¿Qué hacemos con la guerra civil molecular que nos imponen?

INTRODUCCION:

En este escrito, analizo, comento y hago aportes a otro escrito publicado el pasado 23 de enero, en la revista Sputnik titulado "¿Habrá Violencia? Hipótesis Sobre la Guerra Civil Molecular Que se Prepara Contra Venezuela", cuyo autor es José Negrón Valera, para esbozar esta tesis de la Guerra civil molecular, Negrón se inspira en los autores Hans Magnus Enzensberger y Sebastián Tepedino.

Este tipo de guerra molecular, es una variante o está contenida entre los tipos de guerra de cuarta generación o hibrida, o para utilizar un término de la jerga del Pentágono gringo "guerra no convencional" y se caracteriza porque parte de los servicios públicos y las acciones de gobierno, que tienen que ver con la calidad de vida de las gentes y estos no son atendidos eficientemente y van generando frustración en las personas, dado que las expectativas que habían con la revolución se ven trastocados, cuestión esta que va generando un malestar generalizado y va surgiendo una "contra" que termina en una guerra civil entre dos bandos o un estado de caos total o la fragmentación del país.

Según José Negrón Valera, en el caso de Venezuela, esta guerra civil molecular consta de Seis (6) fases, y actualmente está en la penúltima o fase 5; veamos.

Fase 0 "Falsa Paz":

Me acuerdo en los 70 que las gerencias de las empresas colocaban un slogan que decía "El trabajo pesado, es el trabajo liviano, dejado de ejecutar.". Que tiene, esta recomendación gerencial burguesa de orden administrativo, que ver con ¿una revolución anti-imperialista y socialista y la guerra civil molecular o paramilitarización o barbarie por socialismo? Mucho, tiene mucho que ver, puesto que el imperialismo yanqui en la era de la globalización neoliberal o financierización, su naturaleza es de la barbarie, la degeneración y degradación del género humano llevada al extremo, la pobreza extrema, el hambre, la penuria, el darwinismo social, la dominación de las bandas armadas o del dominio de los más fuertes subyugando a los más débiles y a las mayorías; también en esta época de la unipolaridad, de una sola y única superpotencia militar, en donde ya no existe una polarización, a dos, y en donde ya no privan factores ideológicos, como en la denominada guerra fría, ahora la única superpotencia imperial solo busca apropiarse de las riquezas de las naciones, sin importarle la nación como tal; si a la nación, con muchas riquezas como Venezuela, la pueden destruir y hacerla más vulnerable, de manera que con su súper ejercito en una expedición pirata pudieran apropiarse de esas riquezas sin ningún inconveniente, no tendrían ningún empacho en desintegrarla social y económicamente y convertirla en una sociedad malograda, fallida, descuartizada.

La guerra civil molecular comienza, en el caso venezolano, cuando un gobierno revolucionario que ofrece un nuevo país pero sobre todo independencia del imperio, que esa independencia solo puede lograrse por intermedio de una revolución social (Revolución integral, no solo económica como lo plantean los marxistas), ello implica salirse de la órbita imperialista financiera en todos los aspectos, lo económico, político, social, tecnológico, militar y sobre todo cultural y espiritual, pero estos gobiernos a pesar que ofrecen el cambio, cual fue el caso de la revolución bolivariana encabezada por el Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, no son consecuentes con la idea y la seriedad que implica hacer una revolución ante un enemigo tan grande y poderosos como lo es el imperialismo yanqui; van dejando huecos, y a veces huecos muy grandes que por allí se cuela el imperialismo y la derecha para subvertirle el orden y tumbarlos.

Eso paso aquí, por varias razones que no es motivo de este escrito analizar todas esas razones, pero una de ellas, quizás la más importante, es que nuestra revolución fue muy neocaudillezca, prácticamente dependió de un solo hombre (Factores interesados, compuestos por arribistas y trepadores, reforzaron el caudillismo y el culto a la personalidad hacia Chávez, como fórmula de enriquecimiento y escalamiento de poder), y este hombre como todo ser humano posee muchas debilidades por mas perfectible que sea.

Chávez no fue vigilante ni consecuente en la construcción de una revolución social sino que pensó que él podía seguir siendo socialista y coquetear o tener veleidades con el capitalismo, y con el hecho de no ser comunista (Y aislar a los comunistas radicales de su partido y gobierno), al final el imperialismo cohabitaría con él, llegaría a un acuerdo con la revolución bolivariana; tuvo un "error de cálculo" (Error de cálculo producto de pensar como en la guerra fría la lucha ideológica), y actuó según la dinámica de la época de la bipolaridad, craso error, porque en la era de la financierización el imperialismo no actúa ideológicamente sino piratescamente en el robo o apropiación de las riquezas; y por eso, hoy ya no solo él, que ya no está, y su sucesor, la están pagando, sino todo el pueblo venezolano, estamos pagando esa debilidad del "caudillo".

Una vez hecha esta aclaratoria de rigor, vamos a concluir, en el análisis de este párrafo de "Fase Cero" o "Falsa Paz", según Sebastián Tepedino, es prácticamente imperceptible, al común denominador de la gente, él pone el ejemplo del Metro (Transporte subterráneo) en Caracas, que hasta finales de los 90 era una institución modelo, con un servicio de primera, y luego el servicio fue desmejorando hasta convertirse en un caos total, y comenzó por "detallitos" como la falta de vigilancia al permitir que se excedieran en los cupos de personas en los vagones del METRO, o la falta de un bombillo y un vidrio roto en un vagón.

En mi caso concreto, tengo el ejemplo del poder judicial, en especifico, la administración de justicia penal, fui testigo de cómo, al llegar la revolución bolivariana el 2 de febrero de 1999, la gente se hizo grandes expectativa con el "cambio", en donde había mucha corrupción e injusticia social, solo se penalizaba al pobre y el poderoso era intocable, nada de esto cambio y prácticamente los viejos jueces, fiscales y policías del puntofijismo, muchos de ellos que debieron haber ido presos, por corruptos y matones, nada les pasó, muy pocos fueron expulsados del poder judicial, otros fueron jubilados como "salida salomónica", pero el cambio tan ansiado nunca se dio. Esto hizo que los vicios, que al principio, muchos operadores de justicia del pasado se escondieron o "pasaron agachados", volvieran a sus viejas andanzas, esto contaminó a los nuevos magistrados, fiscales y policía que incorporaba la revolución bolivariana que no solo debieron ser nuevos hombres y mujeres sino con nuevos métodos, nuevos procedimientos y nuevas conductas ejemplares, pero nada que ver. Esto causa malestar en la población, que se ve frustrada con la revolución o ve que ella no cubre las expectativas creadas; esos son huecos que se van dejando y por allí se mete la contra-revolución para empezar a tumbar el gobierno.

Como dijimos arriba, esta fase cero, prácticamente imperceptible pero que demuestra una falta de vigilancia revolucionaria dentro de un proceso revolucionario anti-imperialista y de cambio socialista, es el comienzo de lo que luego será un estado de anomia y locura generalizada, como veremos en las siguientes fases, será como el "trabajo pesado" productos de estas cosas de rutina o trabajos "livianos" que se dejaron de hacer oportunamente.

"Falsa Normalidad" o "Fase Uno"

Hans Magnus Enzensberger denomina a esta fase "Comandante Cero" y Sebastián Tepedino la define "una acumulación de problemas que nunca fueron solucionados", el "Trabajo Pesado" a lo que me referí arriba. Se trata de un nivel psicológico ("Eminentemente cultural", dice Tepedino), en donde comienza la anomia, a perderse el respeto por las reglas y la fe en las instituciones, conlleva al desarrollo de una conducta transgresora, retadora, subversiva a la institucionalidad revolucionaria.

La llaman todavía "falsa normalidad", a pesar que empieza a cundir la anomia, existe un deseo de que las cosas se solucionaran. El retardo del gobierno a cumplir con las expectativas creadas, es lo que da el espacio a la desconfianza en el estado y sus capacidades, es donde se empieza a resquebrajar la cohesión social y los principios y valores, es una fase en donde empieza a privar el "sálvese quien pueda".

Para el caso de Venezuela, al contrario de lo que dice José Negrón Valera (Una crítica más a las generales), las fases de la guerra civil molecular, no comenzaron con Maduro, comenzaron con el mismo Chávez, por los errores de este, que son errores generales inherentes a la revolución bolivariana, lo que pasó con Maduro, es que la guerra civil molecular se acentuó, se profundizó y la derecha le metió el acelerador. Pero puedo decir que tanto en la fase 0 como en esta fase 1, en sus comienzos, estuvimos entre el 2009-2012, aun con Chávez vivo, luego, con Maduro, estas fases se aceleraron, hasta estar en estado de peligro, tal y como estamos hoy, como veremos más adelante.

Sebastián Tepedino, define esta fase, así: "una acumulación de problemas que nunca fueron solucionados, lo que favorece la instauración de una crisis que se extenderá en el tiempo y permitirá avanzar al caos. Se trata de un nivel "eminentemente cultural" donde comienza a perderse el respeto por las reglas y la fe en las instituciones. Lo que conlleva a que se desarrolle una "cultura antijurídica progresiva basada en la transgresión y el remedio excepcional".

Por eso, es que a esta fase le dicen de "falsa normalidad", porque aun existen las expectativas de que los problemas se solucionaran, a pesar que ya está la luz amarilla encendida, tal y como dijimos arriba.

Fase 2. Crisis de Seguridad o de Confianza:

Dijimos que en la fase 1, empezaba a cundir el "sálvese quien pueda", pero a pesar de ello había una expectativa de que las cosas pudieren solucionarse por eso también la llaman "falsa normalidad"; ya en esta fase 2, se da un salto cualitativo, en la conspiración de la derecha, y empieza a pasar a la ofensiva y a armarse, comienza la etapa subversiva, Hans Magnus Enzensberger expresa que aquí aparece una categoría denominada "Comandante Invisible" (Quizás será porque tanto Enzensberger como Tepedino, piensan erróneamente, que esta "guerra civil molecular" no es inducida o dirigida); y se caracteriza esta fase por la incapacidad del estado de generar la protección y justicia que los ciudadanos esperan; por eso esta fase 2 tiene varias sub-fases, cuales serian: a) La indolencia; b) La omisión y c) La comisión.

a) La Indolencia; esta sub-fase corresponde, precisamente, a la dejadez de un funcionariado estatal y el desinterés de estos de servir al bien común; son aquellos funcionarios que no vinieron a servir sino a "servirse ellos mismos". En la indolencia hay omisión, negligencia lo que se llamaba antes el "paterolismo".

b) La Omisión. Esta segunda sub-fase, dice Negrón que a diferencia de la indolencia, que es una forma pasiva de proceder, se pretende sacar alguna ventaja de las posiciones de poder y coloca como ejemplo las mafias que hay en los servicios públicos que cobran "peaje" o "vacuna" por prestar el servicio que le corresponde, como la expedición de pasaportes o algún documento legal. De acuerdo a Negrón, esta omisión, seria consciente, es decir, que la persona omite prestar el servicio a conciencia de que va a cobrar una vacuna por ello; en esta sub-fase a diferencia de la indolencia, ya existe dolo, hay una acción (Omisiva) intencional para lograr un resultado.

c) La Comisión. En esta sub-fase ya no existe una omisión para buscar un resultado, sino que se actúa directamente criminalmente, cobrando la vacuna para prestar el servicio al cual están obligados a prestar. Aquí ya existe una mafia (Organización criminal) estructurada, y a veces bien estructurada que le roncan los motores.

Opino que estas tres sub-fases no se dan por escala sino que se puede pasar directamente de la fase 1, cuando empieza a cundir la anomia y ya se está perdiendo la fe en las instituciones, a la sub-fase c de la fase 2; a conformar una mafia bien estructurada para cometer delitos, ya sea cobrar vacuna, extorsionar, secuestrar, robar, asesinar, etc.

Esta fase 2 con sus 3 sub-fases en pleno desarrollo estuvo en su apogeo entre los años 2014 y 2015, pero más que todo en el año 2015, cuando el arrase de la derecha en las elecciones parlamentarias, por eso era lógico que la revolución bolivariana perdiera esas elecciones, dado que no existía un ambiente electoral normal, por lo general en circunstancias pacificas y no convulsas como aquel entonces, había que decretar la emergencia y aplazar las elecciones hasta que volviese la calma, pero creo que el gobierno bolivariano como que pensaba que iba a ganar esas elecciones, de ser esto cierto, la verdad es que no entiendo qué clase de asesores y encuestadores tiene el chavismo.

Fase 3 o Pre-Guerra Civil Molecular:

José Negrón Valera, dice que esta tercera fase es producto de la desatención del estado para garantizar la seguridad interior, y por ende se multiplican los territorios tomados por la violencia y las bandas criminales; la sociedad pone en duda la capacidad del gobierno en general para proteger a la población y comienzan a crearse "fortalezas urbanas" y empieza a privatizarse la seguridad y se van formando grupos de autodefensas que le van disputando al estado el monopolio de la violencia y las armas; Negrón pone dos ejemplos que se dan en esta fase, primero las situaciones de la minas de oro en el Estado Bolívar y las guarimbas del 2017, en donde grupos armados mantuvieron confinados durante semanas a miles de ciudadanos dentro de sus hogares y urbanizaciones, so pena de ser asesinados o heridos.

Aunque el autor del artículo, aquí comentado en parte, manifiesta que estamos en la fase subsiguiente, la fase 4, por el llamado del Vice-Presidente USA Pence, a nombrar un presidente paralelo y desconocer al gobierno legitimo y legal de Nicolás Maduro Moros, para mi aun estamos en esta fase tres todavía, desde el 2017, cuando las ultimas guarimbas.

No está demás, repetir lo que dijimos arriba, en la introducción, tanto Negrón el autor del escrito aquí en comento como sus inspiradores Hans Magnus Enzensberger y Sebastián Tepedino, son de la opinión, o al menos no hacen énfasis en ello más bien alegan sobre un "comando invisible" insinuando, con ello, que esta guerra es espontanea, yo contradigo esa tesis de "la espontaneidad de la guerra civil molecular", esta guerra que se cierne en contra de Venezuela, del tipo "Hibrida" o "No Convencional", son inducidas, creadas por factores externos, en donde están las ONG subsidiadas en dólares, la poderosa prensa internacional, la derecha política, pero hay factores violentos que actúan clandestinamente por medio de operaciones encubiertas y también confluyen agentes del gobierno o del partido revolucionario a titulo de infiltrados, quinta columnas, cómplices y este factor externo violento, no es otro sino el paramilitarismo Colombiano, aupado por el imperialismo, el cual tiene rato operando en Venezuela de forma encubierta, soterrada, por eso es que el imperialismo se apoya en Colombia, más que todo en el uribismo, para arremeter en contra de Venezuela.

Fases 4 y 5; Estado de Guerra Civil Molecular y Anarquía o Guerra Civil Macroscópica (fase final), respectivamente:

Aunque considero que estamos, aun en la fase 3 vía a la 4, porque la orden que ha dado el Vice-Presidente Pence, es para que entren, en forma clandestina, los contingentes que se están entrenando en Colombia y en Brasil, para reforzar la guerra molecular en Venezuela, que es lo que nos va a llevar al escenario de estado de guerra civil molecular o guerra de movimientos. Según Sebastián Tepedino, mencionado por Negrón, esta fase significa: "Tepedino describe que en esta fase no es tanto la extensión del territorio o las armas empleadas para la violencia, lo que debe ser tomado en cuenta, sino "la voluntad de avasallar al otro, ignorando completamente a las instituciones, las normas establecidas y lo que hace al Estado de Derecho". Las acciones violentas son dirigidas por un 'Comandante invisible' puesto que no responden a "un mando centralizado o una conducción centralizada y no siguen una lógica militar, son anárquicas, nihilistas".

Aunque aquí Tepedino se refiere a las acciones de odio que parecieran "espontaneas" pero no es así, este odio es inoculado, inducido por los grandes medios de comunicación y sus "fake-news" (Noticias falsas) y manipulaciones mediáticas; este odio, una vez sembrado va en escalada, va en ascenso y es un factor decisivo para dividir el país y es el combustible principal para una guerra civil, pero todas estas operaciones, aun las acciones de odio, que parecieren espontaneas, son fríamente calculadas y están dentro de una estrategia bien diseñada por el Pentágono gringo, transmitido por los paracos colombianos y ejecutados por la derecha títere venezolana.

Como hemos dicho repetidamente la guerra civil molecular es inducida, en nuestro caso, bajo la egida del imperialismo, el narcoparamilitarismo colombiano y en lo interno la impulsan la derecha, en donde coadyuvan otros factores como los grandes medios de comunicación, los comerciantes, especulando con los precios y acaparando alimentos y productos, las iglesias cristianas (La católica y las evangélicas) y las ONGs.

Con esto dejo comentado, en parte, el artículo, mencionado, de José Negrón Valera, aparecido en la revista Sputnik virtual, el pasado 23 de enero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1275 veces.



Francisco Sierra Corrales


Visite el perfil de Francisco Sierra Corrales para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a275056.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO