Poderes límbico paradójicos

Poderes límbico paradójicos, poder independiente/poder dependiente, poder directo/poder indirecto, casos límite contradictorios, asina, exceso/defecto, llevados por el tercio incluso aristotélico, de equilibrio dinámico diplomático determinante, la compañía y sólo la compañía del tercio incluso aristotélico permitirá y prohibirá, de modo natural y artificial, que la lucha de contrarios sea unida, en que el más apto de los seres humanos vivientes, en la lucha por la sobrevivencia, no será la más viva de las personas humanas, pues, el predominio de uno de los aspectos, será de significado significación significatividad de desequilibrio del significante poder, que generalmente el poder dependiente es el sobresaliente, y es por lo que se muestra el tercio excluso estagirita, que ha estado rigiendo por muchos siglos y que corónase el día 11/09/2001, del derrumbe de las Torres Gemelas de Manhattan en la ciudad de Nueva York, que por sobre las ruinas subióse George Busch, presidente de los EEUU, y manifestara toda una aventura desconsiderada, a saber: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", lo que desató un casería y una guerra petrolera provocada en el Medio Oriente y Norte de África, que pareciera que no tiene fin, por lo que también se ha inaugurado una manifiesta teoría del tercio incluso aristotélico, equilibrio dinámico diplomático dialéctico dialógico determinante en Venezuela, en oposición a la tesis yanqui go home georgebushiana samosiana, predominio de la "o", disyunción yanqui go home, alternativa no borrosa, sobre la "y", conjunción límite contradictoria de la revolución, acumulativa borrosa.

Ahora, si el poder independiente/poder dependiente, está regido por el tercio incluso aristotélico, y priva el equilibrio dinámico diplomático dialógico definitivo, el encuentro mundial de los pueblos es de trascendencia sostenida, pues la búsqueda será siempre de la perfectibilidad, en eterna noria notoria del movimiento real de la historia en motivación contradictoria en unidad de contrarios sinusoidal político económico social. Y miren camaradas, cuánto no hubiérase ahorrado la humanidad, desligada de tantas guerras homéricas suntzuianas en que las migraciones serían canciones del pasado, y no afinques modernos en el mediterráneo, de los centroamericanos, caribeños de las desproporcionalidades del imperio.

Cuando priva uno de los poderes sobre el otro, el equilibrio dinámico diplomático dialógico definitivo, ya no es determinante, por ejemplo, el príncipe se torna socarrón, desconfiado, y va a parar al típico reinado de la intolerancia, la desconfianza, y lo cazurro, lo zafio, cunde por todo el reino intrigante, que sólo se escucha lo que diga el escucha de cámara, que otrora regímenes, llamábase la antecámara, que el hombre de poder no logra huir de ella, aunque, escápase de una, y en lo inmediato, es para, irremediablemente, caer en otra antesala, pues el aspecto de dependencia indúcelo a ello, y finalmente al despotismo se sigue, y que de esa manera, acorralárase al iluminado Federico el Grande y al cazurro Juan Vicente Gómez, que desconfiaban de todos sus consejeros, en que Federico y Juan Vicente, gravitaran, absurdamente, dominados por el ayuda de cámara, expresión final verdadera, pasadizo estrecho arrecho decisorio, rematada luciérnaga definitoria, la de José de Richilieu y la de Juan Crisóstomo Gómez, quien desplazara al hijo de El Benemérito, en este cura ignaro raro sin cura en la locura.

El maestro de la política, el doctor Caldera, como decíale el atinado finado Teodoro, no ejerció un poder directo, en su segundo mandato, y el poder indirecto estuvo en su ayuda de cámara, su hijo, y el mismo Petkoff, que en la mesa de dominó, convertíase en antecámara del ilustrado doctor. Después de 1998, El Comandante Chávez, tuviera pasadizo estrecho arrecho, Alí, Aristóbulo, Adán, Diosdado, y Nicolás, en tanto Fidel, de antes y después de 1959, tuvo a Raúl, en la antecámara, a quien traspasóle el poder, del indirecto al directo, a la hora de su muerte, cosa que no ocurrió con Adán, el poder directo, del Comandante Chávez, habría sido para Nicolás, en aquel 8 de diciembre de 2012, de unidad lucha, batalla y victoria, pacto histórico que ha sido respetado por los intervinientes de aquellas difíciles horas para la patria, en que el Comandante, con cancerígena afección histórica, en equilibrado discurso, no dejóse atrapar por la emoción, y puso en razón, al tercio incluso aristotélico en equilibrio diplomático dialógico dialéctico pacífico maduroiano.

Poderes límbico paradójicos, poder independiente/poder dependiente, poder directo/poder indirecto, casos límite contradictorios, asina, exceso/defecto, llevados por el tercio incluso aristotélico, de equilibrio dinámico diplomático determinante, asín se ha movida la historia política venezolana en 20 años de la revolución, privando el equilibrio entre los poderes, que el yanqui go home, no ha logrado desajustar, fundamentalmente, por el cojonudo poder de la conciencia del pueblo venezolano y las fuerzas armadas bolivarianas, así la disciplinada conducta de la dirigencia chavista bolivariana, pese a los niveles de corrupción de los que se han arropado con los trapos rojos rojitos, y a la campaña de EEUU con su despiadada guerra económica comercial financiera monetaria mediática comunicacional, y el pueblo ahí, consecuente con su gobierno y con la revolución bolivariana, visto en los últimos comicios municipales, 9/12/2018, con 30 % Caracas y 28 % promedio nacional de la participación electoral, mayoritario, respecto a anteriores elecciones municipales.

Ahora el poder directo del presidente Maduro, no se ha ejercido, porque la decisión de fortalecer la política económica social (PES), es una actividad definida colegiada, pero que el equilibrio dinámico diplomático determinante, lo ha ejercido el presidente, y que su ayuda de cámara, que no de cama, ha sido la primera combatiente camándula encadenada, que no con rosario de bolitas, la doctora Cilia, dicho por el mismísimo presidente en la mayoría de sus alocuciones, y que a buen seguro, ella, no va a correr la suerte de la señora Rosario Camándula Cadena, morillo del camarada nicaragüense, Daniel Ortega. ¡Ni po’el carajo, viejo!, dijera Rosa María, en la calle Alegría de San Carlos.

Si el poder directo del presidente Maduro, no se ha ejercido, porque la decisión de fortalecer la política económica social (PES), es una actividad definida colegiada, en Venezuela, pero que el equilibrio dinámico diplomático determinante pacífico maduroiano, es realidad palpable en la República Bolivariana de Venezuela, entonces sea dicho que, la antecámara, camaradas, no tiene cabida en la dialéctica del poder en los poderes límbico paradójicos en la tierra de Bolívar y de Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 413 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273020.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO