La Tecla Fértil

Venezuela, nuestra identidad es inviolable

La derecha venezolana, no logra taponar el boquete abierto por los viejos líderes políticos en su espacio electoral para avanzar y busca reditar un pacto con organismos internacionales para determinar una postura, ante la izquierda. Para algunos países, constituye una desdicha y riesgo una intervención militar, porque, traería consecuencias nefastas, teniendo como ejemplos clásicos a Libia y Siria.

Pero, los atajos cognitivos existen y, quienes se encargan de difundir mensajes en las redes sociales para formar para formar un solo bloque de opinión, sin las fatídicas Falkes News, solo se encargan de ofender con pensamientos obscenos, llenando el internet de ideas basuras. Obligando al gobierno bolivariano de estimular una ley para aplicarlas en internet y sanear todo el sistema. Igual, ya lo está ejecutando Facebook de una manera progresiva.

Lo cierto es que Venezuela, ya no puede ser una fuente benéfica de países extranjeros y, dedicarse solo a criticar. Mientras, otra parte de la sociedad se convierte en más pobre, beatos religiosos, pentecostalismo, intolerantes e incultos, llevándonos a un Estado forajido. Desconociendo su propia realidad desdramatizar el proceso electoral venezolano, revisar el voto asistido, porque hay abusos que dañan ese proceso y lo hacen ilegitimo por un solo error que se cometa. He pasado por esa experiencia y, precisamente en ese mes de mayo de 2018. Me apagaron la máquina electoral en vez de encenderla y todos se fueron hacia donde estaba el tarjetón, la mayoría o todos eran del Psuv, como conocidos y, solo me quedo decirles, "Voten por mí". Pensaron que mi voto iba dirigido al pastor, Javier Bertucci, en mi condición de cristiano evangélico. Lo que determina que los ciudadanos designados para representar un proceso eleccionario o las mesas de votación, deben recibir una mayor preparación y manejar alternativas para seleccionar problemas presentes.

Somos de una nacionalidad histórica e identidad política proveniente de España. Por lo tanto, en nosotros hay un derecho histórico que debe ser respetado. En consecuencia, estamos constituidos en Nación, un marco legal para dar una opinión legalmente sin ofender absolutamente a nadie. Por lo tanto, nuestra legislación es clara y no somos una sociedad floral, ni un sexenio revolucionario, aunque debe respetarse la condición de cada ciudadano.

El venezolano se ha callado. Ha entrado en un nivel de inacción terrible, ahora, se nos quiere aplicar conceptos psiquiátricos. Pero, estamos ante una realidad, una ruptura con el pasado. Somos una estructura que ha ido recogiendo, desde la colonia una competencia de Estado nacional y plurinacional. No necesitamos la injerencia de países de la Cuenca del Caribe en asuntos oficiales nuestros, eso, es violar nuestra identidad nacional.

Ante España, Europa ha tenido siempre una actitud, si no de hostilidad, sí de falta de empatía, salvo que la sangre rebasase un poco los Pirineos. Lo de Cataluña suscita apoyos individuales, pero no pronunciamientos de los órganos de poder europeo. Venezuela, es una Nación y tiene derecho a ser libre y, un presidente que se identifique con sus intereses. No somos una generación de aguas, somos un pueblo coherente que desea salir de este sometimiento ideológico, como económico.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 577 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: