Engañan al Congreso del PSUV: le cambiaron el Socialismo por un plato de lentejas

El congreso del PSUV pasará a la historia como el congreso cuando quisieron arrodillar a un partido socialista, transformarlo en un partido capitalista. La pirueta ideológica la tienen bien ensayada, ya se la aplicaron a varias revoluciones; se llama reformismo, ya Chávez nos alertó del engaño, a veces lo visten de populismo; y cuando ya el fraude está consumado esas revoluciones recalan en el capitalismo salvaje.
En el congreso del PSUV, asombrosamente unánime, los expertos reformistas pusieron a correr una tesis: "prestigiar el trabajo y no el capital", y ese bodrio quisieron pasarlo como Socialismo. Se trata de una tesis reformista, reivindicativista, muy apropiada para la lucha sindical reformista, de una dirigencia capturada por la ideología burguesa, en un país capitalista. Pero es una claudicación, una traición en un país con gobierno socialista. Es la lucha sindical reformista. Veamos.

La lucha de la dirigencia sindical burguesa en un país capitalista es por la reivindicación inmediata, teniendo cuidado de no lesionar la relación capitalista. Protegen al trabajador para que la explotación no sea muy cruel, dejan a la sociedad a merced del capitalismo, sumiendo en la miseria a grandes segmentos sociales, creando el ejército de desempleados de reserva. No es una lucha de clases como pregonan los engañadores, es una franca colaboración de clases. Se acostumbra entre reformistas a las mesas de los precios acordados, o a las comisiones tripartitas. Así el gobierno capitalista regula la explotación siempre a favor del capitalismo, lo protege de su misma voracidad.
El gobierno madurista, que tenía el mandato del Comandante Chávez de ir al Socialismo, ha traicionado ese mandato y a pasos ligeros se entrega al capitalismo. Ya la constituyente fabrica leyes a favor del capitalismo, ya entregan la Faja y el Arco, llaman a la Shell y demás trasnacionales, se reúnen con banqueros y empresarios, concertan precios. El rumbo está claro, mantienen las relaciones capitalistas las protegen. Y, simultáneamente, para calmar conciencias ponen presos a algunos gerentillos, corretean a algunos bachaqueros. Y para tranquilizar a los despojados, a los explotados, suben los sueldos, le dan un mendrugo, los jalonean con una zanahoria.
Lo que hace el gobierno lo hicieron, palabras más, palabras menos, los gobiernos populistas de la cuarta. Es una forma de protección del
capitalismo.

Para sincerar las cosas, el PSUV debería llamarse desde ese congreso PCUV, el partido capitalista unido de Venezuela. Si en las plenarias de ese congreso de la vergüenza se oyera la voz de Chávez preguntando, gritando con desespero: ¡Diosdado, dónde está el Socialismo, María, Julio... por qué uds. también me abandonan! Los delegados reaccionarían y habría discusiones de verdad.

Quizá alguien allí desde su corazón se haga portavoz del sentimiento chavista, quizá se oiga una voz de la dignidad y el congreso pase a la historia como el Congreso de la Resistencia Chavista, la rebeldía contra la entrega del Socialismo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2398 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Toby Valderrama Antonio Aponte

Toby Valderrama Antonio Aponte

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a268439.htmlCd0NV CAC = Y co = US