Nueve notas geopolíticas sobre la guerra multiforme contra Venezuela

1) El TIAR es la versión armada del Grupo de Lima. Un parapeto militar con tufo a "Guerra Fría", engendro del "panamericanismo" made in USA, inservible a los pueblos, pero útil a los intereses gringos; obsoleto precoz, una chatarra que cuando tenía 35 años, no "asistió" a defender a Argentina de la agresión inglesa. Locura es, sin embargo, que sean políticos con nacionalidad venezolana, los que soliciten reactivarlo contra su propio país. Otro delito de traición en la larga lista de crímenes constitucionales del fascismo criollo.

2) Las fotos del "titán" Guaidó con terroristas colombianos del cartel "Los Rastrojos", son una prueba del vínculo paramilitar del gobierno uribista de Iván Duque, y de la injerencia belicosa de éste contra Venezuela. Delito de agresión que tendrá que ser juzgado en su momento por la justicia internacional.

3) Todos los actos ejecutados durante la trama "Guaidó" son ilegales, inconstitucionales y violatorios del Derecho Internacional. Este títere del dúo Trump-Duque, ha usurpado la figura de "presidente" de la República, invadiendo írritamente la competencia exclusiva de las relaciones internacionales; nombrando directivos de empresas del Estado para que las entreguen al capital transnacional; manejando recursos públicos en divisas con la connivencia de gobiernos y bancos extranjeros sin tener facultades ni los mecanismos institucionales para ello, con lo que ha incurrido en gravísimos delitos de corrupción; se ha confabulado con gobiernos enemigos para socavar nuestra soberanía y agredir a nuestro pueblo; y para colmo, ha ofrecido territorio de la Patria a cambio de apoyo financiero para su desgraciado propósito. Alta traición, anemia espiritual, asquerosa megalomanía.

4) El gobierno del empresario neonazi Donald Trump, zigzagueando entre "sanciones" unilaterales criminales y amenazas militares, luce atrapado en la crisis sistémica que lo coloca ante el espejo de la historia mirando su propia decadencia como centro de hegemonía imperialista. Es el clímax de la podredumbre cultural de la civilización del lucro depredador. Sus mismos electores ya lo detestan. La humanidad entera lo repudia.

5) Las pretensiones de la Exxon Mobil sobre los recursos energéticos en la fachada atlántica de nuestra Guayana Esequiva, en complicidad con algunos políticos guyaneses, constituyen un factor de perturbación de la convivencia respetuosa entre pueblos vecinos. Las controversias limítrofes deben ser dirimidas pacíficamente en el marco del Derecho Internacional y los acuerdos validados por las partes, sin el morbo de la injerencia de terceros con mala fe. Fuentes de inteligencia social informan sobre entrenamiento de grupos armados en zonas selváticas del territorio en reclamación. Remember "Operación Tenaza".

6) Como parte de la guerra híbrida no podía faltar el componente psicosocial, plagado de apelaciones fascistas que manipulan las más ruines miserias humanas, como la xenofobia. Lo más extraño es que una parte de la oposición derechista ha contribuido grandemente al linchamiento moral contra la venezolanidad. Expresiones de odio xenófobo extremo se han producido en países como Perú y Colombia, donde venezolanas y venezolanos ha sido cruelmente flagelados ante la mirada cómplice de autoridades gubernamentales. No tengo duda alguna que estas abominables prácticas, guardan estrecha relación con el antibolivarianismo que las oligarquías de esos dos países en particular, han inculcado a su población desde los tiempos de la gesta independentista.

7) El encumbramiento coyuntural del fascismo latinoamericano, viene mostrando el verdadero rostro de la derecha como fuerza sociopolítica retrógrada, que elimina beneficios sociales conquistados por las luchas de los pueblos y por la gestión de los gobiernos progresistas de períodos recientes. Este fascismo de nuevo cuño, asumiéndose falazmente como "democrático", pero nostálgico de dictaduras atroces como las brasileñas, argentinas y chilenas, es la negación de la visión humanista-ecológica que constituye hoy día la vanguardia cultural en el mundo. Hay que detenerlo y derrotarlo por el bien de la especie humana.

8) En lo económico, el propósito de la guerra contra Venezuela es apoderarse del petróleo y demás recursos estratégicos de la nación; pero en lo político-ideológico, es destruir el proyecto bolivariano. A nada le temen tanto los gringos y la derecha latinoamericana como al resurgimiento de la Doctrina Bolivariana.

9) Proyecto bolivariano, petróleo y guerra comercial, convierten a Venezuela en capital mundial de la geopolítica, sitial compartido con Medio Oriente por los sucesos en torno al Golfo Pérsico. Rusia y China muy bien colocadas en el tablero, riman alianzas con actores claves en la región mahometana; mientras un lejano Tío Sam parece no comprender el nuevo mundo que lo rodea.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 636 veces.



Yldefonso Finol

Economista. Presidente de la Comisión Nacional de Refugiados. Militante chavista. Poeta. Escritor. Ex constituyente.

 caciquenigale@yahoo.es      @IldefonsoFinol

Visite el perfil de Yldefonso Finol para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282751.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO