Aventis

Neoliberalismo, el acabose de los venezolanos en su propia tierra

Siguiendo con las pautas y reflexiones de la Escuela Austriaca, el Liberalismo Económico de Chicago a través de sus distintas fundamentaciones políticas, busca apropiarse de los proyectos desarrollados en el mundo de índole económico y avanzar sobre el derecho que expresa la no agresión de la propiedad y, avanzar en la modificación humana de los mecanismos de resguardo social para dominar en lo absoluto el mercado en zonas marcadas como su territorio.

Así como no podemos juzgar buena o mala la ley de la gravedad, del mismo modo no podemos juzgar las leyes del mercado. No tiene sentido aquí plantear cuestiones éticas que pertenecen a otro nivel. La única cuestión aquí es su eficacia técnica. El mercado es entendido como un mecanismo auto organizador y como tal su evaluación tiene como criterio la eficacia y no la valoración ética. No hay derechos fuera de las leyes del mercado. Por tanto, la desigualdad y la exclusión no tienen nada que ver con la injusticia social. Así, la pobreza no es un problema ético, sino una incompetencia técnica. El mayor error de los opositores al capitalismo es la acusación de injusticia social basada en la idea de que la “naturaleza” concedió a todas las personas ciertos derechos sólo por el hecho de haber nacido. Por esta razón, en lo que toca a la distribución de la riqueza, “no tiene sentido referirse a un supuesto principio natural o divino de justicia” (Mises, L. von, The Anti-Capitalist Mentality, Auburn, 2008).

El resultado de todo este proceso ha sido el aumento de la capacidad de consumo de las clases menos favorecidas. “El objetivo fundamental ahora, en el nuevo modelo de sociedad neoliberal, es maximizar el lucro del capital, lo que hace que los derechos sociales tiendan a desaparecer, junto con la desregulación de los mercados de trabajo, y que aumenten las riquezas para los más ricos. De ahí la cruzada global contra la intervención estatal y los derechos sociales y económicos creados por las políticas del Estado Social, pues constituyen un obstáculo al funcionamiento de las leyes de la competencia y por esto son consideradas políticas irracionales y populistas. De esta forma, los defensores del “mercado totalmente libre” se oponen a las políticas sociales, consideradas ineficientes y perturbadoras del proceso productivo.

El camino ahora es confiar plenamente en el mercado en cuanto sistema autorganizador que, una vez liberado de regulaciones e intervenciones indebidas, soluciona por sí los problemas económicos y sociales. En este contexto, se muestra que ahora el eje básico del proyecto de civilización es la subordinación de la calidad de vida de los seres humanos a la acumulación del capital. Importa entre tanto reconocer que los resultados de este proceso amenazan la vida humana y toda vida en el planeta. La explotación ilimitada de la naturaleza se muestra en las catástrofes socioambientales. Los más prestigiosos científicos nos alertan sobre el hecho de que el modelo económico vigente puede llevar a la humanidad a un colapso ecológico-social.

Un ejemplo, si en Brasil Bolsonaro asume este proyecto ultra neoliberal, hará surgir un país con millones de pobres y hasta de parias, con unos pocos ricos y un puñado de multimillonarios: un país no sólo pobre, sino también injusto.

caso con sólo acariciar el lomo de las obras completas del tucumano ilustre, podríamos rescatar valiosas enseñanzas para reconfortar el espíritu de nuestro presente ansioso, signado por tiempos de desasosiego institucional y descreimiento generalizado. Con este argumento, no defiendo a Lula Da Silva, aunque reconozco algunas concepciones en su aporte de líder sindical y político, pero, Odrebeth le dio una sombra total que lo capitulo.

Todos en el mercado libre tienen los mismos derechos. Cada individuo es el único responsable por sus objetivos. Sus reglas constituyen un mecanismo semejante a las leyes de la naturaleza: son algo objetivo que el ser humano no tiene condiciones de modificar. Debemos estudiar la acción humana como un físico estudia las leyes de la naturaleza.

El Estado es visto como el gran usurpador de la propiedad. La única institución éticamente aceptable de la actividad económica es el “mercado libre”. El impuesto es una forma de confiscación de la propiedad. Por tanto, ni la salud, ni la educación, ni la justicia, se legitiman en cuanto financiados por el Estado. Los pobres son individuos que por culpa propia perdieron la competición con otros. Así, el mérito emerge como el único criterio de ascensión social”. Ese proyecto de sociedad es denominado frecuentemente por el papa Francisco como anti-vida, “asesino de los pobres y de la naturaleza”. Pretende oponerse al Estado de Bienestar Social (en Brasil, Estado democrático de Derecho). Este se orienta por los siguientes elementos en la línea de J. M. Keynes: 1) Intervención del Estado en los mecanismos de mercado; 2) Política de pleno empleo (mejora de los rendimientos de los ciudadanos); 3) Institucionalización del sistema de protección; 4) Institucionalización de ayudas para los que no consiguen estar en el mercado de trabajo.

En Venezuela, hay un gran compromiso social porque el Estado nunca le enseño al género a trabajar de una manera organizada y respetar los bienes de la República, de allí que existe un gran margen de diferencia entre el funcionario público como privado y, de all´visualizamos una gran responsabilidad del ciudadano cuando ejerce funciones públicas, la devoción del orden, la capacidad del sacrificio cuando se trata de vencer una dificultad que interesa a la salud común, el ejercicio de la libertad requiere de un trabajo perseverante para conseguirla y preservarla.

Acerca de estos valores indispensables de la democracia, entendió que no hay que olvidarse que la paz sólo deviene del cumplimiento de la ley y que la Constitución es el marco de contención normativo de la pacificación y la convivencia. En sentido contrario, la dictadura es una provocación perpetua a la pelea; es un sarcasmo, un insulto sangriento.

El Liberalismo Económico, prostituye al Estado y sus factores de producción. La ley, la Constitución, el gobierno, son palabras vacías, si no se reducen a hechos por la mano del juez que es quien los hace sean realidad o mentira. Respecto a justicia observó que donde la justicia es cara, nadie la busca y todo se entrega al dominio de la iniquidad. La vida, la propiedad, el honor, son bienes nominales, cuando ella está ausente.

Hasta que la institución pública y el mercado interno, no estén arraigados(as), en el entendimiento y encarnada en las costumbres por la obra de la educación, no existe sino en el aire. Es una nube dorada que se lleva el viento.

Depuremos nuestro espíritu de todo color postizo, de todo traje prestado, de toda parodia, de todo servilismo. Gobernémonos, pensemos, escribamos y procedamos en todo no a imitación de pueblo ninguno de la tierra, sea cual fuere su rango, sino exclusivamente como lo exige la combinación de las leyes generales del espíritu humano, respetando nuestra condición patria.

El gabinete económico ha desmantelado a la patria y hemos tenido una mala concepción del socialismo, todo convertido en una gran mentira.

Nos queda pendiente todavía la conquista de un modelo auténtico y propio:

virtualmente en silencio, los países técnica y económicamente más adelantados del planeta se esmeran por interiorizarse en las innovaciones que incorporen en los próximos años avances revolucionarios en campos como la robotización, automatización, inteligencia artificial y la minería de avanzada. Estos procesos se identifican como la “cuarta revolución industrial”: un proceso inédito que, con el inicio de la era digital, pondrá una distancia inalcanzable entre aquellos países que logren ingresar desde un principio en relación al resto. Esta frenética carrera tiene como principales protagonistas a Estados Unidos y China.

Pese a las ventajas que aportan estas nuevas tecnologías, en muchos países existe un estado de extrema alerta frente al temor de que se produzcan ciberataques, lo cual siembra desconfianza por doquier. Por ello, el principal interés radica en perfeccionar metodologías de pronta alarma que frenen eventuales ataques de quienes consideren oponentes u adversarios de cierto riesgo, y la capacidad de anticiparse a esos rivales. A ello deben agregarse los cambios que puede introducir el uso frecuente de drones, que en algunos países se convertirá incluso en medios habituales para transportar cargas y personas. Se supone que estos instrumentos serán vitales en un futuro muy próximo, pues ya son utilizados en operaciones del mercado interno.

Francia es ejemplo de ello. Por el momento, los drones son utilizados para llevar a los domicilios productos de cierta importancia; también en el ámbito militar, donde los aparatos se utilizan para contribuir en los entrenamientos defensivos suponiendo la presencia de eventuales enemigos. Dada la velocidad con que se incorporan estos nuevos medios, su radio de acción se extendió a mayores distancias, además de estar en vigilancia permanente y tratar de mantener el liderazgo alcanzado

La presencia de la actividad estatal como actora en la concreción de una amplia gestión de contralor y regulación será totalmente imprescindible. También estarán en condiciones de operar en la provisión y contralor de medicamentos con que provea y equipen a diario los hospitales públicos. Para lograrlo, se requerirá de una administración meticulosa en cuanto a la selección de los esquemas más seguros y efectivos que garanticen un oportuno aprovisionamiento de todo lo que se requiera; incluyendo como esencial la más adecuada regulación e introducción de nuevos métodos y medicamentos. Dentro de la muy variada presencia del Estado se reconoce como uno de sus principales roles proveer todo lo necesario para garantizar su permanente extensión, y que esté en condiciones de afrontar la creciente sofisticación que, según los especialistas, irá asumiendo en los próximos años. Será indispensable en esta instancia regular sabiamente la introducción de las nuevas tecnologías.

Pero, el gobierno socialista y bolivariano no preparo a su militancia y la ideología es un silencio total. De allí, los niveles de corrupción e impunidad que observamos.

En este sentido, es indispensable reelaborar los esquemas, creando formas y vías de intervención temprana ante alternativas que en cada caso se presenten; obviando obstáculos y antes de que se vuelvan más difíciles de dilucidar. Es altamente conveniente evitar que se tornen muy complicadas y perturben el normal ritmo en el proceso integrador de producción, transporte, distribución mayorista y minorista hasta llegar a la etapa final del consumo.

Seguramente, en poco tiempo, se introducirán nuevos y revolucionarios métodos que apuntarán en especial a que en la etapa de comercialización bajen notoriamente los actuales costos que se consideran excesivos y una traba para la generalización de dichos procedimientos. Los nuevos métodos en gestación procuran introducir sistemas que permitan integrar todos los procesos con un adecuado sustento en la interacción entre ellos. Estos se han de caracterizar por evitar la secuencia vertical que hoy prima y contribuirán a sustituirla por otros que se funden en la interacción mediante la concurrencia sincronizada de todos los elementos que se requieran en cada una de las precedentes etapas.

Por eso el equilibrio político es muy inestable.

El Gobierno no logra congelar el dólar en el mercado único -y ahora no tan libre- de cambios porque está sujeto a las restricciones, pero, nadie respeta los canones dados para mantener esa regulación.

Surgen peligros para esta estabilidad muy inestable, que por ahora están razonablemente controlados. Una vez más, el clima político en el largo camino que queda del proceso electoral hasta el 2020 será determinante para contener o alentar los peligros.

Los próximos meses serán muy complicados. Sin crédito por el default que probablemente se irá ampliando, y sin dólares nuevo por el cepo que llegó para quedarse. Recién en mayo del año que viene podrían comenzar a ingresar las divisas de la futura cosecha. Siempre y cuando los productores inviertan y siembren,

Es muy difícil calificar de dictadura a un gobierno elegido", dijo Alberto Fernández en una entrevista el 25 de agosto en el programa de televisión La cornisa, refiriéndose a Venezuela. Agregó que Venezuela puede haberse convertido en un país "autoritario", pero dijo que "las instituciones están trabajando allá.

El mercado es quien figura los precios a su antojo. Pero, hay un grupo de inescrupulosos que confronta al presidente Nicolás Maduro.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 456 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a282165.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO