El carnet de la Patria. La caza boba pregunta ¿Mecanismo de control?

El Carnet es, etimológicamente un préstamo lingüístico del francés, cuya familia filológica viene de cahier que traduce "cuaderno" que a su vez tiene origen latín con " quaterni ‘ que es de cuatro en cuatro’. Como cuaderno es un cuerpo y un documento y esto da pertenencia a una colectividad, proporcionando identidad de ente que licencia o da actividad; por eso como en tiempos de la cuarta república en Venezuela, si eres estudiante, profesional, ejecutivo, empresario te acredita como tal mediante un carnet.

El proceso político venezolano que se enrumba con inusitada fuerza desde la gobernanza del polo patriótico, no licencia sólo a estos tradicionales sectores, sino que amplió la posibilidad, desde su concepto de participación y protagonismo que se dio por voluntad manifestada por el pueblo en elecciones constituyente en 1999, de modo que ahora, los indígenas, campesinos, obreros, intelectuales, colectivos, mediante novísimas formas de organización constituyen cuerpos como sujetos de transformación social en la Venezuela movida por la revolución bolivariana.

El cuerpo social que han venido constituyendo da condición de Estado-nación en una dialéctica o momento en que una lógica nacida del desfalco, el pillaje, el robo (capitalismo), se ha lanzado con todo su aparataje contra aquello que husmee a emancipación, soberanía, liberación, independencia. He allí el momento de coyuntura, articulación, acoplamiento o desenlace de la vida política que como nación vivimos y en consecuencia, la condición de patria como el salvoconducto de vida política que nos advirtió Chávez el 8 de diciembre del 2012 y que nos permite hacer cuerpo-documento y nos da fuerza de venia y de acreditación en estos tiempos de readecuaciones geopolíticas tormentosas.

Es en este contexto combativo que el 18 de diciembre del 2016, el Presidente Nicolás Maduro, en su programa televisivo, anuncia, la creación del sistema Carnet de la Patria, de identidad electrónica, con sistema de código QR y con plataforma tecnológica a través de china, esto es, a cuatro años y 10 días, de la lapidaria frase del comandante Chávez:

(…) que podamos juntos seguir construyendo lo que ahora sí tenemos pero que debemos seguirlo construyendo. Tenemos Patria, tenemos una Patria ¡cuánto costó, ¡cuánto costó recuperarla! Revivirla, levantarnos con ella entre dolores, entre pesares, recordemos cuánto ha costado, cuánto nos ha costado a millones, a millones. Nunca olvidaré o mejor dicho, recuerdo en este momento aquella frase de Simón Bolívar, el Padre Bolívar cuando en los últimos días de su batalla física en este mundo, le decía a Urdaneta, al general Urdaneta "Yo no tengo patria a la cual seguir haciendo el sacrificio…" ¿ve? Y lo echaron y lo vilipendiaron y lo vejaron "Mis enemigos me quitaron la Patria…" dijo, hoy ¡ah! Gracias a Dios, Padre Bolívar, cuán distinta es la situación para todos nosotros hombres y mujeres. Hoy sí tenemos Patria y es la tuya Bolívar, es la que tú comenzaste a labrar, a labrar junto a millones de hombres y mujeres hace 200 años y antes habían comenzado también a labrarla, hoy es Día de Guaicaipuro, nuestros hermanos aborígenes en su lucha, en su resistencia, 500 años de lucha. Hoy, por fin, después de tanta lucha tenemos Patria a la cual seguir haciendo el sacrificio, desde mi corazón de patriota reitero mi llamado a todos los patriotas de Venezuela y a todas las patriotas de Venezuela, porque, bueno, somos revolucionarios, somos socialistas, somos humanos, somos muchas cosas pero en esencia, patriotas, patriotas y cada vez que yo hablo del patriota, recuerdo aquella canción, vieja canción de los solados tanquistas de Venezuela que aprendí de casi niño todavía ya aquí la
llevo en el alma ¿eh? [canta] Al rumor de clarines guerrero, ocurre el blindado, ocurre veloz, con celosos dragones de acero que guardan la Patria, que el cielo nos dio, patria, patria, patria querida tuyo es mi cielo, tuyo es mi sol, patria, tuya es mi vida, tuya es mi alma, tuyo es mi amor. Tuya Patria, la Patria ¡hoy tenemos Patria! Y pase lo que pase en cualquier circunstancia seguiremos teniendo Patria, Patria perpetua -dijo Borges- Patria para siempre, Patria para nuestros hijos, Patria para nuestras hijas, Patria, Patria, la Patria. Patriotas de Venezuela, hombres y mujeres: Rodilla en tierra,
unidad, unidad, unidad de los patriotas. No faltarán los que traten de aprovechar coyunturas difíciles para, bueno, mantener ese empeño de la restauración del capitalismo, del neoliberalismo, para acabar con la Patria. No, no podrán, ante esta circunstancia de nuevas dificultades -del tamaño que fueren- la respuesta de todos y de todas los patriotas, los revolucionarios, los que sentimos a la Patria hasta en las vísceras como diría Augusto Mijares, es unidad, lucha, batalla y victoria.

 

El carnet de la Patria no es una cédula de identidad como los enemigos de la patria, los adversarios del proceso chavista y revolucionario, inmediatamente colocan en las mediaciones opináticas. Homologan la identidad ciudadana de relacionamiento como posición de ser venezolano (a), inequívoca y personal de ser ciudadano(a) venezolano(a) que tiene la cédula de identidad, con un carnet que tiene una condición, que es la de ordenar misiones, proyectos, quebrar las mafias de la gestoría y orientar la estrategia fáctica del proceso revolucionario que implica dictaminar con datos fiables la transparencia de las políticas sociales que en todos estos años se viene consolidando.

En tiempos de la cuarta, cuando los carnet que existían eran de pertenecer a los partidos AD o COPEI, porque por razones obvias de control y seguridad no podían existir de partidos de izquierda, la ciudadanía era un concepto extraño y extraviado de la sociología cotidiana, de manera que la cédula era el documento que sintetizaba la identificación y no la identidad ciudadana y no todos la podían tener, pero las mafias de gestores tenían para resolver su negocio de identificación, que hasta allí más o menos llegaba el alcance de la cédula, pues la condición de ciudadano, sólo era un decir, tus derechos te lo quitaban al momento de decirte que tienes derechos, para los fines vaya esta primera anécdota. Una sola vez me llamaron ciudadano por allá por la cuarta, y fue precisamente para quitármela, me dijeron," ciudadano… (eso me atemorizó porque en la cuarta llamar a uno ciudadano era un avance descomunal) péguese contra la pared, (ya me volvió a decepcionar) y deme la cédula…"

Por ello al preguntar, ¿Es el carnet de la patria un mecanismo de control?, Me recuerda esta pregunta propia de la derecha, a otra anécdota que tuve con un respetado profesor de la oposición en el doctorado en educación, cuando afirmó en su clase, que la educación bolivariana es ideológica y le respondí con una pregunta, ¿acaso la adecocopeyana de todos estos tiempos está desideologizada?, a la que contestó, pero no tanto como esta, tuve que repreguntar ¿cuál es su idéometro?… a lo que hizo mutis, por ello, pasé a decirle, que toda educación es ideológica, pero a mi parecer, la bolivariana esta en una impronta de fuerzas de desenlaces emancipatorios.

Considero que el punto entrampa y a la derecha le gusta la trampa, el fraude y la estafa teórica, porque su lógica de la comodidad le impide abrazar el esfuerzo y la problematización. Preguntar si el carnet de la patria es un mecanismo de control, tendría una respuesta que no proporcionaría relevancia ni notabilidad política, porque el Estado todo, es un instrumento o mecanismo de Control. Lo que ocurre en este caso, es ubicar tu lugar de enunciación, si tu apuesta política reduce la "realidad" a lo que existe, fragmentándola de la lógica del poder, que como redes imaginarias te atrapa enajenando tu condición geo histórica de ser pertenecido a este terruño o te engancha individualizándote para quebrarte de tu comunidad, quitándote toda fuerza identitaria o reduciendo tu capacidad de inteligibilidad en este combate por la historia que vivimos por ser parte de una lucha de clase con nuevos dispositivos, pero lucha de clase. Una óptica revolucionaria en el proceso político que vivimos en Venezuela es darle un campo de posibilidades a los mecanismos que como el carnet de la patria dan control para des-ordenar una República reproductora de mafias.

El carnet de la patria, lo concebimos como un carnet de patriotas si se avanza con ello en darle golpes a la mafia instalada de los "gestores de los servicios" que gratuitamente debemos tener los venezolanos, es un carnet de patriotas si permite arrancarle y desmontarles a las mafias colombianas el negocio del robo de millones de millones de dólares anuales, producto de la gasolina que le desfalcan a los venezolanos(as), es un carnet de patriotas cuando hace más transparente los datos con los cuales se proyecta una política para una Venezuela soberana e independiente que apoye los proyectos del Plan Patria y con ello la constitución así como en la solución del tejido de nódulos que presentamos en la propuesta de la Venezuela potencia, como el asunto del transporte, seguridad, servicios, vivienda, educación, salud y trabajo que no la hemos tenido en nuestra vida republicana.

En Venezuela como en el mundo no hay situaciones que no susciten indignación e incomodidades, el carnet de la patria es un centro de atención, el mismo es foco y sus razones tienen múltiples lecturas, pero todas están ancladas en que como los CLAP, es un mecanismo de avance y profundización para la consolidación de una política que tiene entre sus enemigos a las mafias que facturan el made in de la real politk de la derecha venezolana. Espero que estas oportunidades que el gobierno revolucionario tiene en sus manos no se desperdicien y desde nuestras humildes trincheras, convertidas en observatorios militantes del proyecto histórico bolivariano, podamos ser contralores patriotas de la Venezuela que se construye, donde el conocimiento-regulación de este trance del momento político que vivimos y que se expresa entre otros, mediante el carnet de la patria, trascienda a un conocimiento liberación con unidades geo humanas tejidas más allá del actual estado heredado de mafias.

marcanofernandez@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1399 veces.



Jesús Alejandro Marcano Fernández

Profesor titular de la Universidad Bolivariana de Venezuela UBV. Doctor en Educación en Uiversidad Pedagógica Experimental Libertador.

 marcanofernandez@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Alejandro Marcano Fernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: