Pero con independencia política

Por qué el pueblo y los trabajadores debemos reelegir al presidente Chávez

El próximo domingo nuevamente los trabajadores y el pueblo venezolano tienen una cita con su destino y el del proceso revolucionario que protagonizan. Ese día la gran marea roja que surcó las avenidas del centro de la capital el pasado domingo, debe concretarse en millones de votos para derrotar de nuevo, ahora en el terreno electoral, al candidato de Bush, la burguesía y el golpismo.

Ni un sólo trabajador, ni un sólo campesino, ningún joven o poblador de las comunidades pobres del campo y la ciudad, debe quedarse en su casa. Todos debemos ir a las urnas electorales a decirle a los lacayos del imperialismo que estamos decididos a profundizar el proceso revolucionario hacia el socialismo sin patronos, terratenientes, burócratas de “boina roja” y corruptos. No puede quedar duda de la voluntad revolucionaria de la mayoría del pueblo. No podemos confiarnos ni dormirnos en los laureles, es urgente derrotar contundentemente a Rosales y a los partidos de la oligarquía nacional, amparados por el imperialismo.

Ocupemos las empresas y las tierras de los desestabilizadores y güarimberos

No podemos darle ninguna excusa a Bush para que sus acólitos nacionales intenten desestabilizar al país mediante alguna güarimba o acciones violentas, desconociendo la voluntad popular. Pero en caso de que estos se “atrevan” a intentar alguna aventura desestabilizadora, hacemos nuestra la propuesta del camarada Orlando Chirino, dirigente de la UNT y de la Corriente Clasista, Unitaria, Revolucionaria y Autónoma, de llamar a que los sindicatos y los trabajadores ocupen las empresas, las pongan a producir y exijan al gobierno su expropiación; así como a los campesinos que tomen las tierras de los golpistas y a los pobladores de las comunidades populares que ejerzan control territorial y tomen los edificios o instalaciones de los desestabilizadores.

Votar por Chávez para mantener vivo el proceso revolucionario

El pueblo y los trabajadores venezolanos confían hoy en el liderazgo del presidente Chávez, y lo consideran la vía o la fórmula para derrotar a la burguesía y al imperialismo, y para de esta forma, mantener vivo el proceso revolucionario abierto en el país desde 1989. He allí la razón fundamental por la que consideramos que debemos votar masivamente por el presidente Chávez.

No podemos permitirnos volver al pasado adeco-copeyano, periodo de represión encubierta por las formas de la democracia burguesa; de entreguismo de nuestros recursos naturales y de abyecta dependencia del imperialismo norteamericano. Votar por la reelección del presidente Chávez debe servir para impedir el retorno al poder de los partidos de la burguesía y mantener abierta la posibilidad de profundizar el proceso hacia el socialismo; hacia una sociedad sin explotados ni explotadores, y donde los trabajadores, los campesinos, los jóvenes y el pueblo pobre y oprimido ejerza directamente el poder y sean gobierno a través de sus organizaciones, liquidando definitivamente al Estado burgués y sus instituciones aún existentes en las cuales se alberga el síndrome de la burocracia y la corrupción.

Votar por Chávez con un programa de independencia de clase para profundizar el proceso revolucionario hacia una Venezuela socialista, sin patronos, burócratas y corruptos

Pero también votar por Chávez, y con ello mantener abierto el proceso revolucionario, tiene que servir para seguir profundizando las luchas por nuestros derechos contra los patronos explotadores y los burócratas gubernamentales que no quieren que la revolución avance y se consolide. No queremos darle un cheque en blanco a nadie, es por ello que nuestro apoyo a la reelección del presidente Chávez es desde una perspectiva de total independencia de clase, así como tomando distancia de los métodos reformistas y burocráticos, alejados de las necesidades de las masas, de los llamados partidos del “bloque del cambio”.

De allí que sea urgente continuar movilizándonos por nuestras reivindicaciones y exigirle al gobierno que se pague la deuda social acumulada. Que los ingresos petroleros, gasíferos y de las demás industrias básicas, así como las cuantiosas reservas internacionales y los impuestos, sean utilizados para darle respuesta a las demandas de la población, y no para seguir pagando la deuda externa, otorgarle subsidios o exonerar del IVA a las transnacionales petroleras, a las empresas automotrices y a los importadores. Igualmente, derrotar al imperialismo y a su candidato títere tiene que ser para exigir un inmediato aumento general de sueldos y salarios, así como un plan nacional de construcción de viviendas e infraestructuras que garantice trabajo genuino para millones de desempleados, y que a la vez sirva para enfrentar el grave déficit habitacional existente en el país. Simultáneamente con esto, deben expropiarse las empresas transnacionales que monopolizan la producción de cemento, para de esta forma dejar de seguir comprando en el exterior este material fundamental para el impulso a la construcción. Que se respeten los derechos de los trabajadores, así como la libertad sindical, la inamovilidad y la solvencia laboral. Profundizar la revolución se concreta en la eliminación de las “empresas mixtas” en la industria petrolera. PDVSA debe ser 100% estatal bajo gestión de los trabajadores, para ello es fundamental convocar a una Constituyente Petrolera que le permita a los trabajadores de nuestra principal industria cogestionar con el Estado nuestro principal recurso. Tierra para los campesinos pobres. Que definitivamente se haga realidad la reforma agraria. Que las cartas agrarias sean desengavetadas, y que termine la impunidad en el campo y se castigue a los terratenientes promotores del sicariato y el paramilitarismo. Basta de impunidad para los golpistas del 11 de abril y del paro-sabotaje petrolero. Por la socialización de los medios de comunicación, la nacionalización de la banca y del comercio exterior. Por el respeto a la autonomía de la UNT frente al gobierno, los patronos y el Estado. Por la defensa de la soberanía nacional y la profundización de la independencia política y económica de nuestro país. Para ello es fundamental romper todo nexo con las transnacionales y prepararnos para enfrentar cualquier tipo de agresión del imperialismo. Por la relegitimación de los poderes públicos y la revocatoria del mandato de gobernadores, alcaldes y diputados que no hayan cumplido con las exigencias populares.

Votemos por Chávez. Votemos UPV
Por todas las razones anteriores llamamos al pueblo a los trabajadores a reelegir al presidente Chávez, votando por la tarjeta de la UPV, organización política de la compatriota Lina Ron.


*Docente de la UCV y miembro del Comité Nacional Impulsor del Partido Revolución y Socialismo (PRS)

prs_venezuela@yahoo.com
revolucionysocialismo@gmail.com
www.revolucionysocialismo.org


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2784 veces.



Miguel Angel Hernández*

Profesor de Historia en la UCV y miembro del comité impulsor del Partido Revolución y Socialismo. Como marxista, Hernández aboga por el definitivo rompimiento con el capitalismo en Venezuela y por la construcción del socialismo.


Visite el perfil de Miguel Angel Hernández Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: