Mi palabra

Guarimba fascista contra Maduro

“La tontería es infinitamente más fascinante que la inteligencia.

La inteligencia tiene sus límites, la tontería no”

Claude Chabrol

Director de cine francés


La palabra guarimba, parece tener su origen del alemán; y su utilización según algunos estudiosos de nuestro idioma, tiene relación con juegos infantiles; paradójicamente un grupo de la oposición venezolana se ganó el remoquete de guarimberos, y no precisamente por estar metidos en actividades relacionados con los niños. En los últimos meses, la violencia callejera fomentada por estos combinados políticos, ha venido desapareciendo: en primer lugar, por la debilidad de los seguidores de la derecha, decepcionados por sus dirigentes, entre los que destaca el guarimbero mayor: el autoproclamado, cada día más comprometido por traición a la patria, y su última andanza en territorio colombiano, lo termina de hundir en un fangal; en segundo lugar, el verdadero autor intelectual de estas actividades, el imperialismo estadounidense, le cambio la seña a sus dirigidos para tratar de salir del Presidente Nicolás Maduro, por la vía de la presión psicológica, minando la resistencia moral de un compatriota, el cual ha demostrado temple de acero.

Todos los estudios sobre los nuevos métodos de los gobiernos estadounidense para penetrar los países en busca de riqueza, tienen su fundamento en socavar la consciencia de sus habitantes, y para esto gastan millones de dólares. Han creado un laboratorio tan sofisticado, capaz de convertir falsedades en verdades, en cuestiones de segundo. Personajes macabros, con un historial de muerte en sus intervenciones, los presentan de la noche a la mañana–Elliott Abrams–en unos “inocentes” capaces de presentarse, en una procesión haciendo el papel de Nazareno. Han invadido países –Irak– con argumentos lanzados al aire, como el que le roba un caramelo a un niño, y después tratar de engañarlo regresándole el envoltorio.

Todas las actividades, tanto directas, como indirectamente tienen un solo blanco: Nicolás Maduro, y hasta los momentos se han conseguido con un líder, tan compenetrado y comprometido con un pueblo amante de la paz, que, por muchos ataques por los distintos medios, tanto de la derecha, como de traidores surgidos del mismo gobierno, terminan en una sola palabra: madurismo, sin poder conseguir el objetivo trazado, en medio de una crisis económica, fabricada por el poder ejercido a través de la dependencia férreamente establecida por la moneda estadounidense en todo el quehacer de nuestro país.

La guerra económica perversa y criminal, en la cual el imperialismo ha metido a los venezolanos, presentando todos los días, como el único culpable al Presidente Maduro, tiene sus raíces en el método fascista empleado por Adolf Hitler, a través de Joseph Goebbels, ​ ministro para la Ilustración Pública y propaganda del Tercer Reich. Al retroceder a esa etapa macabra de la humanidad, y analizamos los principios de la divulgación nazi, encontramos tantas coincidencias, con las que utilizan en estos momentos los enemigos del proceso bolivariano, que parecen vivir con la cartilla debajo del brazo repasando las lecciones.

De los 11 principios de la propaganda nazi, solamente me voy a referir a tres, por las coincidencias de algunos opositores difusores de mensajes, contra el Presidente Nicolás Maduro: 1) Principio de simplificación y del enemigo único: “Adoptar una única idea, un único Símbolo; Individualizar al adversario en un único enemigo” Esto lo han venido haciendo tres escribientes muy activos: Jesús Antonio Vivas Santana, Rafael Ramírez Carreño, y Oscar Heck. Al utilizar la palabra madurismo. 3) Principio de la transposición: “Cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, respondiendo el ataque con el ataque. Si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan” Al momento el autoproclamado trató de tapar el encuentro con los paramilitares colombianos, acusando al gobierno de encubridor 7) Principio de renovación: “Hay que emitir constantemente informaciones y argumentos nuevos a un ritmo tal que cuando el adversario responda el público esté ya interesado en otra cosa. Las respuestas del adversario nunca han de poder contrarrestar el nivel creciente de acusaciones” En este principio se han basado Trump, y su pandilla (Pence, Pompeo, Elliott Abrams) y John Bolton, quien renuncio o lo “renunciaron” en momentos, cuando se creía la soga para ahorcar a Maduro.

La única y gran diferencia de la propaganda nazi, con la empleada por los enemigos de la patria, se encuentra en los medios para su divulgación, el cual no es otra, que la tecnología; tan violenta y precisa, pero a la vez se puede convertir en un arma de doble filo, como ha sucedido con el autoproclamado, no había salido de suelo colombiano, cuando ya se sabía, dónde, y con quiénes se encontraba reunido, para seguir engrosando el expediente que en cualquier momento lo lleva derechito a la cárcel.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 866 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282422.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO