Mi palabra

Mario Moronta “dispara”, La CEV calla

“Y no es que yo fuese un cínico, sino que me gusta la imparcialidad a la hora de examinar las cosas” Milán Füst Una señora, a quien conocí en un barrio, cuando Chávez ni siquiera soñaba con ser Presidente, pero no faltaban hombres y mujeres luchando por la liberación de los “ofendidos y humillados” de nuestro querido país. Ahora esa lucha se ha profundizado a lo largo y ancho de la patria, con un ingrediente muy valioso: ha crecido en la conciencia de sus habitantes, el rechazo al imperialismo, y sus secuaces. La amiga, religiosa hasta más no poder, con figuras en la sala de su humilde vivienda de cuanta virgen, o santo veneran los católicos; un domingo en la mañana regresaba de la misa, como siempre muy alegre y expresiva, me acerqué para saludarla y a manera de juego le dije: “te voy a hacer un regalo, para evitarte la caminata: un disco con la misa grabada” se quedó viéndome con la mirada encendida y rápidamente me respondió: “se juega con el santo, pero no con la limosna”. De esto han pasado más de 30 años y la compañera se hizo Chavista y defensora del proceso; ahora no logro saber, si es más religiosa que Chavista, y fiel acompañante de Maduro, o lo contrario. Este miércoles en la mañana, me la conseguí en un supermercado–tenía meses sin verla– apenas me vio, me dirigió la palabra, pero con la intención que la escucharan todos los presente: ¡Haz leído últimamente al obispo Mario Moronta; está lanzando unos verdaderos Sermones contra Maduro, y el pueblo que lo apoya; repite las mismas palabras de la oposición, y el tal Guaidó! Me quedé viéndola, para luego expresarle mi punto de vista sobre el “aviso” de este prelado de la Iglesia, lanzado al ruedo político por la calle del medio, para darle la mano a la oposición, el cual de manera desesperada trata de llegarle al pueblo, con un mensaje por demás trillado en boca de los mismos dirigentes, que de no ser por la descarada injerencia del gobierno estadounidense, prácticamente estuvieran sepultados en el sitio reservado a los traidores de la patria. Los mensajes del obispo, es la posición de la CEV al no poder dar la cara, con ninguno de sus integrantes por estar totalmente rayados, por eso recurren a Moronta, al que consideran el menos vulnerable a las críticas. ¿Qué es lo nuevo que ha dicho este Obispo? ¡Nada! absolutamente nada, los mismos argumentos utilizados para atacar al Comandante Chávez, apenas llegó al poder. Desde ese mismo momento se desató esa furia loca llena de odio, contra todo lo que huela a beneficio para el pueblo, sin respetar a un número importante de creyentes que asisten a las iglesias de manera puntual, pero también comulgan con el proceso comandado por el valiente Nicolás. No está por demás decir: los intereses defendidos por los integrantes de la Iglesia católica en las Homilías domingueras, y ahora abiertamente con estos recados del prelado, hace rato pasaron a formar parte del discurso político en defensa de los eternos explotadores. ¿Cómo hacen los humildes entre ellos mí amiga, para asistir religiosamente a la Iglesia? ¿Qué opinión tiene el Señor Obispo de esta creyente Católica? Por algo la cúpula de la CEV mantiene un silencio sepulcral en su oscuro encierro, y cuando salen a opinar o toman la decisión de actuar, como lo hicieron, cuando el golpe de estado contra el Comandante Chávez, es porque tienen la información fresquecita del departamento de estado de los Estados Unidos. Han pasado varias fechas señaladas por la oposición venezolana, y el imperialismo, como el fin del mandato de Nicolás Maduro, sin poder cumplir con la tarea; pero siguen pregonando abiertamente una intervención por parte del gobierno estadounidense, y nada dice la CEV para oponerse, pero en el preciso instante, cuando olfatearon todo el complot montado del lado colombiano, creyendo que todo estaba resuelto, apareció el “COMUNICADO” y en el propio encabezado del mismo, desconocieron al PRESIDENTE NICOLÁS MADURO MOROS, COMO EL JEFE DE ESTADO ¿A quién apoyan los jerarcas de la iglesia católica?. Lo único que les falta es tomarse la foto con Guaidó; mientras tanto se van a mantener con los radales encendidos, esperando a ver qué pasa, pero atizando la hoguera de manera solapada, sin ningún pronunciamiento contra la amenaza de invasión. Olvidan las enseñanzas de Jesús de Nazaret, firme predicador de la verdad, y la igualdad; “pecado” imperdonable por los poderosos de aquella época, hasta crucificarlo, pero su ejemplo sigue muy vivo en el corazón de los pueblos por su verdadera libertad; lo que no entienden los traidores del verdadero catolicismo, hasta convertirse en unos Judas Iscariote.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 724 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277027.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO