Reflexiones

Recomendaciones a los dialogantes

La esperanza es lo último que se pierde y todavía no la hemos perdido; y por fe, nos negamos a perderla. Eso si, no sigan abusando, porque no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista. En este momento tenemos el país de cabeza y estamos dialogando una vez más. Ojalá esta vez, parafraseando a Cantinflas, estemos dialogando como caballeros y no como lo que somos. Quiera Dios que estemos dialogando pensando en el país y sus habitantes, porque la mayoría estamos llevando varilla pareja.

Como los seis (6) puntos sobre los cuales están tratando de ponerse de acuerdo gobierno y oposición son un secreto bien guardado, hoy daremos algunas recomendaciones para que se cumplan los planes de recuperación de la economía del país, que necesariamente debe ser uno de los 6 puntos sobre el cual se está dialogando. A continuación repasaremos algunos de los errores cometidos para no repetirlos.

Comencemos por analizar ¿Por qué se quedan en el camino muchos proyectos de desarrollo que son necesarios y parecen técnica y financieramente viables? En nuestra opinión, entre otras cosas, porque: hay mucha improvisación en su implementación, no se aplica un buen plan de seguimiento y control, muchas veces le asignan a la dirección del proyecto gente que no conoce del tema ni por estudio ni por experiencia. Para un buen desempeño no es suficiente un compromiso político- partidista. Además del conocimiento y el compromiso con la Patria es indispensable la honestidad. Bolívar estaba en lo cierto. "El talento sin probidad es un azote". Posiblemente Bolívar también tenía razón cuando le expresó al General Páez que: "La mejor manera de gobernar era emplear gente honrada aunque fueran enemigos". Así que está prohibido seguir con el sectarismo, el clientelismo, el amiguismo y el nepotismo, porque de lo contrario, fracasará cuanto acuerdo se haga. Así que, para que el país cambie, es indispensable que los venezolanos abandonemos algunos vicios; de lo contrario, no hay plan que valga por muy bueno que éste sea. No hay Mesías que pueda hacer por nosotros, lo que no seamos capaces de hacer nosotros mismos por convicción.

Proponemos que después que la oposición y el gobierno logren un acuerdo político de respetarse, reconocerse y ambos respetar la Constitución; con la Participación del país, se diseñe un plan de recuperación de la economía, no partiendo de cero sino revisando lo que hay, mejorando lo que es susceptible de ser mejorado y desechando lo que no es viable ni conveniente al interés nacional. Cada sector de la economía debe estar coordinado por hombres y mujeres del gobierno y de la oposición conocedores por estudio y por experiencia del área en cuestión. Estos hombres y mujeres sin ser santos, porque son seres humanos, deberían ser reconocidos por su amor a la Patria, honradez y responsabilidad. Al ser humano se conoce por lo que hace, no por lo que dice; de allí el precepto bíblico: por sus obras o frutos los conoceréis. Además, no se ve la mano que roba, pero se ve la mano que gasta; así que a los de riqueza súbita hay que mantenerlos a raya. Los expertos en Ciencias económicas tendrán que analizar las variables macroeconómicas para comenzar a parar el desaguadero. Por ejemplo, no se podrá seguir financiando el Déficit Fiscal fabricando billetes sin respaldo en la producción. Habrá que sincerar el Presupuesto Nacional y priorizar las inversiones. Hay que meterle la lupa al endeudamiento que ya tiene el país y evaluar cómo se financiará la recuperación de la economía sin entregarnos de rodillas y maniatados al capital internacional…

Una vez que se hagan y aprueben los planes sectoriales de la economía, éstos deben ser de obligatorio cumplimiento para quien quiera que sea el equipo de gobierno, si es que entre los acuerdos está realizar elecciones presidenciales y de la AN como se dice extraoficialmente. Si se aprobaran las elecciones, previamente tendrá que conformarse un CNE y un TSJ formado por mujeres y hombres apegados a la CRBV y amantes de la verdad y de la justicia. No puede seguir ocurriendo, por ejemplo, que "por orden de arriba" (y no es orden de Dios), se elimine o evite la participación de un candidato o candidata simplemente porque no es del agrado " de los de arriba" No puede ser que el ente Legislativo Nacional entre en desacato para siempre, y por lo tanto sus actos son nulos, y que no haya poder moral ni legal en el país que pueda volver las cosas a su santo lugar.

La pregunta final por ahora podría ser ¿Y cómo lograremos que se cumplan los planes de recuperación de la industria petrolera, de la agricultura, de la industria farmacéutica, de la industria textil y del calzado, de la educación, de la Administración de justicia…? No vemos otra vía que no sea con un Plan estricto de SEGUIMIENTO Y CONTROL acordado en el diálogo y de obligatorio cumplimiento.

Guanare, Martes, 16 de julio de 2019



Esta nota ha sido leída aproximadamente 667 veces.



Antonia Muñóz


Visite el perfil de Antonia Muñóz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Antonia Muñóz

Antonia Muñóz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a280547.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO