El Diablo de Papa negro (Arturo Sosa) es el mismo Diablo de Gualberto Ibarreto y anda suelto

Equivocarse es de humano y también de Papa negro y Papa blanco. Así me
llegó el guacharaco Carrao, en el momento en que la burrita Chela la Ñeca,
me preguntaba sobre las obras emblemáticas del gobernador Antonio Díaz en
Margarita. Cuando intentanta enumerar las obras del gobernador de Margarita
y estaba a punto de descubrir, que me quedarían los diez dedos de mis manos
sin poder usarlo para enumerar las obras, llegó el Carrao con sus tropel,
que sacó al periodista Juanco Marcano de la meditación que experimentaba en
ese justo momento. Así no se pude, dijo el priodista.

El carrao gritaba: El diablo era una realidad simbólica, pero existe porque
Gualberto Ibarreto, que no es papa ni cura ni monaguillo lo vio, llevando
entre sus cachos al hijo de Ruperto. El hijo de Ruperto, es de ese Ruperto
que Alí hizo canción. Ese Ruperto, que el diablo tentó para dejar su campo
y venirse a Caracas a montar su rancho "con latas vacías de Pepsi-Cola y
con latas vacías de Mobil-Esso".

El Carrao llegó y le saboteó la meditación de Juancho Marcano e impuso su
ley a fuerza de gritos. Una vez que el Carrao se montó en una de las ramas
de la mata de piñón, se ajusto su colita y se vino con su tema del día.
Resulta mis estimados amigas -comenzó el guacharaco su explicación-, que el
Papa Negro, que en otros tiempos ganó fama en Venezuela, negó la existencia
del diablo y ahora recogió su metida de pata. Dijo primero que el diablo
"era una "una realidad simbólica". No crean que esto lo dijo el Papa negro
seguro de lo que estaba diciendo o por ignorancia. Él está seguro del
diablo, porque Gualberto lo vio en Carora. Si alguien sabe de la existencia
del diablo -aseguraba el guacharaco-, es un cura encompetao. Según mi
modesta opinión, los curas encopetados y el diablo, son como uña y mugre.

Rectificó el Papa Negro, porque seguro que el diablo le reclamó la vaina de
estar calificándolo como una "realidad simbólica". Creo- dijo el Carrao-
que el diablo le dijo a Sosa, entre bomberos no podemos pisamos la
manguera. Recoge tus palabras Papa.

El papa negro recogió la metía de pata y vino a decirnos, que el diablo "
*naturalmente* existe todavía como una fuerza que intenta destruir nuestros
esfuerzos". Dijo así el Papa Negro. El diablo naturalmente existe.
https://www.aporrea.org/internacionales/n349797.html

Al recoger la pata que metió a fondo, Arturo Sosa, casi que dijo que el
diablo fue un ángel que brinco la talanquera. El Papa negro lo dice de otra
manera. Sosa, según el catecismo nos habla del diablo como "ángel caído".

No se qué piensa Chela sobre este interesante y polémico asunto teológico,
pero este guacharaco, tiene la tesis, que el diablo naturalmente existe y
lo importante es saber con quién anda este diablo, que naturalmente existe.
Yo me atrevo a experimentar una triangulación de la tesis de Lenín para
calcular con quién anda este diablo. No me preocupa por donde anda sus
hijos, porque los hijos er ´diablo están por Margarita y los que se fueron
de la isla, andan por el Tigre, Anaco, y otras zonas del oriente.

El Carrao seguía en su explicación y metió a Lenín en el asunto teológico.
Dijo el guacharaco: Lenín dijo una vez, que había que estar ahí donde
estaban las masas. Yo soy de la idea -seguía el guacharaco en su
explicación- que el diablo tiene que estar donde están los "cristianos" que
dicen serlo y viven haciendo sus tropelías. El trabajo del diablo es justo
en ese medio. Un cristiano ecompetado y pederasta, es un diablo
naturalmente existiendo. El obispo Baltazar Porras, es una especie de
diablo suelto y disfrazado de político naturalmente existiendo. Su causa no
es la causa de los "bienaventurados que tienen hambre y sed" . Su causa es
otra, un poco egoísta y diabólica.

La Conferencia Episcopal Venezolana es un montón de diablos existiendo
naturalmente y también como una realidad simbólica. Así pues, que ya es muy
importante saber que el diablo existe naturalmente, pero es más importante
saber con quién anda, porque dime con quien anda y te diré que eres un
diablito.

¿Que piensa Chela de esto?, preguntó el Carrao.

Yo guacharaco, sé o intuyo, que el pollino Toto es un diablo. Me me con
ganas de fusilarme y los curas tienen esa manía de fusilar. Creo que el
pollino Palomo es un ángel, pero estoy sospechando de él porque estando
divino, le saco fiesta y no me entiende o se hace el loco.

Tu Mamanta, qué piensa sobre la existencia del diablo, me preguntó el
Carrao. Yo guacharaco, comparto en una parte la teoría del Papa negro. El
diablo existe naturalmente y creo también, que el diablo es una "realidad
simbólica", que mucha gente lleva en su cabeza y por eso viven y se
comportan como unos diablos. Son como una especie de diablitos, aunque uno
los ve muy humanitarios y ofreciendo ayuda como corderitos, su idea es
autoponerse donde "haiga" y coger, como un diablo o como un rastrojo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1074 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: