Partida de Billar con Néstor Francia y la carambola de Aporrea

El billar es uno de mis vicios. Tiro muy bien. O sea, calculo muy bien los piquetes y tiro bien cualquiera carambola difícil. Yo adolescente, le metía duro al billar y ya hacía carambolas muy difícil que reclamaban muy buenos y precisos piquetes.

De esa época, me quedó como un vicio por el juego de billar y ya egresada de la UCV, cuando puede, me compré una mesa de billar, que ahora la tengo en un amplio corredor de mi casa en el fundo. Siempre tiro con mi negro mis carambolas. Sigo tirando fácil carambolas difíciles.

No sé si Néstor Francia le mete al billar. No le veo cara de ser jugador de billar, pero si no lo juega, hace muy buenas carambolas, que reclaman piquetes difíciles, haciendo uso de una de las bolas y de uno o mas toques mágico en las bandas. En su reciente artículo donde aparecí, tiró un par de carambolas. En una de ellas usó a esta sesentona.

El billar es como la política. El jugador tiene las bolas, el taco y la mesa con sus bandas. En cada tiro, el jugador calcula cada golpe. El cálculo implica, dónde y con qué fuerza debes pegar con su bola a la otras bolas y cómo, si es necesario, se debe llegar y pegar a la bandas para que a su vez, pueda golpear la bola que por alguna dificultad no se pudo pegar más directamente con la bola que se juega para hacer la carambola. Así es la política.

Sentí que jugué una partida con Néstor en mi pequeño fundo y ahí tiró dos carambola difícil. Una no muy difícil, porque para Néstor, esa carambola estaba como de bola a bola. Solo tenia que darle con el taco a la blanca, casi sin piquete y sin apretar el taco en la parte de atrás. El pensamiento hoy para Néstor es como una carambola que siempre reclama un piquete. Viene o se mezcla con otros pensamientos. Una carambola donde la bola blanca pega y usa la roja y de ahí salen carambolas. El pensamiento es una suma de otros pensamientos o piquetes.

Este Néstor no es el que conocí, confrontando en los pasillos de la Facultad de Humanidades. Hoy Néstor es un hombre mas inseguro, más universal pero no deja de ser un buen militante. Tiene en la duda una oportunidad, no una angustia. No se queda con las dudas ni con la certezas.

La carambola más difícil que tiró (imaginariamente) en esta partida en mi fundo, fue la de Aporrea. Le salió perfecta, aunque acudió a varios piquetes usando las bandas y al piquete de Amaranta. Lo importante es que una voz como la de Néstor, haya dibujado y ejecutado esta carambola. “Lo importante para mí es que existan medios como Aporrea en los que se pueda confrontar distintas opiniones sin temor a la censura ni a la exclusión. Ojalá pudiera decir lo mismo de los medios del Estado, pero lamentablemente no puedo”. ¡Certeza!

https://www.aporrea.org/actualidad/a281538.html

Muy buena carambola amigo Néstor y me alegro. Usaste las bandas y a esta sesentona, que no esperaba una respuesta así como tan fuera de lugar, pero que no dejó de ser una muy buena carambola.

Comunicacional y protagónicamente, lo único que huele a Chávez en todo esto, es Aporrea. Los medios comunicación del Estado, son exactamente como el señor que pregonaba por años sesenta las películas mexicanas en el cine de mi pueblo. Ese señor, pegaba gritos.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1345 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281598.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO