A la fiesta del 3–D con todos los hierros

Con el cierre de campaña en Caracas, el pasado domingo, por parte del candidato – presidente, comandante Hugo Chávez Frías, el pueblo bolivariano, al volcarse a las avenidas del centro de la capital de la República, dio inicio a la gran fiesta democrática que culminará el próximo domingo 3 de diciembre.

En esa jornada fuimos testigos presénciales del acto de masas más grande que se haya dado en la historia política contemporánea nuestramericana. Por lo menos 2 millones de compatriotas se hicieron presentes para manifestar su apoyo entusiasta a la reelección del comandante Chávez y para festejar, en forma alegra y militante, el nuevo triunfo que ha de obtener la Patria venezolana.

Si bien, en su alocución, el jefe de la revolución bolivariana remarcó la importancia que tiene el trabajo electoral hasta el último momento, dentro de la idea de que todos los votos valen, inclusos los del rincón más apartado del país, pues el propósito es arrasar en estas elecciones, siempre dejó claro que el triunfo electoral esta más que garantizado. El énfasis esta puesto, claro está, en que la diferencia con el contendor oposicionista debe ser la más amplia posible.

Y ello tiene que ser así, porque de lo que se trata, es demostrarle al mundo y a quienes se abrogan la dirección indiscutible del planeta tierra, que el pueblo venezolano tiene la firme e irrevocable decisión de no ser colonia, nunca más, de ningún otro país. Que nuestra vocación antiimperialista ha llegado a los más altos niveles de convicción y de conciencia. Y porque, además, priva la determinación de la gran mayoría de nuestro pueblo de no retroceder ni un ápice con relación a las conquistas socioeconómicas alcanzadas, al elevamiento del desarrollo científico – tecnológico y diversidad cultural en marcha, a la alta estima generada como pueblo, a la organización e impulso de los movimientos sociales, a la comprensión creciente y auspiciosa de la integración con los hermanos pueblos nuestroamericanos como una necesidad histórica y estratégica, a la disposición de mantener una relación provechosa y conservadora con la naturaleza, en fin, a la resolución concluyente de avanzar hacia un estadio de sociedad superior, en el que sea la solidaridad y la concepción humanista las que orienten las relaciones entre todos los seres.

La suerte esta echada en este cotejo electoral. No tienen las almas plañideras añorantes del pasado, las elites privilegiadas antiguas usufructuadoras del poder, los voceros lacayunos del imperialismo neoliberal, posibilidad alguna de coronar sus aspiraciones regresivas. Están derrotados políticamente y cada día se les evidencia más el derrotismo histórico. Los grupos violentos, disociados por demás, inoculados de odio y nutridos económicamente por las arcas oligárquicas e imperiales se quedarán con los crespos hechos; aunque intenten gritar fraude para soliviantar el ambiente y generar una situación caótica virtual, sobredimensionada mediáticamente, serán sometidos por la acción conjunta cívico – militar; aplicándoseles todo el rigor de las leyes republicanas.

De tal manera que el bravo pueblo debe aprestarse con disciplina militante, vigilancia revolucionaria y alegría venezolanista a cumplir con sus responsabilidades en este próximo lance electoral. Asumirlo como una fiesta democrática y de reafirmación bolivariana pero, al mismo tiempo, dispuesto a confrontar con todos los hierros los intentos de los trasnochados del pasado que intenten ensombrecer el alumbramiento de la nueva fase del proyecto bolivariano.

miguelugas@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2139 veces.



Miguel Ugas

Miembro de la coordinación nacional del MoMAC

 miguelugas@gmail.com

Visite el perfil de Miguel Ugas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ugas

Miguel Ugas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas