Hoy Último Día del Año 2019

Es hoy 31 último día del año, y luego de haber celebrado en familia, los que nos quedamos en la patria añeja de recuerdos y añoranzas, de nuestro andar de niños, de juventud estudiantil, de novios, de esposos de amantes padres y de aprendices el vivir viviendo, sin haber perdido para nada la dignidad, los principios, la ética o la moral, ni los sentimientos de amor y de paz.

Recordando estamos en estos días, la vida de aquellos santos padres que fueron San José y su esposa María, y habiendo celebrado nosotros con alegría el nacimiento del niño Jesús, en el pesebre de la ciudad de Belén, donde José había nacido, y regresaba para registrarse por orden del emperador romano César augusto en el censo. San José y su esposa María no tienen más remedio que alojarse en un establo donde duermen los animales: asnos, vacas, ovejas. Allí es donde nace este maravilloso niño, que nos une a toda la familia cristiana en estos días, con su mensaje de paz y amor. María da a luz y lo envuelve en trozos de tela, y lo acuesta en un pesebre, especie de cajón donde comen los animales.

Hoy es último día del año, estas fiestas han reunido en la mesa de nuestras casas a las familias que han quedado en la Patria venezolana, vamos a celebrar con fe y esperanza este amanecer de un nuevo año lleno de paz, amor y felicidad unido al abrazo en familia con las doce uvas del tiempo acompañadas con los alegres sonidos de las campanas y un brindis lleno de burbujas de esperanza, paz, salud y prosperidad juntos con nuestras familias las que se quedaron con nosotros, sentados todos en nuestra mesa de esta última cena del día del año que termina, despidiendo así este viejo año 2019.

Como parte, de una tradición, nuestra familia forma parte de ese vinculo con el pasado, con el recuerdo y la nostalgia que nos trae esta fecha, para unos llenas de alegría y adornada de esperanza nueva. Para otros de tristeza, de familias separada residentes hoy en otras tierras, como antaño hiciera José cuando marchó a Egipto con María, para salvar la vida de aquel Divino niño Jesús, de la furoa del Rey Herodes contra los niños inocentes.

Ayer estos compatriotas emigran esperanzados en hallar como un tesoro el llamado " Nuevo Sueño Américano" (el cual no existe) si quieres ganar el pan allí, es con el sudor de tu frente, trabajando como un esclavo (más siendo latino) sueño que muchos jamás encontrarán, dejando sus vidas en lejanas tierras y no en su patria. Donde están sembrados sus amores, querencias, amigos, recuerdos y familia, muchos de estos familiares y compatriotas, mueren en esas tierras lejanas donde hablan otro idioma, tienen otras costumbres o desprecian a los latinos, llamándoles marrones, (brown) o haciéndoles el (Buyin) en la escuela a los niños si no hablan inglés o hablan español latino o inglés con acento latino así como le llaman los gringos a nuestro idioma. Algunos de estos venezolanos han regresado a su patria, pero los más, engañados por falsas esperanzas, jamás volverán a sentir el cálido abrazo de fin de año de abuelos padres, y hermanos que quedaron en su Patria.

Todos somos parte de ese sueño, el de ser una gran familia sentados uno al lado del otro, como hizo Cristo con sus apóstoles en la última cena, sentado juntos incluso con un Judas.

La familia para muchos de nosotros cristianos es sagrada, intocable, y debe permanecer unida, para ayudarnos los unos a los otros, y amarnos sobre todas las cosas como indican las reglas de oro de las Sagradas Escrituras.

Pero no ha sido así en muchos de nuestro hogares, esta noche es ultima del año 2019, en muchas mesas estarán ausentes: nietos, hijos, hermanos a los que sus otros familiares sentados en esta cena de final de año, no podrán esta noche darles en persona un abrazo de feliz año, ni comer con ellos las uvas del tiempo al compás de tañer dulce y esperanzador de las campanas de la Patria, del villancico y el cañonazo de las doce.

Circunstancias de la vida dicen unos, otros piensan cada cabeza es un mundo, otros vive y deja vivir, "cosa que no estoy de acuerdo, pues nos comeríamos los unos a los otros" somos cono Cain y Abel acaso dicen otros, o quizá la Torre del (Babel Alimaña) y sus demonios nos han dividido.

Esto mismo pasó con siglos ha, con las 12 tribus del padre Abraham, tanto que aún hoy pelean unas contra otras, matándose unos contra otros siendo hermanos.

Como sabemos árabes e israelitas provienen del mismo padre, hijos de Abraham fueron Ismael e Isaac.

Esta noche, la última de año viejo, sentaré en mi mesa para esta cena, como invitados a la Paz. Junto a Ismael e Isaac (sus espíritus) para que se reconcilien en paz, a la Esperanza, y la Caridad, a la Patria, la a Justicia y a Revolución Mis espíritus invitados: Cristo, Bolívar, el Comandante Eterno el Che y Fidel, para unidos brindar con alegría por la salud el amor y la prosperidad del pueblo venezolano este año que 2020, y por el recuerdo de aquellos seres queridos que hoy no nos acompañan por una u otras razones de la vida.

Levanto mi copa para brindar, por la amistad la familia, y el amigo cuyas virtudes se reflejan en el cristal de esta copa y su rojo vino



Esta nota ha sido leída aproximadamente 742 veces.



José Juan Requena


Visite el perfil de José Juan Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: