Agotado el populismo es la hora de los Bolsonaro, de los Macri, de los...

La gente sensata se pregunta ¿cómo es posible que en Brasil haya ganado un monstruo como bolsonaro, y además que cincuenta millones de almas le hayan votado? Muchas enseñanzas nos deja el fenómeno, muchas reflexiones dirigidas más que a estos tiempos, a los tiempos futuros.

Primero. La democracia burguesa en su expresión más populista, cuando se agota, después de cumplir su papel de edulcorar a la dominación capitalista, abre camino a gobiernos fuertes. Esta es la historia de la dominación capitalista. El gobierno fuerte a su vez se agota y cede su puesto a un gobierno permisivo, y esto se ve como un triunfo, un giro a la izquierda. Es un movimiento pendular que perpetúa la dominación capitalista. En otras palabras: los gobiernos llamados de izquierda y los gobiernos de derecha son dos caras de la misma dominación que afloja y aprieta de acuerdo a su conveniencia, a los vientos que soplen.

Los intelectuales llamados de izquierda estimulan este péndulo, le es cómodo, les dispensa luchar por el socialismo, reduce su batalla a rasguñar un poco de facilidades a la dominación capitalista, lo más lejos que llegan es a la búsqueda del mal menor. De esta forma, la meta, el objetivo lo pone el reformismo. No corren riesgos, dan charlas, dan conferencia, viajan a congresos, y así pasan sus días.

Segundo. La masa sin una vanguardia definida, fuerte, clara en sus conceptos, politizada, organizada, es guiada, manipulada por uno y otro polo del péndulo, con estímulos fútiles, despolitizada, embobada con consignas vacías, promesas tontas.

Aquí entre nosotros el fenómeno se presenta muy claro. El gobierno de maduro, populista y demagogo, se agotó. Esta afirmación no necesita mayores explicaciones, todo está a la vista. La dominación capitalista entra en una etapa de transición, la disputa ahora es por el relevo, ese es el tinte del diálogo monitoreado por los gringos, y es el signo del ruido de sables que hoy retumba. La sucesión será, así lo dice la teoría del péndulo, hacia un gobierno de fuerza, altamente represivo.

Siempre es posible que el movimiento pendular sea fracturado, pero es difícil, Chávez lo hizo con la cuarta república, y ésta resucitó con maduro, que marca el regreso del populismo de la cuarta elevado a su expresión catastrófica.

El chavismo chavista debe prepararse para enfrentar al futuro gobierno altamente represivo, que volverá con aquel grito de Napoleón Bravo, de perseguir a los chavistas hasta debajo de las piedras. Ya sabemos que chavista para la derecha son los chavistas chavistas, los socialistas, los otros "chavismos" pueden coexistir en la dominación capitalista, son funcionales a ella, la certifican.

El chavismo chavista, el resteao con Chávez, debe insistir, eso se lo debe al Comandante y a la humanidad, en salvar al Socialismo, limpiar la cara del Socialismo, de Chávez, manchada por este gobierno. Debe insistir en que esto no es chavismo, es una falsificación, e insistir en pedir la renuncia de maduro y el cumplimiento pleno del mandato de Chávez.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1741 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor