La decadencia del régimen puntofijista

La historia que no debemos olvidar (XXII parte)

En el período constitucional que le tocó hacer a CAP (1974 – 1978), el furor de la lucha política, y el afán de sostener el sistema capitalista en "picada", y el inminente ocaso de la partidocracia tradicional corrupta y corruptora, conducidas por el puntofijismo, surgen figuras que podían resultar los "salvadores" del agotado régimen capitalista. Así vemos la candidatura del "hombre fuerte" de la televisión venezolana, Reny Ottolina, quien desde el momento de anunciar su candidatura, la gente comenzó a ver en el "Número 1" de la TV, el inminente candidato que ganaría las elecciones presidenciales de 1978, para regir el periodo 1979-1984.

Para nadie es un secreto, que aunque Reny Ottolina no representaba ninguna solución para el pueblo, era como la "tabla de salvación" para el sistema de la partidocracia puntofijista decadente, o al menos prolongarlo relativamente. Pero en el fondo esa candidatura representaba un problema para Carlos Andrés Pérez y su camarilla gobernante, que ya los jerarcas del viejo sistema explotador y opresor, que había monopolizado todo el entorno político y económico, y dilapidado inmensos recursos de la Nación para usufructo propio, no veía con simpatía una candidatura presidencial encarnada en Reny Ottolina. Desde luego, Reny Ottolina era inconveniente, tanto para Carlos Andrés Pérez como para el resto de los jerarcas de la plutocracia adeca-copeyana, pero a Reny Ottolina le sucedió lo que todos sabemos; muere en un accidente aéreo. ¿Qué pasó allí?...como la historia es viva, lo dirá en su momento.

De CAP sabemos que desde que fue ministro de Interior en el Gobierno de Rómulo Betancourt, (1959-1963) se destacó en autorizar la tortura, los bombardeos, masacres y desapariciones tocaron techo en la historia reciente venezolana. Roberto Hernández Montoya lo recrea así, en su artículo "Elogio de Carlos Andrés Pérez":

"Los agentes de la Seguridad Nacional de Pérez Jiménez, dicen mis mayores, eran caballeros comparados con los digepoles (…), que llegaban sacando bebés de su cuna para despedazar colchones buscando metralletas castrocomunistas. Se lanzaba gente desde helicópteros en vuelo. Se instauró una crueldad creativa".

Para endosar este trabajo vuelvo dos artículos de mi autoría publicado en Aporrea relacionados con la actuación de CAP, de los cuales extraigo los siguientes párrafos:

"De esta manera el señor Carlos Andrés Pérez alza a sus hombros la responsabilidad de cumplir y hacer cumplir el mandato de la burguesía venezolana, que no era otra cosa que el mandato expreso del Imperio Norteamericano, para la dominación social y cultural del pueblo y el saqueo de nuestras riquezas, y a sus hombros también se le endosa los cuatrocientos muertos y setecientos heridos del Porteñazo, los del Carupanazo (1962) y el Barcelonazo (1961), El asesinato de Livia Gouverner por los terroristas batisteros apoyados por el Gobierno de Rómulo con la complacencia de CAP, como Ministro, la muerte de tantos campesinos que injustamente eran acusados de guerrilleros cuando en realidad no lo eran, lo que generó el gran éxodo del campo a la ciudad, y comienzan a crecer las grandes ciudades del país en forma anárquica y preñándose de males que el capitalismo ha venido engendrando en las entrañas de la sociedad". Aporrea, 29/12/2010 "Los oprobios de CAP". https://www.aporrea.org/actualidad/a114747.html.

"Fueron miles de muertos, desaparecidos y torturado que dejó la masacre del "caracazo" los días 27 y 28 de febrero y primeros días del mes de marzo de 1989, que pertenecen también a este gobernante apátrida y lacayo de los intereses imperiales estadounidenses, que no pagó en vida a la justicia venezolana, pero que el pueblo jamás olvidará, y aunque hoy esté muerto y enterrado, la deuda seguirá pendiente, pues sus delitos son de lesa humanidad y lesa patria, que no prescriben, y aún muerto Carlos Andrés Pérez, y llevándose sus malas mañas e ideas fascistas y colonialista a la tumba, no podemos permitir que sus crímenes se vayan también, a la tumba con él.

A él le pertenecen los horrendos crímenes. Pero los muertos son del pueblo, y si los tribunales del Estado venezolano no alcanzaron sancionarlo, porque murió prófugo de la justicia, entonces, su tribunal ahora será la memoria histórica del Bravo Pueblo de Venezuela, el mismo que por justicia acompañó al Libertador Simón Bolívar, liberando pueblos y construyendo Repúblicas soberanas, el mismo que acompañó al General del Pueblo Soberano Ezequiel Zamora con su grito de libertad: "Tierras y Hombres Libres" , este pueblo que encausó heroicas luchas por la libertad y la justicia social a lo largo del siglo XX y que llegó al XXI, llevando a Miraflores la más preciada esperanza de alcanzar la justicia burlada por más de quinientos años de oprobio social, al elegir como Presidente el año 1998, al Comandante Hugo Chávez y rescatarlo de las garras de los golpistas en abril de 2002. "Los Oprobios de Carlos Andrés Pérez" (parte II) Aporrea, 30/12/2010.

El pueblo aprendió a no dejarse engañar, lo ha demostrado en múltiples oportunidades donde la Patria ha estado en peligro, (y sigue estándolo y el pueblo alerta) por la defensa de la democracia participativa y protagónica que el pueblo a partir del triunfo de la Revolución Bolivariana con Chávez al frente. En los años de esta revolución, el pueblo chavista ha ganado 22 batallas electorales muy bien administradas, mientras que la oposición apátrida ha ganado dos elecciones, muy mal ganadas y no ha sabido aprovechar esa gran oportunidad democrática que sus seguidores le han ofrecido, embriagándose del triunfalismo groseramente, con una combinación de odio hacia el pueblo, haciendo gala de sus ínfimas victorias, que le ha costado a esa oposición insolente, perder por completo la credibilidad, por lo que más bien han tomado el pecaminoso camino de la violencia, el terrorismo y suplicarle a Donald Trump y a los gobiernos lacayos de América y Europa, la aplicación de una intervención militar internacional en nuestro país, que han hecho llamar "ayuda humanitaria", que no es otra cosa que pretender volver a los viejos tiempos de la Guerra Fría, al Plan Cóndor en el sur y las masacres que hicieron en Venezuela los cuerpos represivos por órdenes expresas, los presidentes que gobernaron al país los últimos 40 años de la democracia representativa, del Pacto de Punto Fijo. NO VOLVERAN.

HASTA LA PROXIMA ENTREGA:

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 697 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: