Las recomendaciones de Julio Escalona y Maduro

Preámbulo: Un valiente discurso del presidente Maduro ("Defendió… la política social… defendió el rumbo socialista… siendo leal a la consigna del presidente Chávez, "comuna o nada", señaló que las comunas son la base del camino de esta sociedad… denunció la realidad de las empresas básicas… de PDVSA… y por eso anunció que se encargaría directamente de ella… se atrevió a decir que están dominadas por mafias que se roban todo… El presidente de PDVSA… debe renunciar… que los ministros vayan a rendir cuenta ante la ANC.")

1. La ANC debe rebajar significativamente los precios ("Es una vergüenza que este comportamiento delictivo sea ejecutado impunemente por sujetos que se denominan empresarios. Esto no se puede permitir…"). 2. La política de precios planteada desde la ANC y el diálogo nacional ("Lo que estoy precisando es que no se puede aceptar que los que se comporten como delincuentes quieran simultáneamente sentarse en las mesas de negociación para pedir que les sigan transfiriendo dólares y otros beneficios empresariales… que de hecho es una traición al pueblo…") 3. La ANC y el precio de la gasolina ("Si hay alguna duda sobre la reacción popular hágase una rápida consulta y verán que de lo que se queja el pueblo es de la inacción e indefinición, no de que la medida se ejecute… debería hablársele claro a la población") 4. La ANC y la eliminación del ministerio de alimentación ("pues creo que dicho ministerio es una duplicación ineficiente y creo que contraria a los intereses populares y particularmente de las comunas, los pequeños y medianos productores y que directa o indirectamente, favorece a los grandes empresarios.").

Esto se llama "tomarle la palabra al presidente" y provocar a la ANC para que tome decisiones, no se puede hacer otra cosa; apelar al discurso del presidente para que se muevan y conmuevan los diputados, para que reaccionen. Es la prueba máxima a la que se pueda someter el discurso del presidente, confrontarlo a la máxima instancia de poder del país… y viceversa; vamos a ver hasta dónde son palabras vanas, deseos secos en el corazón, de todos ellos, presidente y diputados.

Las buenas intenciones de Julio Escalona se pierden un poco, o bastante, con tanta amabilidad. Escalona se reservó para él el episodio de las empresas petroleras norteamericanas, la confesión, la ira hacia Rafael Ramírez, todo lo incontrolado del discurso presidencial; literalmente se quedó con las palabras (se las "tomó") y dejó el resto que hacía chispazos junto a ellas. Las contradicciones nunca son educativas.

Julio Escalona es muy sabio como para confrontar a Maduro en sus contradicciones, pero nosotros no; somos más básicos y más toscos que el comandante Escalona a la hora de enfrentar la picardía del presidente. Preferimos llamar las cosas con sus nombres de pila: donde dice lealtad hay que leer argucia, donde dice defensa, se debe leer deseos, donde dice denuncia, leemos confesión, cuando dice se atrevió quiere decir para nosotros: no tuvo más remedio.

En el fondo Escalona lo sabe, pero todavía confía en que "su pupilo" reaccionará a estos llamados positivamente, a sus corteses expresiones y amables omisiones. Es posible que piense igual de sus colegas diputados. Pero, no hay tiempo para conmociones de conciencia. Maduro está muy comprometido con sus maquinaciones y los diputados con Maduro, Diosdado y sus maquinaciones. ¿De dónde sale el presidente a denunciar la corrupción en PDVSA o en las empresas de Guayana? ¿Acaso no fue él quien designo todas esas autoridades hace tiempo, a las "distintas" directivas de PDVSA desde la salida de Ramírez? ¿Cuál es y dónde está la responsabilidad del presidente en ésto? ¿Por qué Ramírez es responsable de los delitos cometidos por sus subordinados en su gestión y no lo es Maduro por los delitos cometidos en la "PDVSA madurista", la de Delcy, la de Cilia? ¿Quién nombró al nefasto Asdrúbal Chávez, a Eulogio del Pino y a Nelson Martínez, acaso no fue él? Hoy, si Chávez estuviera vivo y Maduro mandando, estaría el comandante Chávez preso, según esa lógica de justicia hipócrita, y con cierre mágico, como la banda presidencial de Estanga.

Bien por Julio Escalona, pero no nos tragamos el cuento de la lealtad, de la denuncia, del amor al pueblo y demás "sensaciones", porque estamos cansados de ver telenovelas, propagandas y marramucias publicitarias; también somos lo suficientemente viejos para saber que Maduro miente, y la verdad solo se le sale por incontinencia (sus pataleteras, sus atavismos) por eso siempre queda expuesto ante la mirada del mundo, como lo que es y no como quisiera él que lo percibieran.

Sin embargo ¡Ahí tienes presidente!: unas buenas recomendaciones; ahí tienen los diputados de la ANC, algunas de las tareas que deberían estar realizando ahora, temas apara la discusión, ¡trabajo!... ¡Mejor no los pueden tratar!; con más decoro y amabilidad, ¡imposible!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 880 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a274405.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO