A veces sí/A veces no

La canción por Julio Iglesias: "A veces sí/a veces no", ha de oírse siempre por ahí, por ahí, y cuando no, sí y no, es algo común, raro sería que no se oyera. A fortiori, y vienen de la expresión, vivimos en un mundo cargado de contradicciones de la forma ser/noser, A/noA. Esto, también, nos hace recordar a don Augusto Monterroso, el del cuento más corto: "Cuando despertó, aun el dinosaurio estaba ahí", que manifestaba que su inmenso placer era leer a los clásicos. Y a buen seguro, que entre uno de esos clásicos universales, estaría el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, que decía contradicción, que decía borrosidad, ya con la contradicción Don Quijote/Sancho Panza, realismo ingenuo/realismo mágico, esto es, en el decir de Juan Marsé, Premio Cervantes 2008: "En el Quijote las cosas no siempre son lo que parecen", y de George Politzer, Primera Ley de la Dialéctica: "Las cosas no siempre han sido lo que son", y que el gran Ortega y Gasset, dijera en Las Meditaciones del Quijote: "El hombre es un ser fronterizo, siempre a caballo, entre la cordura y la locura" o sea, cordura/locura, como decir, a veces sí/a veces no, de la canción por Julio Iglesias. Y esto, siempre a caballo, hay una silla, butaca, mueble de un carro, tanque, avión, bicicleta, hay un espacio topológico borroso, entre borrenes, es una figura psicológica intermedia del lóbulo temporal y del lóbulo frontal, de la cordura/de la locura, siempre sí/siempre no, a veces sí/a veces no, sí/no, guerra/paz, amor/odio, Su-57 ruso/J-20 chino, tejer/destejer penelopeiano. Se plantea y afirma lo finito/lo infinito, en Wermer Heisenberg, Principio de Incertidumbre: "La mayor parte de los enunciados, si no todos, son indeterminados, inciertos, grises, borrosos", y la carga inmensa entre los indicios límbico irónicos inversos, cero/infinito, de proposiciones, enunciados, postulados, cláusulas, axiomas, afirmaciones, conocimientos, hipótesis, datos, verdades, juicios definiciones, conceptos, cosas, entes, seres, contenidos que contiene el gran continente de la optimalidad ortogonal pitagórica (/), entre borrenes, de las indeterminaciones inciertas invisibles inesperadas, de la penumbra gris whitmaniana, de la que surgen iguales elementos contrarios, ser/noser, de la modernidad ilustrada originaria védica upanishad. A buen seguro a don Augusto, llegárale Aristóteles con su famoso tercio excluso entre dos expresiones contradictorias, pues lo plantea Cervantes, en que, en la naturaleza cada cosa engendra su semejante y antípodo, semejante/antípodo, un ejemplo más de contradicción y de borrosidad, tenían, don Augusto y don Miguel, entre ceja y ceja, a Aristóteles, pero nunca se plantearon la carga de cosas entre una contradicción, aun manifestada por el mismo Aristóteles, con su famoso tercio incluso inédito entre exceso y defecto, lo que afirma los casos límite contradictorios, ejercicio a lo josebalzaiano, novedosos desconocidos venezolanos, correspondiéndole a Aporrea, Dígalo Ahí y Las Noticias de Cojedes, privilegio de publicarlos en distintos articulados y cáscaras amargas, en que no hay por qué dejarse arrastrar por las cargas extremas, negadoras de la optimalidad ortogonal pitagórica, y de la diplomacia pacífica dialógica equilibrada maduroiana innegable. La optimalidad ortogonal pitagórica (/), ut supra, espacio muestral sombrío, penumbra gris whitmaniana, partida y quebrada en dos mitades proporcionales, por la partícula partitiva viva (1/2), que es el mismo tercio incluso aristotélico (1/2), del a veces sí/a veces no, del exceso/defecto, casos límite contradictorios, de los que hay más de 8 millones en el planeta plagado de paradojas límbica parafrásticas. En esa diagonal teoremática samosiana (/), ya están sustituidas las definiciones de los entes definidos pascalianos, cuyas características son conocidas, de identidad, igualdad, reciprocidad, equilibrio dinámico, unidad de contrarios, lucha de contrarios, complementariedad, complementación, proporcionalidad, vida diplomática pacífica dialógica real, de consentimiento, necesidad y de costumbres, necesidades creativas afirmadas, en torno al tercio incluso aristotélico, de exceso/defecto, desde donde se dará el golpe feroz cesarvallejoiano, hacia un nivel superior de nuevas conceptualidades generalizadas, ya que al tercio incluso aristotélico, tienden y trascienden los aspectos límite antagónicos, a saber, Aquiles/tortuga. La eterna noria notoria sinusoidal, de cambios dialécticos, acontecimientos en pleno desarrollo waltermartineziano, movimiento histórico sinusoidal, de transformaciones, nuevos casos límite contradictorios, lo cuantitativo/lo cualitativo, significantes/significados, significaciones/significatividades, signo cuadriplánico sausureiano, todo lo cual, para la mente humana es difícil de aprehender, de un sólo coñazo, los acontecimientos en pleno desarrollo waltermartineziano, a según, el infinito Ludovico Silva. Con digresión/sin digresión, a veces sí/a veces no, me pierdo/no me pierdo, defecto de memoria/exceso de imaginación, y el bendito San Benito alemán alzheimeriano, tocando sienes, amainando memoria/acrecentando imaginación, y asina, envidia atesorada al memorioso Irineo Funes, de la retentiva borgiana de ficciones narrativas legendarias, puesto que el olvido está lleno de memoria benedettiiana, y el vacío de agujeros diracianos, somos Edipo…la larga y triple bestia somos, todo lo que seremos y hemos sido borgeiano.

Si ha de reinar ahora y para siempre el tercio incluso aristotélico, entonces sea y dígase al carajo el tercio excluso disyuntivo, o sea, a los repugnantes aspectos extremos, esto es, o estás conmigo o estás con mi enemigo georgebushiano aterrador excluyente aristotélico volador de torres gemelas, y dígase bienvenida la optimalidad ortogonal pitagórica (/), partida y quebrada en dos mitades proporcionales, por el tercio incluso aristotélico conjuntivo, en gruesas cargas descriptivas de definiciones de los elementos definidos pascalianos, cuartel mílite/miliciano, del golpe feroz cesarvallejoiano, hacia nuevas conceptualidades generalizadas justas pacíficas dialógicas diplomáticas madurianas innegables de los casos límite contradictorios julioiglesiasianos, a veces sí/a veces no, y la vida continúa en continua marcha eterna noria notoria rodante sinusoidal de tercios inclusos aristotélicos, creatividad necesaria afirmativa venezolana augustomijaresiana y negativa de lo excluso en exceso/defecto aristotélicos en metafísico metafórico cleuasmo alexismarquezrodrigueziano, y dele con la lengua, ahí. ¡Dígalo ahí Hermes, el de los pies ligeros de comerciantes que han de ajustarse a los nuevos precios, 20/08/2018, de la reconvención económica monetaria contra la especulación!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 323 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a267905.htmlCd0NV CAC = Y co = US