Consecuencias de un magnicidio en Revolución

Contrario a lo que ha pasado en otros países del mundo, en Venezuela no hay tradición de MAGNICIDIO. En otros países (Colombia, EEUU, medio Oriente) esto ha sido por demás trágico y terrible con consecuencias dramáticas. Todavía en la vecina Colombia sigue rodando la sangre luego del asesinato del líder liberal Jorge Eliécer Gaitán, ocurrido en Abril de 1948. En nuestro país podemos mencionar dos casos emblemáticos: El asesinato del Presidente Carlos Delgado Chalbaud ocurrido el 13 de noviembre de 1950, y el intento de asesinato al Presidente Rómulo Betancourt el 24 de junio de 1960, fatídico hecho donde estuvo involucrado el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo. Ahora el magnicidio con grado de frustración al Presidente Nicolás Maduro ocurrido el pasado Sábado 4 de Agosto. Esto no quiere decir que nuestro accionar histórico haya sido un lecho de rosas, simplemente que no ha sido la práctica cotidiana en nuestra diatriba política. Fuera de nuestras fronteras podemos hablar de dos casos de magnicidio a libertadores de la patria: El intento de asesinato al Libertador Simón Bolívar ocurrido el 25 de septiembre de 1828 en Bogotá Colombia, y el asesinato de Antonio José de Sucre ocurrido el 4 de junio de 1830 en Berruecos Colombia. Lo ocurrido el pasado 4 de Agosto en nuestra capital Caracas debe tener el repudio de toda Venezuela y el mundo. Por principios somos contrarios a todo acto donde se le quite la vida a un ser humano. En este caso se trata del Presidente de la República Bolivariana de Venezuela quien estaba con todo su gabinete, alto mando militar, embajadores, primera combatiente, entre otros. Vean la dimensión del acto terrorista, muy bien planificado. Buscaban darle un certero golpe al corazón de la Revolución Así actúa el fascismo de manera fría y demencial.

Es indudable que los sectores apátridas de nuestro país en conchupancia con la Oligarquía de Colombia y la gusanera refugiada en los EEUU están jugando con candela. Siguen menospreciando al pueblo venezolano. Como en otras oportunidades la ultraderecha ha tratado de silenciar y banalizar este hecho, precisamente porque están metidos hasta los tuétanos. Ya se les olvidó la acción heroica del pueblo y de nuestra FANB de Abril del año 2002. Ya se les olvidó que los hemos derrotado en todas las acciones guarimberas de los últimos años. No han aprendido de las continuas derrotas electorales que les hemos propinado. Se les olvidó que tenemos sangre de libertadores, de Bolívar y de Chávez. Como ellos ya se fueron del país y vendieron su alma al diablo, les importa poco las consecuencias de un magnicidio. No quisiéramos pensar por un segundo lo que podría haber pasado en nuestro país de haber cristalizado la acción terrorista y criminal del pasado Sábado 4 de Julio en la Avenida Bolívar de Caracas. No olvidemos que aquí hay una Revolución y existe un pueblo que sabe lo que tiene que hacer en un momento aciago como ese. Millones y millones al lado de nuestra FANB se lanzarían a la calle a reclamar justicia y repudiar ese hecho, y sobre todo sería la excusa perfecta para radicalizar la Revolución. En un momento de horror como ese, nuestro pueblo iría contra esa oligarquía criminal que históricamente ha saqueado a nuestro país. Iría contra los traidores a la patria. Buscaría por debajo de las piedras a los causantes de la guerra económica. La rabia y la explotación de más de 500 años se regarían por toda la patria. Nuestra América se volvería un polvorín en solidaridad con Venezuela. Menos mal que solo se quedó en un magnicidio en grado de frustración. En los macabros cálculos de estos sectores de la ultraderecha, solo piensan que de inmediato vendrían las fuerzas militares invasoras de los EEUU y sus aliados, y aplastarían la revuelta popular.

El asunto no es tan fácil como ellos piensan, en tanto que nuestro país no está solo en el escenario internacional. Siguen subestimando a nuestros pueblos. Nuestra América se convertiría en un polvorín en solidaridad con Venezuela. El hecho de haber fracasado el intento de magnicidio no nos puede llevar a bajar la guardia, en el entendido que las fuerzas imperiales seguirán en sus malévolos intentos por truncar esta Revolución Bolivariana. Ahora con más fuerza que cada quien cumpla con el rol que le ha asignado la historia. A vencer la nefasta guerra económica con mucha disciplina y creatividad. Rodilla en tierra al lado del Presidente Nicolás Maduro y el Comando Nacional de la Revolución. ¡¡Castigo a los terroristas y fascistas!! ¡¡Viva la PAZ!! ¡¡Viva el Presidente Maduro!! ¡¡Viva la unidad cívico militar!! ¡¡Viva Chávez!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 439 veces.



Euribes Guevara

Profesor y Ex Diputado PSUV

 euribes@hotmail.es      @EuribesGuevara

Visite el perfil de Euribes Guevara para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Euribes Guevara

Euribes Guevara

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a267761.htmlCd0NV CAC = Y co = US