipo brebaje de plantas medicinales ya lo están utilizando, también se presenta como cura al interferón producido en Cuba que es muy bueno, pero éste actúa aumentando la capacidad de defensas inmunológicas del organismo, muy útil y a veces suficiente, pero no es una cura específica. En fin, toda clase de comentarios, unos en una dirección y otros en otra, pero predominan aquellos que le restan importancia y que anuncian su pronto fin, algo muy conveniente en medio de una crisis económica por el desplome de las bolsas de valores donde los mayores ricachones del planeta están perdiendo miles de millones de dólares y están desesperados por impedir que la crisis desatada por el coronavirus detone la gran crisis incubada desde el 2008 y que ha sido contenida a duras penas. Esa gente necesita buenas noticias aunque sean falsas para que la gente vuelva a comprar acciones y los precios se incrementen.

Esa subestimación inducida podría dejar desprevenidas a muchas personas e incluso gobiernos, como creo que ha ocurrido con el nuestro, tal vez asesorado por gurús como uno que recuerdo, visitante de Amazonas, asesor invitado por "El Proceso", vestido de blanco, y que comiendo un plato de carne en el restauran "La Pusana" dijo que los indígenas solo necesitaban mañoco (harina de yuca) para alimentarse, y cuando se le preguntó por las proteínas y vitaminas afirmó que el mañoco las tenía de tipo "virtual".

Recientemente RT internacional reportaba que China había encontrado probablemente al paciente cero, al primer paciente infectado registrado el 17 de noviembre del 2019 en Hubei, el primer caso confirmado fue el 8 de diciembre. Este paciente que apareció antes de declararse la emergencia. Médicos y enfermeras no sabían con qué trataban se infectaron y algunos murieron, entre ellos el médico que realizó la primera alerta de la gravedad de la situación. Todo esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de evaluar las últimas noticias y el triunfalismo sobre el vencimiento de la enfermedad en China por parte de algunas aparentes agencias, pues para cuando el paciente cero fue por fin diagnosticado como infectado con un nuevo coronavirus, ya el virus estaba circulando y probablemente el verdadero paciente cero pudo ser incluso anterior a él.

Ahora informan que la epidemia china se ha controlado totalmente, pero quienes fueron sometidos a aislamiento fueron los habitantes de Wuhan ¿Y en el resto de China? ¿Las inmensas fronteras? ¿Y los asintomáticos portadores? ¿Y la alta capacidad de mutación del virus? Todavía me hacía estas preguntas y se las enviaba a amigos por whatsapp (cuando aquí funciona) cuando pude leer la noticia del reporte por el gobierno chino de 10 nuevos decesos y 20 nuevos casos. ¿Control total de la enfermdad? El anuncio de haber acabado con la epidemia china parecía más bien publicidad paga por las bolsas de valores. Las buenas noticias a veces son mucho más tóxicas que las continuas referencias a posibles problemas.

A pesar de la toxicidad de las noticias optimistas, desde un inicio la situación se veía grave, aún entendiendo que el ser humano muestra genéticamente un comportamiento de mayor interés por las malas noticias por simple necesidad de aprender para sobrevivir. Los inicios de la epidemia en China ya mostraban que habían diferencias importantes con otras epidemias y las pandemias de gripe. Desde luego que el médico chino que advirtió de la grave situación se infectó, los primeros casos eran considerandos algún tipo de gripe y los médicos no tomaron precauciones, se infectaron, algunos desarrollaron la enfermedad, fueron aislados como todo paciente (presos) y se produjo la muerte de los primeros médicos y demás personal sanitario. En poco tiempo el presidente chino informaba que estaban ante una situación grave. ¿Qué tan grave? Las medidas adoptadas fueron lo suficientemente reveladoras, aislamiento de ciudades, encierro de habitantes en sus casas, construcción de hospitales en 10 días, desinfección de ciudades, uso de robots-enfermeros. El presidente chino siguió insistiendo en la gravedad de la situación. A pesar de las duras medidas de contención el virus se propagaba rápidamente. El gobierno chino anunció que la capacidad de infectar aumentaba y se habló de mutaciones y de una alta velocidad de mutación. Sin embargo, el número de infectados que morían parecían pocos y ese fue el principal argumento para subestimar al virus. No ocasiona más muertes que la gripe decían. Pero había y hay algo preocupante, respondí muchas veces a amigos y familiares que esos datos de mortalidad se daban en pacientes hospitalizados, todos fueron hospitalizados, China tenía los recursos para aislarlos y tratarlos y lo hacía. En los peores momentos las muertes no pasaban del 2% ¿Sería igual en un país sin suficientes camas de hospitalización, sin suficientes respiradores mecánicos, sin suficientes medicamentos? ¿Será igual si el virus muta a formas más letales? Italia dio buena parte de la respuesta. Los médicos allí deben decidir a qué pacientes tratar de acuerdo a sus probabilidades de sobrevivir. Conociendo a nuestros funcionarios ya sabemos cómo se decidirá a quienes tratar aquí. ¿Verdad? o a quienes transportar en una avión en momentos que los vuelos han sido cerrados por el gobierno, o a quienes atenderán en el sistema de salud paralelo. Personal sanitario de Italia afirma que la gente se aglomera en las puertas de los hospitales y no hay como ingresarlos, deben retornar a sus casas y muchos son aislados a punta de fusil. Una señora de la tercera edad debió esperar dos días para que retiraran el cadáver de su esposo muerto en casa.

Maduro hizo un llamado a no politizar la situación con el coronavirus. Lo que tal vez quiso decir es lo queremos todos, que no se oculte información y que no se fabriquen falsas noticias para crear alarmas más allá del nivel requerido para que la gente tome las precauciones y colabore con la contención de la pandemia en nuestro país y con ello en el mundo. Sin embargo, Maduro ya había propuesto que el coronavirus Covit-9 podía ser una arma biológica de EEUU y colocó a una responsable política con poder como autoridad única para encargarse de esta situación, algo que puede ser útil si hay verdadera voluntad política de hacer lo que hay que hacer y si tomamos en cuenta que la mayoría de las autoridades vienen haciendo lo que les da la gana en función de negocios personales. Y no solo las autoridades ¿Quién cierra farmacias o esconden productos para abrirlas o sacarlos cuando los medicamentos, mascarillas y desinfectantes escaseen y valgan mucho más? ¿Quienes comenzaron a vender una mascarilla en más de Bs. 400.000 apenas se anunció la incontenible presencia del virus en Venezuela? En Ecuador una mascarilla ya vale 20 dólares o más, aquí algunos ya los están imitando según afirman en las redes, pero donde el salario mínimo es 100 veces menor. ¿Es el gobierno quien las está vendiendo? Bueno, tal vez ya hay funcionarios que las han extraído del sistema de salud. "Las crisis son $$oportunidades$$" y somos todos testigos y víctimas de cómo las aprovechan muchos aquí, socialistas de papel y capitalistas mafiosos.

Finalmente no puedo dejar de referirme a la modalidad de clases a distancia por Internet y los apuros por colocar las bombas de agua que requiere Puerto Ayacucho o la presencia de numerosos grupos de narcos y narco-mineros en los territorios indígenas. ¿Ha visto Maduro cómo está el cableado de CANTV en esta ciudad? ¿Se hace el loco? ¿Era más importante continuar con las obras de pendejadas a la entrada de Puerto Ayacucho que resolver de una vez por todas los problemas del sistema de bombeo de agua y su potabilización? No tenemos agua potable ¿El gobierno le entregará tapabocas a los narcos y a los muchachos que reclutan para las cosechas de las hojas en Colombia?

Por último, hay dos cosas preocupantes-interesantes. Trump anunció triunfalista, apenas a inicios de la declaración de la emergencia por la OMS, que él mataría al virus. Trump se ha mostrado indiferente y prepotente ante la posibilidad de ser infectado, EEUU desarrolla una vacuna (si acaso no tiene una desde antes de la crisis) y ahora Alemania anuncia que Trump hace grandes esfuerzos por comprar en exclusiva la vacuna que está desarrollando ese país y por la que ha ofrecido hasta mil millones de dólares. Alemania ha anunciado que la vacuna es para el mundo, no para EEUU. Esto da mucho que pensar. ¿Cuántas vacunas hay? ¿Cuántas están en desarrollo? y ¿Porqué controlarlas EEUU?

Hoy me informan que la UNESCO ha puesto a disposición la Biblioteca Digital Mundial. ¡Qué buena noticia! Felicidades a los que tienen Internet. Nosotros y nuestros hijos trataremos aquí con nuestros telefonitos de Popi.

Sigan las recomendaciones de la OMS y las indicaciones del gobierno sobre prevención personal y colectiva.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1291 veces.



Íñigo Narvaiza


Visite el perfil de Íñigo Narvaiza para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: