La guerra prolongada y los sindicatos

Estamos dentro de un escenario político internacional donde el imperio hace uso de los más variados medios y todos ellos orientados a apoderarse de ellos y explotar los inmensos recursos naturales del país y por ende sus trabajadores.

Lo puesto en práctica en Ucrania, en Irak, en Libia y en Siria es un alerta y llaman a pasar del discurso a la preparación orgánica y consciente para afrontar el evento bélico. Es aquí donde la organización fundamental de los trabajadores y su vanguardia política revolucionaria partidista, en su misión de defensa de la soberanía de la patria deberán estudiar la realidad operacional, la defensa orgánica militar, la generación de políticas y el aparato productivo. Esta ultima en manos de las fuerzas productivas del país. En este orden de ideas sugerimos retomar la discusión de moral y luces, de manera que en todos los espacios laborales se abran discusiones y se desarrollen propuestas para vencer al enemigo imperialista. Hoy ante la arremetida imperial, cobra mayor vigencia aquella conseja de nuestro libertador cuando dijo que "Los EEUU parecen destinados por la providencia a plagar la América de miseria en nombre de la libertad"

Para este caso de guerra prolongada los trabajadores de las industrias estratégicas del país; son fuerzas generadoras de la historia, mantener la productividad; es una tarea ardua que debe llevar a cabo en apoyo a quienes en otros frentes también cumplen con sus tareas específicas. Los trabajadores incursos en esta tarea deben ser considerados como elementos fundamentales en la inteligencia revolucionaria, no al margen de lo que es la vigilancia revolucionaria que al fin y al cabo es la que puede evitar una agresión, como la que estamos superando, como el saboteo eléctrico; que no se derrota con declaraciones rimbombantes que luego se diluyen en el tiempo. El caso como la Corporación Eléctrica en el estado Bolívar es un problema de Estado de la seguridad nacional a la que hay que prestarle la mayor atención posible. No solo desde el punto de vista tecnológico; sino de dignificarlo con mejores beneficios contractuales

Los líderes sindicales, así como lo ha hecho Diosdado deben recorrer el país y generar liderazgos, para vencer a esta guerra imperialista y sus aliados. Ante el fracaso de los mercenarios contratados en Venezuela en estos 20 años, nuevos elementos aparecen en el panorama político internacional, como es La "diplomacia mercenaria". Unos diplomáticos sin rubor y estupor, que se venden al mejor postor.

Contribuir en la discusión, organización y acción de la fuerza laboral del país es un deber ser en el desarrollo político, una tarea urgente que debemos asumir en los sindicatos de organizaciones populares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 337 veces.



Luís Roa


Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luís Roa

Luís Roa

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a276955.htmlCd0NV CAC = Y co = US