¡Ah! ahora sí hablan de cordura

La arrogancia ha sido castigada en la historia mediante la justicia divina, empero, algunos dotados de capacidad intelectual, lograron propósitos durante cierto tiempo, por lo que se consideran sus realizaciones sin perdonar sus satrapías, o las violaciones a los derechos humanos, habida cuenta de ser hechos cumplidos. En Venezuela opositores políticos, más que todo politiqueros en las dos primeras décadas del siglo XXI, ni siquiera serán merecedores de mención, precisamente por su total ausencia de inteligencia, disfrazados bajo desplantes impertinentes.

Patetismo puro y simple el de quienes hace poco tiempo sostenían las peores descalificaciones para referirse a Chávez, su obra social, su pensamiento irrebatible de buenas intenciones, más su indudable conocimiento de la problemática venezolana, hoy varios de ellos evidentemente cansados de radicalismos por una facción opositora que juega a la traición a la patria, reaccionan catalogando de vendidos al extranjero a los extremistas de ultra derecha, con los mismos argumentos que desde el bolivarianismo antiimperialista y nacionalista, les hemos advertido quienes deseamos seguir bajo el modelo de sociedad socialista iniciado el 2 de Febrero 1999, procediendo por supuesto a debidas y ansiadas correcciones.

Se burlaron del Presidente obrero Maduro Moros cuando habló de tener cordura, dialogar y ejercer la oposición de manera racional, subestimaron erróneamente al dirigente sindical, llamándole en forma despectiva autobusero. En 2020 en medio de peleas opositoras estériles, violentas y vulgares, se dan cuenta que la cordura es necesaria, casi pregonan lo que les era prohibido, el respeto a quienes atacaron ferozmente con terrorismo mediático opositor, envuelto en manifestaciones, quemas y revanchismo.

El estruendoso silencio que hacen los grandes medios ocultando o desfigurando beneficios revolucionarios en Venezuela, o el éxito rotundo de Evo Morales en Bolivia, donde decidieron derrocarlo militarmente con payasos y payasas actuando dictatorialmente con la anuencia de Washington y el capitalismo internacional mercantilista, les llena el morral de ridiculeces que acompañan y empañan peor, su miserable politiquería nada democrática.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2323 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: