Chela la Ñeca y Pipo en un diálogo navideño

En los conucos del portachuelo pa´bajo, este 25-D se sentía una tranquilidad muy bonita, adornada con ligeras lloviznas y un sol, que estaba como disfrutando el nacimiento del Niño Jesús. El silencio era escandalosamente cortado por los cantos de las guacharacas, que parecían muy angustiadas por la ausencia del guacharaco Carrao.

Pipo aprovechando que su fiel amigo Juancho Marcano se había tomado unos roncitos la noche del 24 y aún se le veía dormido en su chinchorro, decidió irse por sus propios medios hasta el conuco de Ñango Marín para ver, si el Niño Jesús había andado por ahí. Al llegar a la mata de mamey, vio a Chela la Ñeca y cuando le iba a dar el tradicional saludo de feliz navidad, sintió la descarga de los cantos de las guacharacas, que ansiosamente solicitaban la presencia del Carrao. El guacharaco Carrao había salido la tarde del 24-D a llevar un recado a San Sebastián de Tacarigua, prometiendo volver en un ratico y aún no había aparecido. Suponían las guacharaquitas, que el Carrao se había entusiasmado con la parranda que Hernan González monta los 24 de diciembre y viene terminado el 25 en horas de la tarde.

Pipo consciente,que las guacharaquitas tenían motivos para estar angustiadas por la ausencia del Carrao, espero un momento y cuando estuvo seguro, que su saludo de feliz navidad no sería opacado por las guacharaquitas, le tiro un besito soplaó a Chela la Ñeca, deseándole feliz navidad.

Chela la Ñeca, agradeció el gesto y el beso de Pipo, pero diciéndole a su corazón, que no era ese el beso que tuvo esperando toda la noche como regalo del Niño Jesús. Chela la Ñeca al pensrar en todas las vueltas que dio esa noche buscando el beso del pollino Palomo, volvió a sentirse como una mal querida.

Al rato, Chela se animó a conversar y le dijo a Pipo: yo no tengo dudas de nuestra condición de burra. Estoy consciente, que servimos para cargar. Históricamente, el perfil agrícola de toda Tacarigua está estrechamente conectado con nuestra existencia. Por siempre, hemos sido el mejor amigo de los conuqueros de Tacarigua, pero este hecho absolutamente cierto, no ha podido mejorar nuestra condición. Nunca hemos sido considerada como el mejor amigo de los agricultores de conucos y ese resentimiento lo llevo por dentro.

Tenía dudas amigo Pipo, sobre esa condición que ustedes tienen de ser reconocido como el mejor amigo del hombre. No era una duda infundada. Sé amigo Pipo, que siendo ustedes supuestamente el mejor amigo del hombre, más de una vez, le han clavado a sus fieles amigos los colmillos. No se ha visto en esta vida, que un burro haya mordido a una persona. Sé, que en El Maco, El Cercado y Tacarigua, muchos jóvenes fueron mordidos por una burra, pero esto no fue una reacción de hostilidad. Tuvo otros motivos, aseguro Chela.

Pipo estaba todo desconcertado porque sentía que Chela reclamaba algo o le estaba pasando una factura anticipada. ¿Sigo oyendo a esta Chela que amaneció hoy como rabiosa? Cuando Pipo estaba ya moviendo su cola como despidiéndose, sintió que Chela lo atajó e inmediatamente le dijo: Pipo esa idea o sentimiento lo disolví en mi corazón, aunque sé, que ustedes han mordido a sus fieles amigo. Supe ahora y a través de una linda historia escrita por el Profesor David Guerra, que definitivamente, ustedes tienen méritos para ser reconocidos como uno de los mejores amigo del hombre, entendiendo por supuesto, el puesto que tenemos los burros y las burras en esta relación hombre-burro-naturaleza. Supe hoy amigo Pipo, que en San Sebastián el perro de María Tango, cavó un hueco y se echo a morir, cuando vio que a su fiel amiga la sepultaban. El hueco lo cavó amigo Pipo, justo al lado de la sepultura de María Rivas, conocida como María Tango

No hay bolero en el mundo, que sea capaz de explicar esa amistad y lealtad. Esto me lleva a concluir camarada, que en algunos casos, ustedes pueden ser el mejor amigo del hombre, como ayer nosotras fuimos el mejor amigo de los jóvenes de Tacarigua, El Maco, el Cercado y otros pueblos de Margarita. Tu no sabe porque te lo digo, pero tengo grandes historias reales medias románticas sobre esta afinidad entre nosotras y los jóvenes de Margarita. Esto ahora no se acostumbra porque el mundo dio un giro tremendo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1640 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: