¡Por la Patria todo, por los traidores nada!

La Patria es América, pero somos el patio trasero de los EE.UU. La Patria es nuestra América libertaria, pero aún muchos de sus hijos la mancillan. Por falta de patriotismo los colombianos permitieron que los gringos penetraran en su territorio, haciendo cada día una paz más irreal e imposible de alcanzar. Los argentinos perdieron las islas Malvinas, en abril de 1982. Puerto Rico es una colonia de los EE. UU desde que éste la invadió en el año 1898. Bolivia no tiene salida al mar por una invasión de Chile contra su territorio desde el año 1.874. Por su autoritarismo y hegemonía los gringos le quitaron un pedazo de tierra a Cuba (Guantánamo) y es víctima de un bloqueo desde hace sesenta años. Venezuela desde el año 2002 ha sido víctima de intentos de Golpes de Estado, de bloqueos económicos, es acusada de ser una amenaza mundial, ha sido objeto de sanciones económicas; existe una campaña mediática a nivel internacional de la instalación de un gobierno dictador al cual hay que destruir —a pesar del homicidio contra Hugo Chávez y el intento de homicidio frustrado contra el presidente Maduro—; ahora estamos ante las puertas de una invasión militar por parte de los EE.UU., ejecutor de la mayoría de estas acciones guerreristas en América Latina. No obstante, estas operaciones serían difíciles de ejecutar los amos del norte sin el apoyo de sus cachorros o los títeres que ellos controlan en cada país que quieran torcerles el brazo.

La lucha y defensa por nuestra Patria ante cualquier acción bélica no está en discusión, por lo menos así lo tenemos claro los hijos de Bolívar; los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras, como dijo Augusto Mijares. La Madre Patria tiene una connotación para los que la aman de sentir maternal y paternal, pues es el amor que surge hacia la tierra que nos vio nacer, la que tiene encerrada la historia de los antepasados, de nuestros libertadores, de sus luchas, de sus miedos, de sus aciertos y sus errores. Es la herencia del Padre, de su legado, de su testimonio, de su vida misma. La Patria es el hombre que no pisen sus lazos indisolubles, es la unión que ata a sus compatriotas por una misma raíz, una misma lengua, una misma cultura. Por eso el que no quiere a su Patria no quiere a su madre, no puede amar nada. A lo largo de la historia hemos visto pasar por estos derroteros a los que vendieron su Patria a cambio de dinero, a cambio de entregar a su país por vivir en un sueño americano o por seguir viviendo como burgueses, por atentar contra la vida de millones de ciudadanos para favorecer sus intereses propios; haciendo de la gestión de un Estado, de una región, de una localidad, de un ministerio, o de un órgano público, una gestión ineficiente, corrupta, incontrolable e impenetrable, llena de vicios; saqueando todos los días al país, sin el más mínimo respeto y amor por el.

No ha habido un solo venezolano que no haya sido afectado por las sanciones económicas solicitadas por Julio Borges, Antonio Ledezma o Ramos Allup, entre otros tantos antipatriotas. Sin embargo ¿cuántos han sido perjudicados por aquellos ministros que pactaron con el sector empresarial para incrementar los alimentos y otros productos, diariamente, a espaldas del pueblo, "olvidándose" de las sanciones que prometieron a los empresarios? ¿Cuántos venezolanos han sido castigados por la especulación campante que reina en el país; por los bajos salarios que no alcanzan para nada, porque cuando van a comprar se sienten desprotegidos por organismos como la SUNDDE? Los venezolanos se sienten burlados cuando ven exministros o funcionarios como Rafael Ramírez, William Izarra, Carlos Osorio, Nelson Merentes, traidores de la revolución, que los premian en otros cargos, o sacándolos del país o protegiéndolos dentro. A los compatriotas les indigna que aún ocupen cargos ministros tan ineficientes como el de Transporte Terrestre, porque el incremento de los precios del transporte para los usuarios diariamente es inalcanzable; o el de PDVSA, que no resuelve los problemas del gas y de la gasolina, obligando a los venezolanos a realizar largas colas para obtener estos derivados del petróleo, o deben trancar calles para adquirirlas, o pagarlas al valor de otras divisas en la frontera; o el de Energía Eléctrica, que aún no logra ubicar a "la iguana o los ratones" que dañan el sistema eléctrico; o el de Alimentación y Producción Nacional, que no pueden contra el bachaqueo, ni con los empresarios; además, la lista de los productos regulados se la pasaron por el paltó y las cajas CLAP aún no cubre ni a cinco millones de familias cada quince días. Es indignante ver a legisladores, diputados, gobernadores, ministros, tan obesos cuando el pueblo pasa hambre. Razón tenía Alí Primera cuando entonaba "no te dejes engañar cuando te hablen de progreso, porque tú te quedas flaco y ellos aumentan de peso". Los dirigentes del "Chavismo Originario" dan pena ajena, ocuparon cargos de confianza al lado de Chávez, en ese entonces no tenían rabo de paja. Se codean con la ultraderecha y se ofrecen como una solución a la crisis venezolana a través de la OEA, organismo que intenta desestabilizar al gobierno venezolano. Chávez los execró, ahora defiendan su legado. Todos son traidores a la causa bolivariana.

La construcción de nuestro país le costó mucho a miles de venezolanos, quienes entregaron su vida para que hoy tuviéramos lo poco que hemos podido conquistar por nuestra Patria. Por esto ¡Por la Patria todo, por los traidores nada! ¡Por la Patria me resteo; por los traidores, vengan de donde vengan, jamás! ¡Por Bolívar, Miranda y Chávez, defiendo la revolución Socialista; por los traidores aprovechavistas y ultraderechistas, nunca! Son los mismos, solo que unos no tienen caretas y otros la usan porque son parte del sistema burgués. Venezuela es la punta de lanza para defender la Patria Grande, si no lo hacen sus hijos volveremos a ser colonia de los gringos, o los colombianos nos invadirán como Chile lo hizo con Bolivia, cualquier acción sería un gran retroceso para los venezolanos y para América Latina. Es imperativo profundizar la revolución, implosionando, transformando todo lo que sea necesario para salvar el proceso.

Madre Patria, de nuestra rebeldía venimos a amarte, a defenderte con el alma y luchar con las ondas brazo a brazo, contra los que se desvelan por disfrutarte, manosearte y saquearte. Evoco a Edgar Díaz para decirte que "Huele a Patria, a revolución de la infancia…, a los colores de mi bandera. Huele a pasos de los campesinos, a la libertad de las mujeres…, Huele a vida, a la victoria, Huele al amor de la unidad: Huele a la inmortalidad del pueblo". ¡Huele a Bolívar que despertó para luchar por lo que es nuestro! ¡Huele a Chávez que vuelve con furia por tanta traición! ¡Huele a pueblo ardiente que se levanta contra la traición por la revolución para salvar la Patria!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1697 veces.



Esmeralda García Ramírez

Licenciada en Administración Articulista

 esmeraldagarcia2309@gmail.com

Visite el perfil de Esmeralda García Ramírez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: