Revitalizar la democracia

"Todo tiempo de sufrimiento es también tiempo de esperanza", escribió José Saramago, y los venezolanos tenemos derecho a exigir a los políticos las respuestas adecuadas que nos devuelvan la convivencia, la paz y la posibilidad de vivir sin sobresaltos ni carencias. Llevamos ya demasiados años de sufrimiento y caos, donde la política, divorciada de la ética, ha sido penetrada por personas egoístas, arribistas, intolerantes e inmorales. Es hora de arrancar a la política de la corrupción y prostitución en que ha caído, y revitalizar la democracia como el medio adecuado para garantizar el mayor bienestar a todos. El poder nos pertenece a los ciudadanos y un gobierno que se aferra a él a pesar de que ha destruido el país y ha perdido el apoyo de las mayorías, es no sólo un gobierno ilegítimo, sino también inmoral.

No podemos olvidar que la democracia es un instrumento y un compromiso. Un instrumento que sirve para todos y un compromiso que depende de todos. La democracia es un conjunto de reglas, al servicio de unos valores fundamentales para la convivencia que son la libertad y la igualdad.

Libertad para desarrollarnos como personas, para no ser manipulados ni vivir en el miedo o la inseguridad. Libertad para expresarnos sin temor y poder criticar y combatir todo lo que consideramos erróneo, antidemocrático e inmoral. Igualdad en dignidad, derechos y responsabilidades, en la diversidad y en las diferencias, sin discriminaciones ni exclusiones, con derecho a perseguir las propias metas y gozar de bienestar. Pero la libertad necesita de la tolerancia y la igualdad de la solidaridad. La tolerancia y la solidaridad son esas virtudes democráticas que deben guiar nuestro comportamiento social y político.

La tolerancia es el modo adecuado de convivencia y de búsqueda de la verdad, es la no-violencia activa. Es un esfuerzo constante, un aporte continuo ante el conflicto que nunca desaparece de la escena política. En palabras de Norberto Bobbio, "la tolerancia no sólo es socialmente útil y políticamente eficaz, sino que es éticamente obligatoria". Pero la tolerancia sólo es posible si se definen sus límites: lo intolerable. No podemos tolerar lo intolerable, lo que atenta contra la dignidad humana y los derechos fundamentales. Lo intolerable es el dolor y el sufrimiento producido por el comportamiento y las acciones de otros. La libertad no puede existir sin la tolerancia, pero la tolerancia no puede existir sin la intolerancia a los intolerantes. Por ello, no podemos tolerar a los que siguen ocasionando tanto sufrimiento y destruyen la democracia.

Si la libertad necesita de la tolerancia, la igualdad necesita de la solidaridad. La solidaridad se fundamenta en la dignidad de todas las personas y exige atribuir idéntico valor a cada uno, respetando y valorando sus diferencias, sin permitir que se conviertan en desigualdades. La solidaridad no es un sentimiento caritativo, sino deber de justicia para lograr que el origen racial o social, el sexo, la religión o las convicciones políticas puedan impedir la plena igualdad en el disfrute y ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales.

La democracia afirma el derecho de todos los ciudadanos a una vida digna, que les garantice la vivencia de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones. En Venezuela es nuestro deber ciudadano revitalizar la democracia, tan violada y destruida, para garantizar la paz, la convivencia y un desarrollo próspero y sustentable que alcance a todos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 343 veces.



Antonio Pérez Esclarín

Educador. Doctor en Filosofía.

 pesclarin@gmail.com      @pesclarin

Visite el perfil de Antonio Pérez Esclarín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonio Pérez Esclarín

Antonio Pérez Esclarín

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a286228.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO