Se nos va el 2019: Año de grandes batallas

Es para mí un gran placer escribir en el último día del año y a través de la palabra que se hace verbo y mensaje, conectarnos en la posibilidad latente de construir visiones compartidas y acertadas de las circunstancias del pensamiento. Por encima de nuestras creencias e inclinaciones ideológicas y religiosas no debemos sacrificar la verdad, porque la verdad es siempre más que conocimiento.

Mis estimadas y estimados, venimos de un año duro, difícil y complicado, donde las fuerzas de la oposición y del imperio -llenas de maldad y de odio- arremetieron sin piedad contra el pueblo venezolano, secuestrándole la comida y alterándole la vida en todos los sentidos. El objetivo fundamental era crear una situación de rechazo general contra el gobierno de Nicolás Maduro y contra la revolución, que diera al traste con el proyecto político que despertó la esperanza en este país. Desde el 2013, o quizás mucho antes, la miserable clase política opositora, en componenda con las clase empresarial y comercial, pusieron en práctica toda su miseria como seres humanos, como políticos, como tendencias políticas, como empresarios y comerciantes. Primero acapararon los productos y los alimentos, luego los elevaron a precios infernales, los dolarizaron, golpeando el alma de nuestra familia, de nuestros padres y nuestros hijos. Por ello, más que por convicción ideológica, toda la oposición debe ser detestada, execrada y rechazada en todos los ámbitos.

Pero a pesar de todas esas acciones miserables de la oposición, el pueblo venezolano de manera consciente ha logrado una cultura política madura y de amplia visión, llena de fe por la patria donde vive. Gracias a esa madurez política el pueblo no sucumbió ante el formato de violencia y el caos sistemático de los grupos opositores. Igualmente, el gobierno revolucionario siguió avanzando para derrotar a la oposición en todos sus planes perversos. Ante toda esa campaña de terror y de violación constante a la convivencia política por parte de la miserable y detestable clase opositora, el gobierno siguió apegado a los postulados constitucionales y en ningún momento dejó de llamar al diálogo y a la paz. A pesar de todas esas arremetidas por parte de la oposición y el imperio norteamericano contra el pueblo y las instituciones del Estado, el gobierno revolucionario siempre ha actuó en el marco de las leyes y el respeto a los derechos humanos y políticos.

¡Oh, ahora comenzamos a entender! Durante el año 2019 toda la oposición se empantanó en el lodo egoísta de la conspiración y podemos decir claramente en este último día del 2019 que no han podido y no podrán acabar con la revolución, porque mientras el gobierno junto al pueblo ha arrancado la victoria de las fauces de la derrota y las dificultades las convertimos en triunfos revolucionarios, la oposición se pierde en los rastrojos de los descuartizados.

El 2019 fue el año de las grandes batallas, donde estuvimos obligados a derrotar a esa oposición criminal y nefasta para Venezuela. Siempre hemos dicho que el socialismo y capitalismo son dos proyectos antagónicos y necesariamente, para que sobreviva uno tiene que morir el otro; y en el caso venezolano no hay esa posibilidad de convivencia, de allí que hay que implantar de una vez por todo el socialismo y enterrar para siempre el capitalismo. La tarea sublime del gobierno en este año 2020 tiene que ser una gestión justa, eficaz y sabia, y eso se logra con el socialismo. Un abrazo fuerte y un feliz 31 de diciembre. Desde aquí, desde la ciudad de las nieves eternas, les deseo un feliz año 2020.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 505 veces.



Eduardo Marapacuto


Visite el perfil de Eduardo Marapacuto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a285728.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO