Reflexiones ingenuas: el toño de Sumatra

Los venezolanos tenemos un amigo común. Un amigo que a cada momento recordamos, invocamos, en especial cuando pasamos momentos desagradables o queremos recordarle a algún conocido, o desconocido, a su familiar más cercano.

Se trata de Toño. Nadie sabe en dónde nació, pero se supone que fue en Sumatra, una gran isla del Sureste asiático localizada en aguas del océano Índico y perteneciente a Indonesia, aunque nadie puede dar fe de tal acontecimiento, de ahí su segundo nombre y apelativo El Toño de Sumatra, por no decirle Toño el de Sumatra tal como se acostumbraba en la antigüedad para referirse a los nativos de alguna región.

El recordatorio a Toño hoy día ha tenido efecto viral, en especial en los venezolanos que estamos padeciendo los efectos de las medidas económicas aplicadas por el Tirano del Norte, así como los efectos de la incapacidad, ineficiencia, corrupción tanto de los gobernantes, uniformados, empleados del estado, comerciantes, empresarios, bachaqueros, transportistas y pare Ud. de contar.

Es común escuchar su nombre en las colas de los bancos cuando los cajeros suspenden la atención a los clientes porque tienen que cambiar de turno, o cuando no le cancelan a los jubilados la totalidad de lo acordado en efectivo, o tiene caído el sistema o le pagan en billetes de a 100.

O cuando algún enfermo tiene que acudir al CDI, Ambulatorio, Hospital para acudir a la cita otorgada con antelación (hasta 6 meses) y el médico no acude, o no lo atiende por cualquier evento inesperado. O tiene que ir en busca del traamiento

O cuando preguntamos el precio de algún medicamento o producto de primera necesidad, alimentos o repuesto para accesorio del hogar en farmacias, supermercados, bodegas o almacenes o casas de reparación de electrodomésticos, talleres, venta de repuestos, etc.

Hay infinidad de situaciones en las cuales aparece espontáneamente en nuestros labios el nombre de Toño. Cuando leemos o vemos por los medios las declaraciones de Trump contra Venezuela, o nos enteramos de las declaraciones de Juan Gaidog sobre las acciones de la derecha alevosa a través de los canales de TV o escuchamos a través de la radio o las redes sociales. También cuando nos informa Maduro de las medidas para controlar la inflación, el aumento del salario mínimo, el cambio de los ministros del gabinete y otras galimatías similares…

Pero creo, sin temor a equivocarme que la situación que lleva record lo constituye el hecho que cuando estamos esperando ser surtido de combustible, esperando paso del semáforo, ser atendido en el banco, recargando saldo, trabajando en la computadora, surtiendo de agua el tanque de la casa, utilizando un ascensor, o simplemente viendo tv, cenando…de repente, como por arte de magia, sin previo aviso y sin protesta, suena algo así como “paf…”, y saaaz …se va la luz… En ese momento sale de lo más profundo de nuestro ser, de nuestros pulmones y garganta….”EL TOÑO DE SUMATRA….CORPOELEC.

Tanto da al cántaro el agua…


Esta nota ha sido leída aproximadamente 465 veces.



Carlos M. Rodríguez C.

Estudió en la UCV. Docente jubilado

 carrodcas@gmail.com

Visite el perfil de Carlos M. Rodríguez C. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281862.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO