Nacer y morir

Una copa más, estaba en esto, en la víspera de San Pánfilo, viernes, en que el cuerpo lo sabe y el alma lo arbitra siempre, hecho pánfilo, lelo e inquieto, entre Pinto y Valdemoro, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, y sonaban Los Panchos, en Cantaclaro Rancho de San Carlos, y de la penumbra védica whitmaniana, del sonido de Los Panchos, surgían iguales elementos contrarios, nacer y morir, mas Dios, no dale cachirulos a burundanga, aquella música atropéllame, el oscuro tronco inerme dionisíaco como también el húmedo radical quijotesco cervantino. Una guitarra, indica beber abundante en exceso, hasta matar el húmedo radical en que consiste la vida. Van surgiendo iguales elementos contrarios, exceso y defecto, viéneseme al magín el filósofo de Estagira, y sus aspectos límbico antagónicos, pues toda vez que haya exceso y defecto, enséñase, que forzosamente ha de haber un medio, su tercio excluso y su tercio incluso, y entre estos el tercio incluso aristotélico profundo, que ha de revolucionar al entarimado entendimiento ético estético espiritual. Y la espiritualidad hebrea borrosa, tomará las iglesias, en que el centro universal unificado reflexivo teilhardiano y la fe hebrea contradictoria borrosa abismal, han de ser expresiones similaricadentes, por la calle de en medio, entre la certidumbre y la incertidumbre, entre la esperanza y la desesperanza, entre la convicción y la duda, entre la certeza y la duda, entre lo visible y lo invisible. Ha de venir una fe revolucionaria avanzada, una iglesia como el viento que nunca duerme, una fe y una iglesia borrosa difusa teilhardiana, como teoría holística einsteiniana, teoría del campo unificado, en que habrá de inscribirse el entendimiento, entre estéticos aspectos límbico antagónicos, de lo humano y lo divino octaviopaziano, en la jurisprudencia originaria difusa del Derecho Usual Ordinario Romano Borroso, en el punto inflexivo topológico de la cubicación cúbica picassoiana, entre el puntillismo y el cubismo. Chopin entre Bach y Beethoven, y la hamletiana (Y) griega luisalbertomachadoiana entre Seurat y Picazo, entre ser y noser. Una nueva moral, que no agótase, entre los valores polarizados y valores jerarquizados, entre entorno lingüístico y entorno físico, y por la calle de en medio el tercio incluso aristotélico profundo. Con digresión y sin digresión, todo lo dicho son contenidos que contiene el continente, nacer y morir, recuperados casos límite contradictorios en la música de Los Panchos, mas que, la conjunción borrosa incluyente griega (Y), haría las veces de prudente trompo aguantador equilibrado, para siempre, de equilibrio dinámico dialéctico dialógico diplomático, mas y más, aun y aún, todo es contenido que contiene el continente de continentes, ser y noser, yin y yang, de la literatura védica upanishad sánscrita, modernidad ilustrada originaria de la nueva orientación trascendente einsteiniana, en el lienzo pictórico blanquinegro del yin y del yang, y en la grafía del torbellino de ideas de la dinámica de grupos villaverdeiana, esquema mecánico imaginario, de los aspectos límbico contradictorios, lo consciente y lo inconsciente, en que surgen dos triángulos rectángulos pitagóricos y dos pirámides pareadas kelsenianas paradójicas, de figura rectangular, consciente e inconsciente, Derecho Usual Ordinario y Derecho Inusual Extraordinario, que surgen de la base diagonal hipotenusa teoremática samosiana, de la base teoremática diagonal rectangular socrateiana contrarrecíproca, trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho, del hecho y del Derecho, de lo veraz y lo verídico, en que están los mejores resultados óptimos en la optimalidad ortogonal pitagórica. Diagonal socrateiana hipotenusa pitagórica, partida en dos partes iguales equilibradas en el punto crucial decisivo y tercio incluso aristotélico profundo, de equilibrio dinámico dialéctico dialógico diplomático, dicho muchas veces en todos los escritos que Aporrea alberga para mojón conversación y mejor información, que entre Pinto y Valdemoro, en la víspera de San Pánfilo, una copa más, a cada ratico, insurgen los aspectos límbico antepuestos, nacer y morir, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, en Rancho Cantaclaro de San Carlos, con El Trío Los Panchos.

De la penumbra védica whitmaniana, del sonido de Los Panchos, surgían iguales elementos contrarios, nacer y morir, ave fénix difusa, figura renacentista de la vida y de las cenizas, renovación perpetua contradictoria borrosa, piramidal egipcia kelseniana, nacer y morir, una copa más, Los Panchos y Amado Nervo, entre Pinto y Valdemoro, en Canta Claro Rancho de San Carlos, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, en víspera de San Pánfilo, viernes, el cuerpo lo sabe y el alma lo arbitra siempre. “Y cuando me vaya para siempre, entierra/con mis despojos tu pasión ferviente; /a mi recuerdo tu memoria cierra; /es ley común que al que cubrió la tierra/el olvido lo entierra eternamente.” Perlas negras amadonervoianas como las perlas blancas jorgeluisborgesianas: “Defiéndeme, Señor, de impaciente/apetito de ser mármol y olvido; /defiéndeme de ser el que ya he sido,/el que ya he sido irreparablemente.” Toda la poesía de perlas negras y perlas blancas, de perras blancas y perras negras, de Jorge Luis Borges y Winston Churchill, de Miguel Homero y Ermila Zenobia. Una copa más y más,…, nacer y morir, ¡qué me importa que la entropía hágase dueña de mi cuerpo!, en los aspectos límbico antagónicos, entropía y extropía, que estropea mi magín, la víspera de San Pánfilo, viernes, el cuerpo lo sabe y el alma lo arbitra siempre.

De la penumbra védica whitmaniana, del sonido de Los Panchos, surgían iguales elementos contrarios, nacer y morir, ave fénix difusa, figura renacentista de la vida y de las cenizas, renovación perpetua contradictoria borrosa, piramidal egipcia kelseniana, nacer y morir, una copa más, Los Panchos y Amado Nervo, entre Pinto y Valdemoro, en Canta Claro Rancho de San Carlos, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, en víspera de San Pánfilo, viernes, el cuerpo lo sabe y el alma lo arbitra siempre. Al tiempo que rauda, entre mí, entra en mí, profunda abismal la voz de Mayra Martí en concomitancia Mario Suárez, el vals de Rafael Andrade y Manuel Rodríguez Cárdenas, morir es nacer: “Morir es nacer, muriendo de amor, yo vivo feliz, si una mirada me das…” Ave fénix de nunca acabar, en movimiento real espiralino sinusoidal, eterna noria notoria. Pareciera la combinatoria de la estética con la ética en punta de lanza, rempujada repujada por el entendimiento y el espíritu, la felicidad y la desgracia, la máxima felicidad posible de Bolívar, Padre de la Patria, la democracia participativa protagónica de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela contrapuesta a la desgracia del nacismo fascismo en esta América que inevitable desplazase hacia el Ideario Bolivariano, con el rempuje y repuje del Comandante Chávez, lo ha sabido muy bien la canalla Norteamericana, Bush Obama Trump, que no han de soltar a Colombia, Brasil, Paraguay, Perú, Ecuador, Argentina, en la América del Sur, su reducto último patio trasero, pero que Bolivia y Venezuela, hueso duro de roer. A la tierra de Bolívar Evo Chávez, aplícanle el principio del tercio excluso aristotélico bushiano obsoleto: “O estás conmigo o estás con mi enemigo”, del bloque naval total del Derecho Inusual Extraordinario, en tanto que, fascismo cinismo nacismo, brandenburgoiano sajón merkeliano en la vieja Europa reencuéntrase, tercio excluso aristotélico, lógica occidental obsoleta, que afíncase actualmente, en América del Sur y en la Alemania de la Merkel. Modernízase doctrina Monroe, cartoné atlántico rooseveltiano churchilliano injerencista con que hase podido joder a media humanidad, antes de la II Guerra Mundial, contra la doctrina Bolivariana, de peligro inusual extraordinario. Y al final de este gracioso parlamento báquico del nacer y morir y de morir es nacer, entre Los Panchos, Mayra y Mario, mas y más, Pinto y Valdemoro, siento la voz de Vicentico Rodríguez, que dijérame, a voz en cuello: “¡Quieto aguardiente!”, en Rancho Cantaclaro de San Carlos a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana, en la víspera de San Pánfilo.

Si nacer y morir y nacer es morir, una copa más, mas y más, una cosa atropéllame, el oscuro tronco inerme dionisíaco como también el húmedo radical quijotesco cervantino. Entonces sea dicho que vengan viernes, como que el cuerpo lo sabe y el alma lo arbitra siempre, hecho pánfilo, lelo e inquieto, entre Pinto y Valdemoro, a las cinco en punto de la tarde garcialorcaiana. Ergo vergo sea dicho, con mi fraterno Vicentico: “¡Quieto agaurdientico!”. Ergo vergo sea dicho que muerte no venga y lléveme mi cocuy de penca.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 346 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282207.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO