¿Fin de la Historia?

Nota de Aporrea: Visite el web de UTOPIA en: www.nodo50.org/utopia/
La caída del bloque soviético causó una crisis en la izquierda mundial, sobre todo en lo subjetivo. Intelectuales de izquierda renegaron de su pasado y hasta se transformaron en los más furibundos defensores del libre mercado. Diversos partidos de izquierda entregaron concesiones ideológicas a la derecha y llevaron sus luchas al terreno de las reivindicaciones dentro del sistema capitalista. La bandera del Socialismo prácticamente nadie la quiso levantar más.

Paralelamente, el capital sembró la tesis del “final de la historia”, del “fin de las ideologías”, resumiendo a ser humano, a un individuo que solo debía limitarse a vivir mejor dentro del único sistema económico posible, el omnipotente, omnipresente y eterno Capitalismo. Y los países que no se abrieran a su nueva fase, el Neoliberalismo, estaban condenados a la miseria.

En Latinoamérica se nos hablaba del milagro Chileno y Argentino, y en Venezuela el Gobierno de turno, el de Carlos Andrés Pérez, se apresuró a aplicar el paquete económico al inicio de su mandato, en 1989.

El paquete es igual para todos, vender todo lo que se pueda vender, incluyendo, parques, playas, museos, etc. Reformar cuantas leyes existan que permitan la intervención del estado en el mercado, para que este no pueda intervenir y solo la “mano invisible” del mercado desarrolle a las naciones, bajar e incluso eliminar impuestos a las empresas para favorecer la inversión extranjera, poniéndonos a competir entre países hermanos a ver quien ofrecía menores impuestos a las trasnacionales. En fin, crear un paraíso para el capital en donde se obtenga la mayor ganancia con la menor inversión. Los argentinos hacen una comparación entre el FMI y Cristóbal Colon porque << prometen el paraíso sin haberlo visto, salen sin saber a donde van a llegar y todo lo hacen con dinero que no es de ellos>>.

Sin embargo, ningún economista explica matemáticamente, como es ese proceso de incremento de la riqueza de las naciones cuando los estados liberaban el mercado y se retraen, casi exclusivamente al poder judicial.[1][1]

Hagamos unos ejercicios de imaginación para tratar de comprender el “origen de la riqueza”. Veamos, si agarramos, una cadena de oro (por decir algo) y la sembramos en un terreno fértil, y la regamos y abonamos, ¿Nacerá un árbol que por frutos de cadenas de oro?. Por supuesto que no. En otras palabras, la mercancía (en este caso cadenas de oro) no se reproduce. Si ahora lo dejamos a usted, para nunca salir, en una isla desierta que posee minas de oro por todas partes ¿Puede considerarse rico?. Absolutamente no, le dará más valor, quizás, a la mata de coco que le proporciona alimentación. En otras palabras, la materia prima, tiene valor si se puede transformar en algo útil, sino ¿para qué sirve?. Pero usted solo en la isla, difícilmente podrá transformar los lingotes en cadenas (citando el mismo ejemplo) solo, aunque le hayan prometido venir y comprárselas. Es humanamente imposible.

Entonces, ¿Cómo existen personas que cada vez son más ricas?. Sencillo, la materia prima no vale nada a menos que se pueda transformar en mercancía (acabada o no) y la materia prima no se transformará por obra y gracia del espíritu santo, sino a través del trabajo, ¿Trabajo de quien?, de los obreros, ingenieros, técnicos, etc. que invirtieron su cuerpo e intelecto en crear la mercancía. Luego esta mercancía se vende (porque existe la necesidad), por un costo equivalente a la materia prima que se gasto en ella + los gastos de producción + los gastos de mantenimiento e inversión + una cantidad equivalente al trabajo que se invirtió en ella. Es de esta última porción de donde se incrementa la riqueza.

Sin embargo, este dinero que se obtuvo, exclusivamente del trabajo y por tanto, que se debería repartir entre todos los que trabajaron en la creación de la mercancía, es apropiado, en gran parte, por el dueño, solo porque es el dueño. Esa porción de trabajo que no se le remunera al trabajador se le conoce con el nombre de PLUSVALÍA.

Esto también sucede con el campesino, que vive para sembrar y solo recibe unas migajas para subsistir y el resto de su trabajo se lo quedan los intermediarios.

Vallamos más allá, si lo único que produce riquezas es el trabajo del hombre ¿cómo hay personas que se hacen ricos sin trabajar?. Respuesta, porque se apropian de una porción del trabajo de los que si trabajamos. Esto es un vulgar robo y es este el corazón del sistema Capitalista, la acumulación a través del robo a los trabajadores.

De aquí que se hable de empleo productivo y empleo no productivo. Precisamente es el PIB una de las principales variables que cataloga el nivel de desarrollo de un país, pues sino, el Banco Central pudiese hacer más billetes y pagar todas las deudas pero ¿qué sustentaría a estos nuevos billetes si tenemos la misma cantidad de producción?. Nada, se traduciría en inflación.

Por otro lado, si la suma de toda la riqueza que se produce es producto del trabajo, ¿Qué producen los corredores de la bolsa o la banca para hacerse ricos?. Nada, solo roban en todos los eslabones de la comercialización y al final todas sus ganancias recaen en el lomo de los trabajadores. Es una suma algebraica, ni más, ni menos.

Este robo se cataloga como legal y en consecuencia “justo” dentro del marco jurídico del Capitalismo. Pero ¿realmente es justo que del 100% del trabajo que hagamos, solo nos paguen el 10 o 20 % y el resto se lo queden ellos?, y si tienen más trabajadores ¿no es mayor la porción que roban?. En consecuencia ¿Puede un pequeño empresario competir con una transnacional cuando esta tiene muchísimo más dinero?. Entonces, ¿podemos hablar de Capitalismo Humanista?[2][2]

Por otra parte, más gana, quien menos escrúpulos y humanismo tenga, en consecuencia toda la crisis del medio ambiente no será solucionada en este sistema porque implica menores ganancias, así como la corrupción se podrá extirpar solo para los pobres, pero jamás para los ricos porque será más fácil comprar a alguien para ahorrar dinero, o ganarle al competidor que ser honesto. Así también, mientras no regulen a los capitales, explotaran cuanto más puedan a los trabajadores llegando incluso a la hiper explotación, en donde los trabajadores viven para trabajar y les pagan en comida y ropa o fichas para comprar en sus tiendas. Seguirán utilizando a los medios de comunicación (que también son de ellos) como medio para legitimar su accionar (reprimir protestas, aplicar paquetes económicos, endeudar a la nación, etc) y alienarnos, creándonos falsas necesidades de consumo para poder colocar toda su mercancía.

Seguirán tratando de reducir la matrícula escolar y de cambiar los pensa de estudios de las universidades, estableciendo en ellos la “lógica” del libre mercado como lo único posible e incuestionable, pues les conviene un pueblo ignorante.

El desempleo para ellos es necesario pues abarata la mano de obra, que para ellos es una mercancía más, por eso introducen términos tal como “recursos humanos”.

Todo este oscuro panorama es tan solo un abre boca de las consecuencias del sistema Capitalista, y es precisamente, el que garantiza que tarde o temprano caerá, cosa de la que podemos estar absolutamente, pues cae, o destruimos el mundo con guerras, con basura, con intolerancia religiosa(que por cierto, han alimentado los imperios como método para mantenernos divididos). Va a caer porque hoy el 1 % de la población del mundo percibe de ingreso lo mismo que el 75 % más pobre y cada vez son más los excluidos y menos ellos. Va a caer porque esta diferencia entre los ricos y los pobres crea cada vez más contradicciones sociales, y es justo en el clímax de estas contradicciones cuando se perciben colectivamente las revoluciones como alternativas.

Mientras el hombre pueda soñar, parte de esos sueños girarán en torno a la justicia, y jamás habrá justicia mientras exista la plusvalía. En consecuencia, mientras exista la plusvalía, existirá la lucha entre los dueños, y los trabajadores(en todo el termino de la palabra), y esto, la lucha de clases, seguirá siendo el motor la historia.

Mientras exista la explotación del hombre por el hombre siempre se levantarán las banderas del Socialismo. Y mientras haya, aunque sea una persona que “tiemble de indignación cuando se cometa una injusticia, en cualquier parte del mundo”, nunca habrá finalizado la historia ni acabado las ideologías.

Sergio Sánchez / Yasmín Chaurán - UTOPIA


[1] Sería absurdo plantear la privatización del sistema judicial porque está muy difundido que la justicia es un derecho humano, y si se privatiza se creará discriminación en función de la condición social, cosa que aún no sucede con la educación, la salud o la información, que también son derechos humanos.

[2] El capitalismo se basa en el egoísmo y en el individualismo y mientras más inhumanos seamos más posibilidades tenemos de ser ricos en el sistema Capitalista. Esto explica porque somos cada vez más los pobres del mundo y más pobres y cada vez menos los ricos y más ricos. Tarde o temprano esto estallará


Esta nota ha sido leída aproximadamente 4175 veces.



Sergio Sánchez / Yasmín Chaurán (UTOPIA)

Soñador, ingeniero, agricultor, músico y resiliente. Zurdo de corazón. Militante de las causas justas de la humanidad, crítico y autocrítico. Movimiento Por la Democracia.

 sergiocmb@gmail.com      @SSanchezVz

Visite el perfil de Sergio Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas