Entre la paz o la guerra

Sigue la confrontación política en Venezuela, con dos episodios claves que se han dado en los últimos dos meses en donde están de una u otra forma involucrados los dos sectores políticos polarizados, y son por un lado el levantamiento de un pequeño grupo de opositores y algunos militares que se alzaron el 30 de abril en contra del gobierno constitucional del presidente Nicolás Maduro, (Código Penal, Art 144/1) y por el otro lado, está la muy lamentable muerte de un oficial de las fuerzas armadas detenido, presuntamente ocasionado por torturas, que están prohibidas expresamente por nuestra CRBV Art 46/1…

La radicalización de la polarización ha hecho construir todo un lenguaje extremista, excluyente e intolerante entre las partes en conflicto, que hace temer sobre el futuro de los posibles acuerdos que puedan alcanzarse en los encuentros o pre diálogos exploratorios entre el gobierno y un sector de la oposición, y en ése sentido hay que mirar con mucha cautela que en las conversaciones en Oslo, no ésta representada un sector opositor notoriamente radicalizado, que no está de acuerdo con dialogar con el gobierno y tildan a los que si lo están haciendo como "colaboracionistas"…y eso hace a uno preguntarse: ¿Qué se puede hacer con los sectores que siempre van a sabotear cualquier acuerdo sobre un mínimo de paz institucional?...

Por otro lado, tenemos al imperio del norte que es notorio que son los jefes políticos y financistas de la oposición venezolana, que a pesar de cambiar su aparente estrategia política contra Venezuela de no descartar ninguna de "las opciones que están sobre la mesa", ya que ahora hablan del uso de cinco estrategias para derribar al gobierno de Maduro, pero que no terminan de explicar el como se operacionalizan cada una de ellas, pareciese que ni la intervención militar, ni el diálogo político, aparecen entre las estrategias a utilizar en su bestial e ilegal intromisión e injerencismo imperial…

Definitivamente el camino para la reinstitucionalización del país, pasa por concretar acuerdos sólidos y perdurables entre los sectores políticos en conflicto, en la que Venezuela y su calidad de vida debe ser la prioridad, reducir la conflictividad y alejarnos del fantasma de la guerra… rechazar cualquier cálculo político, basado en intereses particulares, en que el propósito mayor sea crear todas las condiciones favorables para establecer una paz duradera con justicia social…



Esta nota ha sido leída aproximadamente 590 veces.



Oscar Bravo

Politólogo, Especialista en Finanzas, Magister en Gerencia, Profesor Universitario, Investigador, Articulista, Poeta, Deportista y socialista!

 bravisimo929@gmail.com      @bravisimo929

Visite el perfil de Oscar Bravo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: