Cuando lo irregular se hace normal

Baterías Duncan

Sábado, 29 de diciembre de 2018.- Ayer viernes 28 de diciembre, día de los inocentes, acompañé a mi hermano a comprar una batería para su carro que se le dañó, que tenía que cambiar.

Todo normal, hasta ahora.

Cambiar una batería o mejor dicho comprar una nueva en nuestro país se ha convertido actualmente en una aventura, tuvimos que salir a la una de la mañana, no había nadie en la autopista, estaba completamente sola, normal pues.

Llegamos y nos dispusimos a hacer la cola para poder tener oportunidad de adquirir una, puesto 65, nos indicaron otros que ya estaban desde la noche anterior, a muchos, según comentaron se las habían robado, normal, extraño, bueno, no tan extraño, pero normal.

La Duncan es la única compañía que está vendiéndolas en este momento, las demás están fuera de operaciones, normal, dicen algunos, menos mal que la consiguieron dirán otros.

Madrugada en la cola, sin policías alrededor, expuestos a cualquier peligro, no pasó nada, afortunadamente, tuvieron suerte me dijo alguien, solo invertimos 13 horas de nuestras vidas para ser atendidos, no es culpa de la Duncan, allí la verdad nos atendieron diligentemente, con cortesía y rápido, luego de 13 horas de cola, normal, pues.

No solamente nosotros tuvimos que esperar, sino todos los que se ven sometidos a esta situación por demás irregular, pero normal.

¿Qué clase de autoridad ejerce quien permite una situación como esta, donde cientos de ciudadanos deben dedicar miles de horas a realizar una actividad que debería ser normal y que por fuerza de las circunstancias y la ineficiencia se ha transformado en casi una pesadilla, de quién es la responsabilidad de que esto ocurra?

Una situación irregular que se hace cotidiana, no es normal, es lo irregular enseñoreado en nuestras vidas, es la carencia de la eficacia técnica que tanto mencionaba el comandante Chávez y que no sabemos que se hizo.

¿Cuantos de los señores del gobierno, que quieren transmitir una imagen de que todo está bien, que todo está normal, de que seguimos luchando, pero que realmente vivimos normalmente, habrán hecho una cola de 13 horas para comprar una batería y ligar después que no se la roben los amigos de lo ajeno?

Por eso no dejo de reflexionar sobre: ¿qué está pasando en un país, en nuestro país cuando aceptamos pasivamente que lo irregular se hace normal?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 6332 veces.



Luis Enrique Sánchez P


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Anticorrupción y Contraloría Social